Miércoles, octubre 20, 2021

Salam Aleikum

Destacadas

Protestan familiares de Carlos Portillo, presunta víctima de abuso policial, para que su homicidio no quede impune

Familiares y amigos de Juan Carlos Portillo, un joven artista plástico egresado de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP),...

19 meses de cierre por epidemia en Puebla saldó con la pérdida de 22 mil empleos, pero ya hay estrategia para recuperarlos: MBH

Se perdieron 22 mil empleos por la suspensión de actividades económicas durante 19 meses, obligada por la epidemia de...

Reclaman vecinos de Solidaridad Nacional a Eduardo Rivera escasez de agua y abusos de Concesiones Integrales

Vecinos de la unidad habitacional Solidaridad Nacional, ubicada al norte del municipio de Puebla, expresaron su inconformidad al edil...

Pocas veces reparamos en la mística de nuestras palabras. “Las palabras hacen mundo”, dicen por ahí, y es que el lenguaje nombra, evoca, designa, consigna, describe, jerarquiza y ordena, entre otras funciones. Cuando decimos “los conservadores”, nos referimos, pues a esos sujeto que se reúsan al cambio, ya sea por miedo o por conveniencia, o por una mezcla de ambas.

¿Qué quiere conservar? Estatus, ganancias, privilegios, comodidad, certidumbre. La garantía de que el mundo siga asequible a su limitado intelecto, que la realidad sea digerible para su escasa preparación, que la vida no sea un reto para su nula capacidad de resiliencia. Si bien el miedo es un mecanismo de defensa que nos previene de posibles riesgos, cuando se vuelve irracional, termina por limitar las capacidades del sujeto, o aún peor: limita las capacidades de desarrollo de la sociedad.

Se sabe que el mundo no es perfecto y que el error, aunque es variable, está siempre presente, y de los horizontes posibles siempre es preferible aquel que arroja los mejores resultados. Se han criticado mucho los resultados de aquello llamado socialismo real pero poco se sabe de sus logros. Pasamos de largo que la llegada al espacio, la tecnología celular y un largo etcétera, son logros de aquella nación mítica llamada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

- Anuncio -

Ignoramos, por ejemplo, que en Afganistán las mujeres podían o no usar burka, según lo prefirieran, que ellas tenían acceso a la universidad y que podían decidir con quien casarse e, incluso, sobre su maternidad, cosas que desde que los Estados Unidos promovieran una serie de insurrecciones que llevaron a la desincorporación de ese país de la URSS para convertirlo en un gran cementerio donde la vida de las mujeres especialmente carece de valor. Hoy, luego de cientos de miles de muertos, la invasión estadounidense deja como legado una economía basada en el cultivo y venta de amapola para surtir el mercado internacional de drogas, especialmente heroína, una profunda crisis humanitaria y, claro, un puñado de sujetos empeñados en conservar sus privilegios a costa de la vida de un país.

Aquí es cuando los conservadores acusan la “necesidad” de mantener la ocupación militar en dicho país, ocultando, más que ignorando, que el grupo que ha tomado el poder tras la salida de las tropas estadounidenses, fue creado por Estados Unidos años atrás para promover la desincorporación de Afganistán de la URSS, ignoran que son sus amigos incómodos, esos que surten a los dealers para que sus hijos puedan meterse hasta el talco cuando van al baño.

Y sí, el conservadurismo en su hipocresía seguirá acusando a gobiernos populares de ser instigadores del desorden social, de pervertir a las juventudes y atentar contra la humanidad, mientras ellos organizan la masacre de algún pueblo del mundo durante alguna reunión de gentiles hombres.

Desde aquí saludamos a los refugiados afganos que lleguen a nuestro país y lamentamos sus desgracias. 

- Anuncio -

Ultimas

Tiene Puebla la segunda cifra más alta de robos a transportistas en el país

Puebla es el segundo estado del país que más asaltos a transportistas concentró en los primeros nueve meses del...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -