Se opone MC al mando unificado; reducirá la autonomía municipal, advierte

José Ángel Pérez García, dirigente estatal de Mvoimiento ciudadano ■ Foto Rafael García Otero

La dirigencia estatal del partido Movimiento Ciudadano (MC) señaló que el mando unificado que propone el gobierno panista de Rafael Moreno Valle Rosas, a raíz de los linchamientos que se han registrado en Puebla en el último año, no resolverá el problema de violencia.

En voz de José Ángel Pérez García, acusó que el malestar social y la incapacidad de las autoridades municipales a hacerle frente a la misma es resultado del debilitamiento del ayuntamiento y las juntas auxiliares, orquestado por la misma administración morenovallista desde 2011

El gobierno del estado, explicó, ha impulsado reformas de ley y programas públicos que restaron autonomía a los alcaldes en la aplicación de recursos y autoridad a los ediles auxiliares con la reducción de sus facultades.


Refirió la modificación a la Ley Orgánica Municipal de 2013 que desapareció a los jueces de paz en las juntas, así como los programas estatales que obligan a los ayuntamientos a comprometer su presupuesto en obras prioritarias para la administración morenovallista.

El mando unificado continuará restando facultades a los municipios y agravando con esto la inconformidad social, alertó en conferencia de prensa el líder partidista, acompañado del representante de MC ante los órganos electorales, Jorge Luis Blancarte Morales.

A su parecer, el linchamiento que se registró en Ajalpan de dos encuestadores que fueron confundidos por secuestradores de niños el lunes pasado es prueba de que “la gente esta exasperada y alterada por decisiones de gobierno”.

Ante esa situación, demandó a la administración morenovallista respetar el artículo 115 constitucional que defiende la autonomía municipal, así como devolver las facultades a las juntas auxiliares del estado.

También exigió la reorientación del presupuesto, para que el erario deje de invertirse en proyectos que no dan los resultados esperados y como ejemplo mencionó la construcción de arcos de seguridad en las carreteras poblanas que han exigido un gasto de 343 millones de pesos el último año.

Señaló que los recursos se requieren en la contracción y capacitación de las policías municipales, debido a que los ayuntamientos no cuentan con los fondos suficientes para incrementar la planilla de uniformados y darles adiestramiento.

Pérez García presentó como segunda propuesta para financiar a los municipios en materia de seguridad pública los ingresos que percibe el estado por concepto de fotomultas, programa que inició en el municipio de Puebla y pretende ampliarse a Cuautlancingo, San Pedro Cholula, Coronango, Atlixco y Tepeaca.

En los primeros meses de operación de las fotomultas, la administración estatal recaudó 294 millones de pesos, recursos que se puede destinar a reforzar la seguridad pública de los municipios, apuntó.