Rivera afirma que a las naranjitas se les respeta sus derechos; justifica que se acabarán prácticas golpistas

A más de 30 horas de la detención de 16 trabajadores del ayuntamiento de Puebla, la alcalde Claudia Rivera Vivanco garantizó el respeto de sus derechos humanos, luego de justificar que su arresto fue para acabar con viejas prácticas golpistas que emanan de políticas sindicales charras.

La edil emanada de Morena emitió la tarde de este martes su postura a través de redes sociales, en el que negó categóricamente que se haya empleado la fuerza pública contra personas que manifestaban sus ideas.

En su mensaje reprobó que se intente manipular a la opinión pública, tras referir que fueron las trabajadoras del servicio de limpia las que ejercieron violencia y pusieron en riesgo la vida de otras personas. Por lo tanto, afirmó que las naranjitas –como se les conoce– deberán enfrentar sus responsabilidades.


“El gobierno de la ciudad ratifica su compromiso a favor de los derechos humanos de todas y de todos los poblanos. He combatido y seguiré combatiendo toda forma de violencia que exista”, anunció.

Rivera Vivanco dijo estar a favor de la libertad de expresión, de los disensos, de la manifestación libre y pacífica, pero se mostró en contra de los actos que atenten contra la vida de las personas de manera determinante.

La edil capitalina deslindó al cuerpo de Seguridad Ciudadana de todo hecho violento durante la detención de nueve hombres y siete mujeres sindicalizadas que demandaron elecciones democráticas para la renovación de su dirigencia, tras afirmar que está enfocado y sigue capacitándose de manera permanente para actuar en total apego a la Ley y en el respeto de los derechos humanos.

De igual manera, afirmó estar vigilante de que nadie vaya a incurrir en un exceso en el uso de sus facultades, y para eso las instancias correspondientes tendrán que revisar en todo momento los actos cometidos presuntamente por los manifestantes.

Ante los señalamientos de tener las manos metidas en el proceso electoral para elegir al nuevo dirigente del sindicato del Organismo Operador del Servicio de Limpia, Claudia Rivera respondió que se ha mantenido siempre imparciales ante los ejercicios de elección sindical como marca la norma.

Asimismo, enfatizó que es respetuosa de la autonomía sindical y lo seguirá haciendo de esa manera.

No obstante, externó que la estrategia global de su administración le apuesta a acabar las malas prácticas golpistas y de extorsión de la política sindical charra.

“La libertad y el ejercicio de los derechos laborales es algo sagrado para nosotros, y nos mantendremos vigilantes de que cada quien haga uso de sus libertades, del ejercicio de la democracia y del fortalecimiento y cumplimiento del servicio público”, garantizó.

Rivera Vivanco destacó que su gobierno ha sido receptivo a las demandas, anteponiendo el diálogo con todos los grupos disidentes o inconformes que se han acercado a su administración.

Como presidenta municipal y activista, reprobó cualquier acto que impida la manifestación libre y pacífica de las ideas, pero expuso que toda lucha social o laboral pierde sentido cuando se utiliza la violencia y la provocación.

En el comunicado, reconoció la lucha laboral y legítima de las y los trabajadores por sus derechos, aunque dijo que por años fueron invadidos por prácticas de extorsión y manipulación sindical.

Al final, la presidenta municipal argumentó que era necesaria emitir esta postura ante la polémica suscita, a fin de dar cuentas a la ciudadanía que es quien paga sus salarios.