Coparmex exige mejor elección del director de Seguridad Pública de Texmelucan

Mejor reclutamiento e investigación de quién ocupe el cargo de director de Seguridad Pública en San Martín Texmelucan, demanda el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en ese municipio, Irving Mendoza González.  

Lo anterior después de que ayer agentes ministeriales detuvieron al ahora ex titular de esa área, Luis Francisco Bustamante Flores, por el delito de secuestro; más tarde fue ingresado al penal de San Pedro Cholula.

Al respecto, el dirigente del centro empresarial indicó que también se debe estudiar la efectividad de las pruebas de control y confianza que deben aprobar quienes laboran en áreas de seguridad pública, mismos que pasó el ex director ahora preso.


“Habría que ver qué falló en esos exámenes”, expresó en entrevista telefónica.

El empresario rechazó pronunciarse a favor  que el gobierno del estado tome el control de la seguridad en San Martín Texmelucan, como ya ocurrió en ese municipio en el 2018.

Asimismo, comentó que, tras la aprehensión de Bustamante Flores, buscarán una reunión con la edil, Norma Layón, pero no para proponerle algún nombre para el cargo de Director de Seguridad Pública sino para opinar sobre las estrategias que se aplican en esa demarcación para mantener la tranquilidad.

“Necesitamos ver cómo es que se está reclutando a la policía o a los mandos directivos”, expresó.

Agregó que, en comparación con el año pasado, ha habido una ligera disminución en inseguridad, sobre todo en el tema de que ya no dejan cuerpos descuartizados en las calles, no así en cuanto a asaltos a comercio y a transeúnte.

Expuso que el centro empresarial tiene conocimiento de que en promedio dos o tres atracos son perpetrados a la semana.

El mes pasado, el presidente indicó que cuando menos el 70 por ciento de los 110 afiliados a la Coparmex en San Martín Texmelucan, han sido víctima de la delincuencia.

Refirió que el año pasado un socio de la confederación fue privado de la libertad, pero fue rescatado con vida y sin que se pagará dinero por ello.

Asimismo, los empresarios han recibido llamadas telefónicas en las que les lanzan amenazas de que serán secuestrados en caso de que se nieguen a pagar las cantidades que van de un millón de pesos hacia arriba, aunque ninguno lo ha hecho.