Viernes, agosto 19, 2022

Salvador Zubirán

-

- Anuncio -

     Haciendo estancias de investigación en el Laboratorio de Malariología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con el Dr. Filiberto Malagón Gutiérrez, como parte del periodo de formación que tuvimos los auxiliares docentes en el Departamento de Parasitología de la entonces Universidad Autónoma de Puebla, un buen número de muchachos pudimos educarnos de una manera particularmente especial. Bajo la guía de Antonio Cruz López (29 de mayo del año 1938 – 23 de julio de 2017), la vida universitaria se enriqueció con actividades poco comunes. Terminando la carrera, los estudiantes más brillantes “migraron” al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), que es uno de los Institutos Nacionales de Salud de la Secretaría de Salud de México que brinda atención médica de tercer nivel a adultos.  

     Corría algún año a finales de los ochenta, cuando en una visita a ese lugar, en el elevador me topé con una persona de edad particularmente venerable, que sonriente, recibía saludos de todos lo médicos que lo veían con una actitud de reverencia y casi de devoción. Al preguntar de quién se trataba, supe que ese anciano era ni más ni menos que el Dr. Salvador Zubirán Anchondo (1898 – 1998), médico que constituye indudablemente un pilar sobre el que se sustenta la medicina moderna de México y que, ofensivamente, la mediocre “Wikipedia” lo tiene olvidado de sus efemérides, este 10 de junio en el que se conmemora su aniversario luctuoso.  

     Muchas cosas pueden decirse de ese insigne personaje, cuya vida se inició en el pueblo de Cusihuiriachi, Chihuahua, a finales del siglo antepasado. Describir su extenso currículum es imposible en este medio, cuando un sentimiento de sobrecogimiento me aborda y con el paso de los años me hace percibir con claridad la contundente frase de Salvador Díaz Mirón (1853 – 1928) que expresa: “El mérito es el náufrago del alma pues vivo se hunde, pero muerto flota”. Y es que, en 1998, el Congreso de Chihuahua le modificó su nombre por el de Cusihuirachi de Salvador Zubirán, en su honor; sin embargo, la población rechazó el cambio y el decreto fue anulado; pero este desdén no podrá opacar su inmensa figura. No se trata de hacer mención de su vida abordando estos dolorosos aspectos. Fundador del internacionalmente reconocido “Hospital de Nutrición”, resulta increíble todo lo que gira alrededor de ese centro de enseñanza e investigación.

- Anuncio -

     El ingreso para hacer ahí una especialidad no es fácil. Además de aprobar el Examen Nacional de Residencias Médicas, debe de serse aceptado con muy altos estándares de calidad académica, de modo que ahí se respira un aire de esfuerzo común, con deseos de aprender cada vez más. Además, se establecen relaciones de cordialidad con los pacientes, bajo un intenso trabajo, mediante guardias dos meses al año, con una labor que inicia puntualmente a las 6 de la mañana y que culmina alrededor de las 12:00 o 1 de la madrugada, requiriendo literalmente vivir en el hospital, no solamente aprendiendo de las enfermedades sino estableciendo paralelamente relaciones afectuosas e íntimas con los pacientes, conociendo sus vidas, su sentir e imprimiendo el sentido humano a la atención de los enfermos.

     Es de llamar la atención que, el médico que ingresa, recibe un adiestramiento al que denominan “Mística”, planteada por el Dr. Salvador Zubirán y que consiste en que, al ser reclutado, se debe de sentir un orgullo especial de pertenecer al instituto y transmitirlo a todos los que integran la planta de médicos, generando lazos de amistad que van más allá del afecto y que forjarán sentimientos equivalentes a los de una familia. 

     Los valores que se fomentan giran en torno a la honradez, vocación de servicio, compromiso social, creatividad en la investigación, humanismo, libertad, respeto, empatía, igualdad, profesionalismo, ética y trabajo en equipo. 

- Anuncio -

     La creación de este importante hospital no fue fácil y una gran cantidad de problemas e inconvenientes fue necesario enfrentar, para que el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, no solamente surgiera como lo que es ahora, sino que se mantenga vigente con un futuro lleno de retos y metas por alcanzar. Sumergirse en su historia es adentrarse en un mundo lleno de mística y espiritualidad. 

     Este día, todos los médicos debemos honrar a la memoria del Dr. Salvador Zubirán y en lo personal, no dejar de pensar que, siguiendo su ejemplo, no seremos ser irresponsables si nos aventuramos demasiado, sino que, habiendo recibido toda una vida, dejemos que las horas se derramen, en medio de la rutina. 

Comentarios: [email protected] 

Nota: Es necesario mencionar que una buena parte del presente documento, tuvo como aporte, experiencias de la Dra. Norma Meléndez Ponce, gastroenteróloga egresada del INCMNSZ.

     

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

La Cornada

Nuevamente la impunidad, ante la posible salida de Mario Marín de la cárcel

Últimas

Gobierno de Atlixco inicia instalación de semáforos que la ciudadanía solicitaba desde hace años para prevenir accidentes

La presidente municipal Ariadna Ayala dio arranque a la instalación de semáforos en dos de los principales accesos del municipio, acción que era demandada...
- Anuncio -

Recomendamos

-