Domingo, agosto 7, 2022

Tras primera etapa de restauración vuelve a su uso comunitario el convento de Cuautinchan

-

- Anuncio -

En compañía y gracias al ánimo de la comunidad, la Secretaría de Cultura (SC) federal y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) entregaron la primera etapa de restauración del templo y conjunto franciscano de Cuautinchan, uno de los 621 inmuebles afectados por el sismo de 2017 en Puebla, y de los más de tres mil edificios patrimoniales dañados en varios estados del país.  

En el acto, la titular de la SC federal Alejandra Frausto Guerrero señaló que la emergencia no terminará hasta que se entreguen y se concluyan las intervenciones en todo el país, por lo que dijo en breve se continuará con la segunda etapa de intervención del inmueble, considerado el ejemplo de la arquitectura franciscana del siglo XVI que destaca además por su interior con muros decorados al fresco que destacan por su manufactura indígena –tequitqui- que destaca por uso de pigmentos que tlacuilos usaban en códices, por su obra de arte sacro y su grandioso retablo testero también del siglo XVI, que por estar completo es considerado el más antiguo del continente americano.

Tras más de cinco años de poder acceder a él, luego del sismo ocurrido el 19 de septiembre de 2017, vecinos, entre ellos muchos abuelos y niños, acompañados de funcionarios federales, estatales y municipales accedieron por primera vez al edificio. Ahí, la titular de Cultura a nivel nacional señaló que aunque los trabajos pudieran “no verse”, son éstos los que le dan certeza y seguridad al inmueble para poder abrirse a la comunidad. 

- Anuncio -

“El presidente –Andrés Manuel López Obrador- nos convocó hoy a una reunión y yo me tomé el atrevimiento de decirle que no podía ir porque tenía que venir a Cuautinchan (…) y él que sabe que el pueblo es lo más importante me dijo ´tienes que ir a entregar esta primera etapa´, así que le agradezco su comprensión”, contó a manera de anécdota, acompañada por el director general del INAH, Diego Prieto Hernández.  

Acotó que el sismo lastimó el patrimonio de México, y si bien “no hay mejor restauración que la restauración preventiva”, dijo que de haber existido esta condición en muchos inmuebles no hubieran existido los daños que se contabilizaron en 2017. “Aquí el trabajo ha sido minucioso, muy delicado, y veces es lo que es difícil entender. Por eso yo le he pedido a Diego Prieto y al INAH que tuvieran de cerca a la comunidad, porque estos espacios su valor mayor es que son comunitarios”, destacó. 

Frausto Guerrero dijo que el trabajo continúa no solo con la restauración sino con la labor de cuidado y conservación que pueda hacer la comunidad. “Todo esto requiere de un cuidado especial, se va cuidando pedacito a pedacito con la comunidad. Las manos de esta comunidad construyeron este templo, son quienes tienen que tener las capacidades de reconstruirlo y de mantenerlo (…)”, dijo y reconoció a Cecilia Tapia, “una enamorada de Cuautinchan”, por su labor cultural, social y educativa al frente de la asociación civil Amigos de Cuautinchan. 

- Anuncio -

En ese sentido, el titular del INAH Diego Prieto consideró que la primera etapa de intervención de complejo conventual de Cuautinchan era una celebración de “encuentro y de compromiso”, porque representa la diversidad de instituciones para conservar el patrimonio y sobre todo el ánimo de la comunidad que mostró interés para que se hicieran los trabajos. 

De paso, dijo que la SC de Puebla, encabezada por Sergio Arturo de la Luz Vergara Berdejo ahí presente, apoyaría la segunda etapa de intervención del inmueble histórico. “Tiene que existir el recurso, yo confío que con los oficios de la SC y el compromiso presidencial este recurso llegue y tenemos que continuar la tarea con el apoyo del gobierno del estado de Puebla. La instrucción de la secretaría –Alejandra Frausto- es no detenernos. No nos desesperemos”, expuso Prieto Hernández. 

Durante una entrevista tras el acto de entrega en el que estuvieron autoridades municipales y eclesiásticas dijo que para el proyecto de restauración en Cuautinchan, se erogaron 11.5 millones de pesos a los que se le sumarán cuatro millones de pesos para la intervención de bienes muebles, en una intervención que se estima concluirá a finales de 2023. 

“Aquellos inmuebles que sufrieron un daño mayor son los que más se han tardado en recuperarse. Se llevan entregados más de 2 mil inmuebles, dentro del trabajo del INAH y del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), que sumó al universo de inmuebles atendidos originalmente por el (ya extinto) Fondo Nacional de Desastres, el seguro del INAH, con el PNR y recursos adicionales del presidente de México (Andrés Manuel López Obrador), pues el compromiso es cumplir en esta administración con ningún mueble afectado”, expuso Frausto Guerrero.  

En ese sentido, Manuel Villarruel Vázquez, director del Centro INAH Puebla dijo que en el caso de Puebla y sus 621 inmuebles dañados se han intervenido el 64 por ciento de ellos, por lo que se tiene programada –para lo que resta de 2022 y 2023- otras intervenciones, siendo casos importantes el propio Cuautinchan, el templo de Atzala y el convento de Santo Domingo, en Izúcar de Matamoros, además de Tochimilco, que forma parte de los conventos de la ruta del Volcán, considerados patrimonio por la Unesco. 

En el caso de Cuautinchan, explicó que se consolidó la nave principal, acción que hace posible su uso social, comunitario y religioso. “Se realizaron una serie de estudios, de protecciones y apuntalamientos. Se hizo un proyecto de restauración que no existía y era necesario hacer para entender cuál es la manufactura del edificio, cómo puede vibrar o moverse una estructura así ante un sismo, en qué sentido, en qué coordenadas, y entender cómo se defienden de los sismos”, expuso durante una entrevista.  

Villarruel Vázquez recordó que los daños en el templo fueron clasificados como severos, pero gracias a estos cálculos fueron determinados el proyecto y las prioridades, entre las cuales estaban intervención de muros, torre sur y bóveda, la cual está a más de 18 metros de altura lo que implicó que trabajadores estuvieran en condiciones de atención y seguridad constante.  

Abundó que se lograron consolidar los lienzos de los muros y mediante inyección de grieta se repararon todas las bóvedas, además de que se hizo una protección exterior para evitar ingreso de humedad. “Si bien falta una segunda etapa de obra, con esto podemos lograr que se abra al culto el edificio”.

Por último, señaló que actualmente el Centro INAH Puebla está en una etapa de estudio y análisis que derivarán en una serie de cálculos y proyectos para intervenir. Como ejemplo, está Aztala, en donde el templo dedicado a Santiago se derrumbó causando la muerte a 11 personas, y cuyos estudios podría reconstruirse para finales de este 2022 y los trabajos iniciarse en 2023.

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

Cuatro reflexiones sobre lo ocurrido en Telmex

UN CRÍO DEL NEOLIBERALISMO. Carlos Slim es el magnate con el imperio más grande que haya producido el neoliberalismo en México y en...

Últimas

Insuficiente guardar animales en jaulas para evitar daños al Parque Ecológico por Tecate Comuna, cuestionan activistas

Es insuficiente guardar los animales del Parque Ecológico Revolución Mexicana en jaulas para evitar un daño ambiental grave en el centro recreativo por la...
- Anuncio -

Recomendamos

-