Seleccionan recetas de Puebla en la convocatoria Cocinando en casa con el maíz y la milpa

Puebla, Ciudad de México, estado de México, Yucatán y Tamaulipas, fueron las entidades que registraron un mayor número de participantes en la convocatoria Cocinando en casa con el maíz y la milpa, que llamó a enviar recetas –con sus ingredientes, preparaciones e historias– que resultan de esta tradición culinaria.

Organizada por la Secretaría de Cultura, a través del Complejo Cultural Los Pinos, se otorgaron dos tipos de reconocimientos: uno del jurado y otro por el voto del público en redes sociales, además de dos menciones especiales: Innovación y Platillo Maya. Los platillos serán parte de un recetario digital Del Maíz y la Milpa, que publicará la Secretaría de Cultura en septiembre.

El jurado decidió otorgar su reconocimiento a las siguientes nueve recetas: Tamalitos de acelga, de Christian Durán; K’ool de frijol, de María Ana Victoria Pool Balam; Sopa de habas con nopales, de Norma Pedraza; Bolitas de quelite: Juana García, de la Mixteca Alta; Etapaya, de Mamá Concha y Víctor Urbano; Etzalli, de Esperanza Olavarría; Texmole de masa de maíz con pollo y calabacitas, de Elizabeth Durán; Waffles, de Carmen Mendoza, y Ta’soots, de Eduardo Cocon Dchoc.


Por su parte, las recetas que recibieron el mayor apoyo en redes sociales fueron: Pib, de Valiana Aguilar, con 825 votos; Flores de calabaza con bolitas de masa, de Pablo Peralta, con 634 votos; Pollo Milpero, de María Luque, con 611 votos; Caldo de trucha campesina, de Irvin Tapia, con 345 votos, y Mole amarillo, de Sonia Avilés, con 328 votos.

Desde la publicación de la convocatoria en el mes de abril y hasta el 17 de mayo se recibieron recetas de participantes de 14 entidades del país que incluían entre sus ingredientes productos de la milpa y el maizal.

La siguiente etapa de la convocatoria se realizó en el facebook del Complejo Cultural, donde a partir del 18 de mayo, las fotos de los platillos, sus ingredientes y método de preparación se difundieron. Una comunidad entusiasmada de usuarios eligió sus recetas favoritas a través de un “Me Gusta” y se generó una interacción mayor de 4 mil 600 reacciones.

Todas las recetas fueron revisadas por el jurado conformado por Cristina Barros Valero, investigadora especializada en la cocina mexicana y la importancia del maíz nativo; Ricardo Muñoz Zurita, chef, investigador y divulgador de la cocina mexicana; Natalia Toledo Paz, subsecretaria de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura, y Rodolfo Rodríguez Castañeda, director de Desarrollo Cultural del Complejo Cultural Los Pinos.

La inciativa buscó enfatizar la importancia de una alimentación saludable a partir del uso de ingredientes de la milpa y el maíz, así como promover la cultura alimentaria. “Pensar en estas recetas, nos lleva a reflexionar sobre nuestra alimentación: qué bien comíamos y qué bien podemos comer ahora, cuando el Covid–19 representa un riesgo para una población que se enfrenta a enfermedades que no existían en el país hace 30 años, como la diabetes o la obesidad”, dijo la investigadora Cristina Barros.

Por su parte, Rodolfo Rodríguez Castañeda comentó que en las recetas compartidas a través de este concurso destacan tres factores: “Lo primero, es que existe una preocupación nutricional. La mayoría de los concursantes nos comentaron en sus recetas la importancia de la salud. De lo segundo que nos hablan es de las raíces, de la importancia de recordar la sabiduría de los ancestros y de las bondades de la milpa. Lo tercero, tiene que ver con una importante carga emotiva, que no solo los une, sino los reúne en torno a la mesa, y en la mesa, las memorias”, agrega.

Rodríguez Castañeda resalta que las personas participantes compartieron platillos que han pasado como herencia generacional en las familias, o que son propias de festividades que van desde bautizos, hasta funerales y celebraciones religiosas: “Muchos hablan de que sus recetas tienen más de 100 años en el registro familiar y que durante ese tiempo se han desarrollado variantes. Hablan con orgullo de la transmisión de los recetarios a través de las generaciones”.

Una vez que el Complejo Cultural Los Pinos reinicie actividades, comenzará con el envío de los reconocimientos para las personas ganadoras, los cuales constan de una pieza manufacturada por artesanos mexicanos y una colección de recetarios publicados por la Secretaría de Cultura.