Sábado, julio 2, 2022

Los Revueltas: una biografía de amores y compromisos

-

- Anuncio -

Marcado por acontecimientos del tamaño de una revolución, que junto a la rusa resultaría una especie de paradigma planetario, el siglo XX mexicano fue escenario del nacimiento y la proyección de una familia impar, los Revueltas, seres humanos que supieron destacar en los terrenos de sus vocaciones y, acaso algo más encomiable, en su entrega al amor y al compromiso social.

            Silvestre, Fermín, José, Rosaura, Consuelo… y así hasta nombrar doce, nacidos de la unión entre los jóvenes provincianos José y Rosaura, tenedor de libros de una compañía minera duranguense, él, menuda hija de familia siempre “alegre y emotiva, muy imaginativa y visionaria”, ella, tanto que en sus nacientes ensueños visualizaba un futuro con hijos artistas, pintores, músicos, cantantes…

“Quién sabe cómo se lo habrá imaginado”, escribe Rosaura (1910-1996), actriz y bailarina, en la recientemente reeditada biografía familiar Los Revueltas, “porque ella no había oído más música que la que tocaba la banda del pueblo. No creo tampoco que entonces haya visto ninguna pintura, tal vez ni un calendario de esos llenos de color que suele haber hasta en los más apartados rincones”.

Pero el prodigio sucedió y pulsó, descubrirá el lector en este multiplicado y entrañable ejercicio memorioso, muestra también de un admirable recato, en un tiempo que va de los años postrevolucionarios y hasta el momento en que se escribió el libro (1980), casi sesenta años y que ahora se acrecienta en esta segunda década del nuevo milenio; pues “Silvestre, Fermín y José Revueltas, cada uno en su tiempo y en su campo artístico e intelectual, ha contribuido activamente al desarrollo de la revolución cultural nacionalista de nuestro país”.

“¡Qué extraño destino el de mis hermanos!”, evoca Rosaura al recorrer las portentosas vidas del músico, del pintor y del escritor, como la de sus padres y demás hermanos y la suya propia, rica en la interpretación artística y que tiene su cúspide en el papel de Esperanza Quintero del filme La sal de la tierra (1954, dirección Herbert Biberman y censurada durante prolongados años). “Tendría que hacer un libro aparte para hablar sobre todo lo que se dijo y escribió sobre este caso en aquellos días”, advierte la actriz.

- Anuncio -

 

Virtuosismo e incomprensión

Hermanos a camino del virtuosismo y la incomprensión, “¡qué época tan pinche le tocó vivir a Silvestre en este nuestro amado México!”, y cuyas muertes llegaron a los 41, 32 y 62 años. Muerte “insensata, incomprensible, trágica”, la de Silvestre; “súbita, inesperada, solitaria”, la de Fermín. “No he de darles el gusto a esos hijos de la chingada de morir como Silvestre”, diría por su parte José, y Rosaura nos lo revela. “Que crean que estoy jodido y que sigo bebiendo; voy a continuar mi obra”.

- Anuncio -

Confesiones que sólo parecen lograr tejerse con los hilos de la hermandad, para así recorrer vida y obra de los recordados, y enseñar la propia, la de Rosaura: “a mis hermanos mayores les gustaba vivir en esas típicas vecindades mexicanas, seguramente para estar más cerca del pueblo por el cual y para el cual ellos trabajaban, y del que a su vez nutrían su arte. Esto fue definitivo y determinante en su creación artística, en su vida y en su muerte”.

Así hasta llegar a los orígenes, ejercicio memorioso, de ella misma. “Creo que nunca fui traviesa. Mi carácter siempre fue más bien tímido; aunque los tímidos a veces tenemos inesperadas reacciones de audacia”.

Con una introducción de Eva Bodenstedt, escritora y nieta de Rosaura, la ya en librerías reedición de Los Revueltas (Fondo de Cultura Económica) corresponde a la original de Grijalbo y la ulterior reposición de la Universidad Juárez de Durango (2008), añadiendo material gráfico y un texto de Miriam Kaiser acerca de la obra Consuelo, pintora naif que se inició a los sesenta años, imágenes casi fotográficas donde “no hay ninguna buscada ni efectista sencillez, es la sencillez misma en su expresión más directa y conmovedora”, según José.

(Aunque sólo nombrados brevemente por la propia Rosaura, sabemos de los otros hermanos Revueltas —12 en total— por la fotografía de la portada de este libro, tomada en la casona de Querétaro 22, colonia Roma de la Ciudad de México. La misma Bodenstedt menciona a Emilia, “una niña prodigio en lo que respecta a tocar el piano”, a Agustín, “último de los hermanos hombres, gran escultor” y a Cuca y María. José Maximiliano, el cuarto hijo, moriría en Santiago Papasquiaro, Durango, recuerda Rosaura).

Los Revueltas (bienvenida esta reciente edición en busca de nuevos lectores) es un libro que nos cuenta con emoción la historia de una estirpe de amores y compromisos, además de aportar un valioso material iconográfico proveniente de los archivos de la propia Rosaura.

Rosaura Revueltas, Los Revueltas. Biografía de una familia, FCE, México, 2021, 256 pp.

@mauflos

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

00:00:26

Con 5 nuevos títulos, la colección Extra (e)ditados sigue confrontando a los jóvenes lectores

Desde que se gestó en 2017, Extra (e)ditados es una colección donde “se pelea a la contra”, afirma su editor Óscar Alarcón, pues no...

Últimas

Puebla inicia el Apertura 2022 goleando

El Puebla abre de la mejor manera el Apertura 2022 al golear por 4-2 al equipo de Mazatlán en partido que se celebró en...
- Anuncio -

Recomendamos

-