Lunes, octubre 18, 2021

Segunda y última oportunidad para que gobiernen bien los alcaldes de Morena

Destacadas

Pobladores de Coyomeapan mantienen bloqueado el pueblo para impedir la entrada del alcalde Rodolfo García

Coyomeapan. En este municipio hay el riesgo de que se derrame sangre por el conflicto político que se vive...

Presenta Eduardo Rivera a María Consuelo Cruz Galindo como propuesta para encabezar la Secretaría de Seguridad y Protección Civil

María del Consuelo Cruz Galindo es la propuesta del edil electo Eduardo Rivera Pérez para ser la titular de...

Un menor de edad es abusado sexualmente a diario en Puebla, según cifras de la FGE

Un menor de edad es abusado sexualmente a diario en el estado de Puebla, según datos de la Fiscalía...

Aunque sea la fuerza política más votada, Morena llega muy debilitada a su segundo trienio en el poder municipal, pues comparado con 2018 perdió más del 25 por ciento de sus sufragios y 10 ayuntamientos, así mismo dejará de gobernar alrededor de 2 millones de habitantes. Todo ello como consecuencia de que en el periodo anterior las administraciones morenistas –y también las petistas—se alejaron de los preceptos que en 2018 sembró la 4T, que era no reproducir los vicios del PRI y el PAN, combatir la corrupción y mejorar la calidad de vida de las familias.

Ahora Morena tendrá su segunda oportunidad en el ámbito municipal y tal vez sea la última, por dos factores: se mantiene estable el voto del PRI y el PAN, que unidos es un tercio más grande que el número de sufragios de la 4T.

Y porque en 2024, ya no estará presente la enorme popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador, que en los comicios de este año salvó la situación a favor del Partido de Regeneración Nacional.

- Anuncio -

Los próximos tres años serán todavía más difíciles por la llegada, bajo el espectro de la 4T, de personajes muy polémicos, conflictivos y escandalosos.

Como son los casos de Porfirio Loeza Aguilar y Carlos Peredo Grau como ediles de Tlatlauquitepec y Teziutlán, respectivamente, con la peculiaridad de que ambos son impopulares, muy cuestionados y van a repetir su cuarto mandato como alcaldes, en un partido –Morena– que supuestamente combate los cacicazgos.

O es el caso de Norma Layón Aarún, que goza de una enorme antipatía ciudadana como presidente municipal de San Martín Texmelucan, pero que ganó la reelección por la debilidad de sus oponentes, que entre otras cosas de manera misteriosa presentaron de manera extemporánea las impugnaciones contra la candidata de Morena.

Y un conflicto más grave, es el triunfo de Rodolfo García López en Coyomeapan –bajo el respaldo de la 4T, toda vez que fue postulado por el PT y el PSI—que ha desatado una rebelión ciudadana contra el resultado electoral, porque representa una extensión del cacicazgo de la familia Celestino, que ha dominado el ayuntamiento de ese lugar en la última década.

También hay que añadir lo ocurrido en Amozoc en donde los comicios dejaron un mal sabor de boca porque se tiene la noción –entre la ciudadanía—de que Mario de la Rosa Romero logró la reelección como alcalde, postulado por Morena, porque se habría dejado votar a cientos de personas que no son del municipio, pero con una supuesta operación de alquimia electoral se les consiguió credenciales de elector de esa demarcación.

Morena arrancará el próximo viernes el nuevo trienio con la vergüenza de haber perdido las plazas de Puebla, San Andrés y San Pedro Cholula, Huauchinango, Cuautlancingo y Coronango, en donde el mal desempeño de lo ediles Claudia Rivera Vivanco, Karina Pérez Popoca, Luis Alberto Arriaga Lila, Gustavo Vargas Cabrera, Guadalupe Daniel Hernández y Antonio Teutli Cuautle, respectivamente, más las divisiones internas de Morena, provocaron un enorme desastre electoral.

La 4T arriba al nuevo trienio bajo el estigma de que dejó ir los municipios más importantes del estado, a excepción de Tehuacán y San Martín Texmelucan.

Eso le significó a la 4T perder más de 2 millones de gobernados y que el PAN, principal fuerza opositora en el estado, ganara 1.8 millones de ciudadanos que viven en las demarcaciones que estarán a su cargo.

De esa manera, el PAN va a gobernar municipios donde viven 3.3 millones de habitantes y Morena presidirá los ayuntamientos en donde hay 1.9 millones de vecinos.

La pregunta clave que ahora surge es la siguiente: ¿Qué ha cambiado para que los nuevos ayuntamientos de Morena o del PT, incluso del PVEM que es el nuevo aliado de la 4T, no reproduzcan los mismos yerros del trienio que termina mañana?

Se sabe que desde el gobierno del estado habrá un especial marcaje para que, ahora si, se cuide que los ayuntamientos de la 4T no entren en conflictos con la ciudadanía, en actos ilegales o de abuso de poder.

Esa vigilancia no será suficiente, pues una de las graves carencias es que Morena y el PT literalmente no existen como partidos políticos para fiscalizar a sus propios ayuntamientos.

Morena no tiene dirigentes y no hay fecha para elegir nuevos directivos. El encargado de despacho, Edgar Garmendia de los Santos, es términos reales un personaje que es un cero a la izquierda.

Y en el PT, está el eterno dirigente Mariano Hernández que no tiene autoridad ni en el personal administrativo del partido.

Por eso se inicia el nuevo trienio bajo una visión pesimista de que los alcaldes de la 4T no son garantía de supervivencia de las fuerzas políticas vinculadas al lopezobradorismo.

- Anuncio -

Ultimas

Camioneta choca contra ambulancia y paciente que era traslado a Puebla fallece

Un choque entre una camioneta que era conducida con exceso de velocidad y una ambulancia, sobre la súper carretera...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -