Sequía pega a campesinos y ganaderos de Caltepec; hay pérdidas fuertes, dice regidor del área

La preocupación cunde entre los agricultores del municipio debido al a escasez de lluvias, lo cual generó que se registren pérdidas totales en cultivos haciendo un total aproximado de 300 hectáreas, situación que para las familias es preocupante porque algunas apuestan a la siembra todos sus recursos económicos.

Este ha sido un año en el que la sequía se extendió mucho, por lo que las pérdidas son mayores ya que la falta de lluvia se hace notar hasta en los huertos de árboles frutales, explicó el regidor de Agricultura y Ganadería, Alejandro Aguilar Castillo, quien expuso que el problema es general en las comunidades del municipio.

Maíz, fríjol y trigo son los productos que más se siembran por temporal, en esta temporada las pérdidas son graves, en comunidades como Plan de San Miguel la planta de maíz no logró brotar, ello implica que los productores se quedaron sin nada y algunos de ellos hasta endeudados.


Otras poblaciones afectadas por la sequía son Acatepec, San Simón y San Luis Atolotitlán, detalló el regidor quien expuso que ya está haciendo las gestiones necesarias ante instancias estatales y federales para buscar apoyos para los damnificados, pero aún no hay certeza de que se les vaya a incluir en los programas.

Dio a conocer que hasta el cultivo de la pitahaya se retrasó, pese a que la fruta es resistente a la falta de agua. Este año se logró sacar adelante la producción porque se trata de un cultivo de traspatio y ello permite mantener más vigilado el crecimiento de la flor.

Todo ello lleva a que varios de los campesinos decidan abandonar sus tierras, se calcula que alrededor de 100 hectáreas dejaron de sembrarse en este año, pues para los productores es preferible porque de ese modo no tienen pérdidas económicas, como les ocurre a varios de sus compañeros, observó el regidor.

No solamente es el sector agrícola el que padece por la falta de lluvia, también el ganadero siente los estragos debido a que los mantos acuíferos bajaron considerablemente y los afluentes de agua no se mantienen, expuso el regidor.

A decir de Alejandro Aguilar, varios ganaderos ya le reportaron pérdida de animales que murieron por falta de agua; eso representa un fuerte impacto en la economía de ese sector, ya que cada cabeza tiene un costo de varios miles de pesos.