Sábado, noviembre 27, 2021

¡Se llevó las dos orejas y el rabo!

Destacadas

A dos meses de su despenalización, Puebla sigue criminalizando el aborto con 4 carpetas de investigación

A dos meses que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puso fin a la criminalización del...

City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan atentaría contra la Reserva Estatal Sierra del Tentzo: Semarnat

El Desarrollo inmobiliario City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan del Grupo Proyecta pondría en riesgo la Reserva Estatal Sierra del Tentzo,...

No hay ninguna intención de cambiar al auditor superior del estado: Sergio Salomón

El gobierno del estado presentó al Congreso local una reforma constitucional que tiene como objetivo ampliar la regulación sobre...

Nuestra cultura occidental nos enseña a pensar y a hablar todo el tiempo. Recuerdo que de niña, desde la escuela primaria los maestros nos motivaban a pensar, a mis compañeros y a mí, al exponer una pregunta de un tema visto en clase, y nos retaban a decir con nuestras propias palabras la respuesta de inmediato. Algunos levantábamos la mano prontamente, otros segundos después, pero todos, todos, todos, pensábamos la respuesta, y a gritos la expresábamos para ganarle a los demás. Eso estimuló nuestras mentes para siempre estar activas y listas para reaccionar ante cualquier estímulo.

Parte del sistema educativo era (y es) competir en las diferentes materias que nos impartían para saber quién era el más rápido y preciso en responder, y cuando ganábamos el reto, salíamos orgullosos del concurso y al salir del salón, los profesores nos felicitaban con un: “¡Siempre has sido mi gallo!” (aunque fueras galla). Esto en lo personal, me hizo pensar que ‘pensar’ era lo más importante y a lo que estaban destinados eternamente mi atención y el resto de mi cerebro.

De adolescente quise aprender a meditar y me di cuenta de que nunca había tenido la experiencia de no poner atención a mis pensamientos, dejándolos pasar; tampoco supe cómo dejar de estructurar lo que me llegaba en estímulos. Me fue muy difícil y entonces supe del daño que me hizo pensar que “pensar” todo el tiempo y rápido, era lo más valioso e importante, cuestión que se reforzaba en casa, cuando al realizar una tarea que no me salía bien, me decían: “¿Qué no piensas lo que haces?” ¡Por lo que pensar seguía siendo lo más importante!

- Anuncio -

Ahora que tengo más entrenamiento en dejar pasar mis pensamientos, me divierte mucho observar a mi familia y amigos cuando viven como volcanes en erupción de estímulos, pensamientos, ideas y expresiones; porque los amo y los percibo de una manera distinta que antes, cuando todos éramos muy parecidos.

Hace días visité a una gran amiga a quien la plática no se le acaba, y se llevó las dos orejas y el rabo, como buena matadora, cuando al hablar sin pausa dijo: “¡Quien respira, pierde!”. Ella tiene muy bien conectado su cerebro con la boca, no dice pendejadas, y sus ideas son muy claras y están bien reflexionadas.

Compartíamos la comida, cuando subió las escaleras de su casa a cerrar una puerta, y al bajar, me preguntó: “¿Qué te estaba yo diciendo?” Y sin mediar un segundo más, se dio la media vuelta, subió de nuevo al descanso de las escaleras, y al volver a bajar en tono triunfante, dijo; “Ahora sí como decía mi mamá: ¡Me regreso para acordarme qué estaba yo pensando!”.

[email protected]

- Anuncio -

Ultimas

Cabildo autoriza al edil Eduardo Rivera solicitar al gobierno estatal 14.8 mdp para obra pública

El Cabildo capitalino autorizó al edil Eduardo Rivera Pérez solicitar al gobierno del estado apoyo financiero de “recursos no...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -