Domingo, abril 11, 2021

Recomendamos

Se dispara en 700% especulación inmobiliaria en torno a la ampliación de Cemex en Tepeaca

-

-

- Anuncio -

Tras el anuncio de la inversión de 10 mil millones de pesos para ampliar la Planta Cemex Tepeaca, a fin de convertirla en la cementera más grande del mundo, en las comunidades de Santa Cruz Ajajalpan y Concepción Pardiñas se disparó la especulación de la tierra hasta un 700 por ciento su valor.

Entre diciembre de 2019 y enero de 2020, pobladores de ambas comunidades denunciaron que se han apropiado de al menos 15 hectáreas, lo cual es una cantidad considerable de tierras si se compara que en décadas no se han vendido predios, pues estos son heredados de padres a hijos.

- Anuncio -

En este negocio del acaparamiento de tierras, integrantes del Grupo Cuautinchan AC revelaron que se compra una hectárea en 60 mil pesos, que después es fraccionada en 60 lotes, cada uno con un costo unitario de 80 mil pesos.

Esto significa que las ganancias son por un total de 4.8 millones de pesos por cada mil metros, lo cual incrementa en 700 por ciento su precio real.

La compra de tierras la encabeza una persona de nombre Ángel, dedicado al desarrollo inmobiliario, en contubernio con el ex alcalde de Cuautinchan, el petista Amelio Flores Sánchez, hoy convertido en presidente auxiliar de Concepción Pardiñas.

- Anuncio -

Desde este encargo, algunos lugareños señalaron que Amelio ha facilitado el registro de vecindad a foráneos para adquirir tierras, y para continuar negociando a su favor con la empresa Cementos de México (Cemex).

Las personas entrevistadas señalaron que el tráfico de influencias también permitió el enriquecimiento de Amelio Flores, quien –dijeron– pasó de ser un médico veterinario de un pequeño pueblo a dueño de propiedades en Lomas de Angelópolis y San Luis Ajalpan, además de poseer camionetas de lujo y terrenos.

La Jornada de Oriente realizó este domingo un recorrido por Pardiñas, comunidad perteneciente al municipio de Cuautinchan, y Santa Cruz, a Tecali de Herrera, las cuales se encuentran asentadas –pareciera– en el patio de maniobras de la empresa transnacional.

En la visita a estos poblados polvorientos por la trituración de las piedras, se pudo confirmar que continúan sumidos en la pobreza, la falta de servicios básicos e infraestructura.

A los habitantes tanto de Pardiñas como de Santa Cruz les queda claro que en nada les ha beneficiado la instalación de la empresa transnacional.

Llamó la atención que todos reconocen los abusos que comete Cemex en sus localidades, pero nadie se atreve a dar su nombre para realizar los señalamientos directos.

“Sabemos del poder de Cemex, y de la gente que mandan a amenazar cuando tratamos de organizarnos para protestar o cerrar los accesos a la planta”, confió uno de los habitantes de Santa Cruz, que incluso fue autoridad auxiliar.

Piden lugareños a Andrés Manuel conozca el costo socioambiental por la ampliación de la cementera

A finales del año pasado, los gobiernos de Cuautinchan y Tecali de Herrera clausuraron por separado la construcción de dos hornos, que realiza la cementera desde hace un par de meses, sin que hasta el momento exhiba permisos ni licencias, mucho menos el pago de impuestos como el predial estas administraciones.

La clausura fue temporal, sólo de tres días, tiempo en el que representantes de Cemex intentaron negociar directamente con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para que se les levantara la sanción.

Después de una serie de encuentros, el gobierno federal, estatal y municipal instalaron una mesa de diálogo en Casa Aguayo, en la ciudad de Puebla, con los alcaldes inconformes, entre ellos Raúl Babines, de Cuautinchan.

A los pobladores esta acción les permitió entender que solo la organización de los pueblos podrá frenar los abusos de la compañía fundada por el magnate Gregorio Zambrano.

A raíz que López Obrador, informó la semana pasada que estará en estos pueblos para julio próximo, en la inauguración de la ampliación de la cementera, los lugareños no han dudado en manifestarse para que el presidente de México conozca la otra cara de la inversión millonaria a costa de la tierra, el agua y la vida de la gente.

“No queremos pensar que el presidente apoya a Cemex sin conocer el daño ambiental que genera a nuestras comunidades”, dijo una mujer dedicada a la venta de carnitas, que junto a la barbacoa son el motor económico de estos pueblos.

A esto sumó, que cada vez son menos los días reciben agua en sus hogares, cuando antes el suministro era durante toda la semana.

La entrevistada afirmó que esto se debe a que Cemex ha extraído agua sin ningún control, para el proceso de extracción de piedras, aunado a que ha comprado pozos a particulares.

“Ya no nos quedó agua ni para el cultivo; por eso las tierras las están malbaratando para construir casas”, aseguró.

A tres meses que inició la construcción de los dos hornos en la Planta Tepeaca, es el momento que Cementos de México no ha hecho público el impacto ambiental ni el proyecto de mitigación por la ampliación de la fábrica.

Al final, los habitantes de Pardiñas y Santa Cruz advirtieron a los interesados en comprar viviendas que primero conozcan las condiciones en qué se vive en estos lugares, donde la contaminación por la quema de basura –que proviene de las ciudades de México, Morelos y Oaxaca– para calentar los hornos que facilite la trituración de la piedra.

“Por nuestros hijos y nietos, no le tenemos miedo a la empresa; lo que exigimos como pueblo es que dejen de negociar a costa de nuestra salud; la gente necesita oportunidades, trabajo, y vamos a organizarnos para frenar la contaminación”, advirtieron, al último.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Con 300 impugnaciones, buscan que Morena repita selección de candidatos en Puebla

La designación de candidatos en Morena enfrenta más de 300 impugnaciones tan sólo en Puebla, dio a conocer el consejero estatal Edson Armando Cortés...
- Anuncio -