RMV y MEAH murieron tres horas después del desplome del helicóptero, según las actas de defunción

FOTO: imagen / Jafet Moz

Las actas de defunción de la gobernadora de Puebla Martha Érika Alonso y de su esposo el senador Rafael Moreno Valle revelan que murieron  tres horas después de la versión oficial del desplome del helicóptero en el que viajaban el pasado 24 de diciembre de 2018.

En las actas dadas a conocer en el transcurso de la denuncia 29–2019/FECC –emprendida por Guillermo Medina y Nils Juan Skoglund Benito por la veloz e inusual cremación de los cadáveres de los exmandatarios y de los tres tripulantes a menos de 20 horas del suceso– se establece que la muerte ocurrió por “politraumatismo” sin que se mencionara las posibles quemaduras provocadas por la supuesta explosión de la aeronave al estrellarse en un terreno de cultivo de Santa María Coronango.

En los certificados de defunción 180618708, de Alonso Hidalgo y el 180618704, de Moreno Valle, se constata que la hora de la muerte de RMV y MEAH ocurrió a las 17:25 y no a las 14:40, minuto en el que se estrelló la aeronave en un predio en el municipio de Coronango, en el supuestamente fueron calcinados los cuerpos de las víctimas que sufrieron una muerte inmediata.


La hora de la caída fue calculada por el subsecretario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Carlos Morán Moguel, quien documentó que la comunicación entre la torre de control con los pilotos se perdió a las 14:39 horas y que a las 14:39 se declaró emergencia para buscar la aeronave.

Oficialmente la Secretaría de Comunicaciones y Transportes reconoció que el helicóptero Agusta A109, matrícula XABON en el que viajaba la pareja junto con tres personas sufrió una caída entre las 14:36 y las 14:39 horas en terrenos de cultivo de Santa María Coronango.

Para Guillermo Medina Álvarez denunciante en el proceso jurídico 29–2019/FECC y quien tramitó las actas de defunción que debían presentarse en la audiencia de control, la hora de la muerte revelada 17:25 cuestiona aún con mayor fuerza la realización de las autopsias de ley para las cinco víctimas del accidente, se realizaron en menos de 10 horas esa Nochebuena.

Y es que se ha documentado que los cuerpos llegaron al Semefo a las 22 horas del 24 de diciembre, donde permanecieron hasta las 9 de la mañana del día 25, para luego ser trasladados a la Funeraria Valle de los Ángeles y para las 13 horas se inició el procedimiento de cremación.

Para el abogado Alberto Atilano Peralta, quien representa legalmente la denuncia citada, la coincidencia de la hora de muerte de RMV y MEAH, que ocurrió de manera sincrónica y sin un minuto de diferencia, a las 17:25 representa un “verdadero motivo de análisis”, pues este fallecimiento simultáneo tendría una repercusión en el proceso de sucesión de los bienes.

No descartó que el dato de la hora fuera considerado una “alteración de la realidad” y se emprendiera bajo este supuesto una rectificación de acta por cualquiera de las partes.

Explicó que cuando se presenta la conmoriencia, es decir cuando fallecen dos personas llamadas a sucederse, es necesario saber quién ha fallecido antes para determinar cuál heredará a la otra. Cuando no está claro quién ha muerto antes, el que sostenga la muerte anterior de una o de otra, debe probarla. Si no existen pruebas, se presumen que ambas fallecieron al mismo tiempo. Si así se presume, no tiene lugar la transmisión de derechos de uno a otro.

El matrimonio Moreno ValleAlonso habría declarado un patrimonio acumulado de 32.8 millones de pesos. De acuerdo con la declaración 3 de 3 (patrimonial, de intereses y fiscal) publicada en en la plataforma de Transparencia Mexicana y del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Según el desglose, Moreno Valle acreditó bienes por 13.8 millones de pesos y Martha érika Alonso transparentó bienes por 19 millones de pesos.

Versiones periodísticas señalan que Rafael Moreno Valle no habría declarado todas las cuentas bancarias ni otros bienes, entre estos su participación en las acciones de la cadena de hoteles City Express.

Desaseo en actas de defunción

El documento oficial que debía dar certidumbre y esclarecer el suceso que marcaría la vida política en el estado presenta serios elementos de incertidumbre y más de un error en su elaboración.

En los formatos oficiales de defunción con los folios 697, 413 y 697, 411 el nombre del médico con la cédula profesional 9201315 que suscribe las Actas de Defunción cuya causa de muerte identifica de “Politraumatizado” para ambos finados, es Gerardo Josimar Martínez Martínez en el documento expedido para Rafael Moreno Valle Rosas.

