Jueves, julio 25, 2024

Familiares de los 4 ejecutados en Totimehuacan señalan a regidores de estar inmiscuidos en el robo de combustible

Destacamos

Familiares de los cuatro hombres ejecutados el martes en la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán exigieron a las autoridades esclarecer el crimen al asegurar que estos fueron confundidos con huachicoleros al encontrarse cerca de una bodega en donde se almacena combustible robado que es propiedad de una regidora de esa junta auxiliar.

Los deudos achacaron al alcalde capitalino Eduardo Rivera Pérez que no haya esperado el resultado de las investigaciones del caso al señalar un día después del crimen que este se trató de un ajuste de cuentas, pues con ello criminalizó a las víctimas, por lo que le exigieron una disculpa pública.

“Exijo al presidente Eduardo Rivera Pérez que como fue bueno para abrir su boca y manchar su nombre, haga una rueda de prensa y que pida a la Fiscalía que dé los resultados y que limpie sus nombres”, declaró uno de los deudos.

Familiares, amigos y vecinos de los cuatro hombres emitieron un posicionamiento después de que este jueves se llevó a cabo una misa de cuerpo presente antes de que fueran sepultados, en el que con una visible desesperación en el rostro exigieron a la Fiscalía General del Estado (FGE) que el caso no quede impune y que se limpie el nombre de las ahora víctimas.

De igual forma, reclamaron al presidente auxiliar Carlos Guerrero Núñez que “dé la cara” pues aseguraron que en ningún momento se ha acercado con los deudos para apoyarlos económicamente o para garantizar su seguridad.

“Le pido, le exijo a la Fiscalía que se investigue lo que hicieron las personas, aparte que nuestro presidente de San Francisco Totimehuacan de la cara por su pueblo, él está por su pueblo y lo necesitamos ahorita, que nos apoye por la seguridad, no puede ser posible que hasta ahorita no ha dado la cara con nadie de nosotros, y pedimos que él exija a la Fiscalía que aclare por qué hicieron con nuestros familiares”, expresó la madre de uno de los fallecidos.

Fue la madrugada del martes cuando los cuatro sujetos, que fueron identificados como Samuel, Néstor, Octavio y Oscar, quienes tenían 30, 28, 48 y 25 años de edad, respectivamente, se encontraban afuera de una miscelánea denominada “Manolo” ubicada en la colonia Sana Clara La Venta cuando hombres armados se acercaron y los acribillaron.

Los familiares dijeron este jueves que la tienda en donde las víctimas se encontraban, está cerca de una bodega en donde presuntamente se almacena combustible robado y que es propiedad de la regidora Josefina Salas.

Señalaron que en el barrio en cuestión es un secreto a voces que en ese sitio se almacena huachicol, por lo que pidieron a las autoridades investigar el caso y esclarecerlo. “Ahí empezó el problema”, acotaron.

En ese sentido, refirieron que sus familiares se encontraron en una hora y en un lugar equivocados, pues fueron confundidos con huachicoleros cuando en realidad se dedicaban a trabajar de forma honesta, en albañilería, jardinería así como al comercio.

Abundaron que los ejecutados también se dedicaban a la organización de bailes para obtener un sustento, por lo que habían sido elegidos como parte del comité de la fiesta patronal y el día en el que ocurrió el crimen, tenían una junta para acordar pormenores.

Tales aseveraciones, dijeron, puede ser consultada con cualquier persona del barrio o incluso con los mayordomos, pues indicaron que saben que son personas que trabajan y que van al día. “¿Ustedes creen que si se dedicaran al huachicol, andarían trabajando diario?”, cuestionó una de los familiares.

Es importante recordar que recientemente el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta declaró en su conferencia de prensa que los ejecutados no tenían antecedentes penales.

Ultimas

- Anuncios -
- Anuncios -