Domingo, julio 21, 2024

Sin dejar de lado su labor crítica, Musa recibe apoyo del Sistema de Creación federal

Destacamos

Musa cultura visual es uno de los dos únicos espacios culturales en el país que fue seleccionado por el Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales para desarrollar un programa cultural con cuatro exposiciones, 30 conversatorios, 35 laboratorios de grabado y la edición de un fanzine, actos programados para lo que resta de este 2023 y hasta agosto de 2024. 

Su inclusión en el sistema, señala Elvia Alejo, fundadora y directora de este espacio cultural, responde a la manera de trabajar de Musa a lo largo de 14 años: el de respetar las propias bases éticas de este foro que acoge, promueve y difunde diversos actos culturales y artísticos para fomentar un pensamiento crítico. 

Durante una entrevista, recuerda que en sus primeros 10 años, cuando Musa habitó la casona ubicada sobre la 3 Sur, entre 5 y 7 Oriente, no se había accedido a apoyos estatales o federales, pues la idea era separarse de toda suerte de convocatorias, recursos o becas ofrecidas por los anteriores gobiernos, conscientes de que no empataban con sus agendas y políticas culturales. 

 “Lo hicimos en la idea de respetar la independencia y para no legitimar al gobierno o la administración en turno, pues la verdad es que no se apoyaba su perfil ni la forma en cómo se generaban esas convocatorias que estaban mal diseñadas y eran por parte de un proyecto de gobierno con el que no se comulgaba”, apunta la gestora cultural. 

 Acota que tras ocupar su sede actual de la 2 Oriente 809, también en el Centro Histórico de Puebla, y con el cruce de la contingencia sanitaria marcada por el Covid-19, la presencia de Andrés Manuel López Obrador en la presidencia de México hizo empatar a Musa con el perfil de izquierda del gobierno. 

 Así, en medio de la epidemia y la carestía que implicó para un espacio cultural como Musa, en el que a pesar de ser considerado también como esencial –de venta de alimentos- no se salvó de cerrar temporalmente sus puertas, el equipo se percató que no hubo la misma gestión de la crisis como en otros gobiernos, pues específicamente en el sector cultural se abrieron mecanismos para distribuir y apoyar proyectos artísticos y de creación. 

En ese contexto, Elvia Alejo decidió preparar un proyecto para concursar en la convocatoria de Reactivación de espacios culturales independientes, de la cual se obtuvo el apoyo económico –al igual que otros tres foros de Puebla- para impulsar actividades. “Fue una inyección directa para gastos corrientes. Nos ayudó a seguir aquí”, afirma. 

Luego de este recurso, apunta, trabajaron para obtener otros apoyos como el brindado por el Fomento al Cine Mexicano (Focine), que les hizo darle seguimiento a la nueva Ley de cinematografía al lado de sus pares a nivel nacional, algo nuevo pues la discusión siempre se daba solamente en la Ciudad de México.  

 Con el Focine, además, se obtuvo el apoyo para el equipamiento de su espacio, para dar apoyo a la difusión y distribución del cine nacional como sala alternativa. “Aunque ya teníamos exhibición de cine los 10 años anteriores, nunca te volteaban a ver. Toda la bronca de distribución con las grandes corporaciones que por ley nos siguen limitando en la distribución del cine mexicano, se abrió a las demás salas de cine alternativas, que somos respuesta a los grandes corporativos”, resalta Alejo. 

 Con el antecedente de que estas nuevas políticas sí habían ayudado a Musa, en Elvia Alejo seguía una disyuntiva: que el gobierno federal tenía sus propias líneas de trabajo y su propia agenda –en torno a temas como el indigenismo, las infancias o el feminismo- y que por tanto Musa debía plantarse y respetar su propia visión: la generación de públicos con pensamiento crítico. 

 Con la apuesta en ello, la gestora envió un nuevo proyecto al Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales para inscribir a Musa como espacio cultural independiente, una convocatoria nacional de 2022 que tiene vertientes diversas, logrando ser seleccionada al lado de otro espacio cultural ubicado en Tlaxcala. El plan de trabajo de dicho proyecto, detalla, es generar actividades que eduquen a profundidad, que hagan reflexionar a los asistentes y den herramientas para estimular el pensamiento crítico.  

 Completa que con este apoyo se puede afirmar que frente a la agenda del gobierno, Musa respeta la propia y aun así es capaz de ser seleccionada. “Cada uno de los espacios que hay, la galería o la sala de cine, pide un mínimo de requerimientos: estructura, autoconocimiento de lo que se expresa, disciplina. Tener una presencia legítima es respetar las propias bases. Eso nos ayuda a nuestro fin, hay que respetar nuestras convicciones”, concluye la gestora. 

Ultimas

México debe revisar comercio con China; “no es recíproco”

San Luis Potosí, SLP., El secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, aseguró que México...
- Anuncios -
- Anuncios -