Mientras que en el acta de defunción de Martha Érika Alonso Hidalgo, el nombre referido es Gerardo Jossimar Martínez Martínez.

En el acta de defunción número 00972 del libro número 05 en los archivos del juzgado 01 de Alonso Hidalgo consta como declarante Alfonso Nava Barraza, de 62 años, con ocupación de empleado y con domicilio en la 31 Oriente 1221.

Pero en el acta de defunción número 00976 del también en el libro número 05 y el juzgado 01 de Morena Valle también declara Alfonso Nava Barraza, solo que en el documento acredita 63 años y su domicilio es la 31 Sur 1221.

Las firmas de los testigos que se acreditan como empleados y que señalan su domicilio en la vía Atlixcáyolt 1101, dirección del Centro Integral de Servicios, en ambas actas presentan firmas visiblemente diferentes.

Mentiras y datos erróneos abona a la especulación

Guillermo Medina, el ciudadano que interpuso una denuncia contra el o los funcionarios de la Fiscalía General del Estado que autorizaron la incineración de los cuerpos de Alonso Hidalgo y Moreno Valle por el delito de desaparición de pruebas, asegura que las piezas del caso “no encajan” y que desde el principio, ha faltado seriedad y profesionalismo ante la presentación de información “Para mí esto es un montaje”

Luego de conocer las actas de defunción Medina asegura que a medida que se avanza en las investigaciones también crece la especulación, pues en vez de combatir, con evidencia confiable las teorías de que hubo cadáveres plantados, de un posible complot y la conspiración que rondan, pareciera que éstas van alimentándose.

La nueva contradicción que se revela en el acta de defunción se suma a las mentiras que han ido revelándose de a poco y que comenzaron con el lugar de partida del helicóptero, pues mientras que el reporte oficial del vuelo marcaba el centro comercial El Triángulo–Las Ánimas, se difundiría por la SCT que realmente la nave despegó desde la casa del empresario priista José Chedraui.

El video proporcionado por el empresario, un día después de la muerte de los panistas, no se observa el despegue de la unidad que se dirigía a la Ciudad de México, y difundido por la Fiscalía General del Estado de Puebla que muestra la presencia de la camioneta de la pareja en la casa de los padres de José Chedrauí después de su presunto fallecimiento

Es decir, las cámaras de la casa de los Chedraui habrían captado la camioneta en la que llegaron la gobernadora Martha érika Alonso y a su esposo el senador Rafael Moreno Valle, media hora después de la hora reportada en que, se supone, cayó el helicóptero en un terreno de Coronango.

Se retoma denuncia, insistimos en conocer la verdad

Este viernes la audiencia donde se analizaría la impugnación promovida en contra de la Fiscalía General del Estado (FGE) por autorizar la cremación de los restos de la exgobernadora Martha érika Alonso Hidalgo y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, fue cancelada.

La juez resolvió declararlo sin materia a petición del Ministerio Público “El solicitante José Guillermo Medina y su abogado Alberto Peralta, no se presentaron a la hora señalada a pesar de estar debidamente notificados. La resolución se da en términos del artículo 258 del Código Nacional de Procedimientos Penales”, fue el argumento.

Tanto Medina como Peralta insistieron en que volverán a presentar otra denuncia en los mismos términos, ahora sumando más ciudadanos, para llegar a la verdad y exigir que se investigue las razones de la cremación de los cuerpos.

“La denuncia la pondremos una y mil veces. Vamos a llegar la verdad, qué es lo que se esconde, las actas de defunción muestran errores como si se hubieran hecho al vapor. Vamos a regresar a tribunales, esta vez con más personas. Somos muchos quienes no creemos la verdad oficial que insisten en hacernos creer”, dijo Guillermo Medina a este medio.

Desde el primer minuto de acreditarse el accidente, el Poder Judicial clasificó como reservados cualquier documento implicado con las necropsias realizadas a Martha érika Alonso, Rafael Moreno Valle Rosas, así como a su asesor Héctor Baltazar Mendoza y a los pilotos Roberto Copee Obregón y Marco Antonio Tavera Romero, víctimas en el percance que aún está en investigación por la Dirección de Análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación de la SCT.

La hora de la caída fue calculada por el  subsecretario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Carlos Morán Moguel quien documentó que la comunicación entre la torre de control con los pilotos se perdió a las 14:39 horas y que a las 14:39 se declaró emergencia para buscar la aeronave.