3 escuelas poblanas ganan 20 millones de pesos cada una por la rifa del avión

Tehuacán. Hay algarabía en Quiaptepec, barrio perteneciente a Zoquitlán, en el corazón de la Sierra Negra, al enterarse de que la escuela indígena del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) resultó ganadora en el sorteo de La Lotería Nacional donde se rifó el equivalente al costo del avión presidencial.

Al igual que esta institución también dieron el grito con boleto ganador, por la misma cantidad económica, la escuela Sor Juana Inés de la Cruz, de la comunidad de Guadalupe, en el municipio de Acatlán de Osorio y la Manuel Pozos de Zochiapulco, en Zacatlán.

Se trata de comunidades alejadas de la entidad, por lo que el premio ganado, que es de 20 millones de pesos, representa para las instituciones la futura mejoría total de sus edificios y otros aspectos, ya que las escuelas tienen grandes carencias.


Las instituciones educativas de nivel indígena suelen trabajar bajo el esquema de multigrado, lo cual significa que un solo maestro atiende a, por lo menos, la mitad de todos los grupos, al tiempo de hacer las veces de director, profesor de educación física, encargado de la administración y hasta intendente.

Esas instituciones educativas fueron doblemente beneficiadas, ya que por la situación económica en esas zonas era poco probable que un maestro o la comunidad comprara el boleto. Les fueron obsequiados ocho cachitos por la Fundación Delia Morán Vidanta, a través del propio gobierno federal, dentro del programa “La Escuela es Nuestra”.

 

Por lo anterior, los 20 millones de pesos serán depositados a la cuenta de ese programa y deben destinarse para obras de construcción y mejora de las instituciones, bajo la administración del referido programa.

Otro compromiso que se tiene es que tanto la mano de obra como el material a ocupar deben ser de la propia localidad, de tal manera que se beneficie a toda la población y en la medida de lo posible posible más comunidades aledañas.

De acuerdo con las reglas de operación del programa, cada escuela nombra a su propio comité, que será el encargado de definir las obras a desarrollar. La cantidad económica que se asigna a la institución depende del número de alumnos que atiende, de modo que algunas reciben 150 mil pesos, otras 200 y hay las que logran un apoyo de hasta medio millón de pesos.

Por el momento se desconoce de qué manera operará en este caso el programa, dado que se trata de un recurso económico que no aporta el gobierno, por lo cual se está a la espera de saber la manera en la cual se aplicarán esos 20 millones de pesos y si liberarán el recurso completo en un proyecto total o lo harán en varias etapas y en diferentes proyectos.