Jueves, mayo 23, 2024

Reflexiones para desmantelar la violencia contra las mujeres

Destacamos

La violencia de género contra las mujeres es una problemática que lastima a comunidades enteras. La forma en que se reproducen las opresiones intrínsecas del sistema capitalista heteropatriarcal y que permean y se filtran en todos los ámbitos sociales, construyen una narrativa e incluso una pedagogía de la violencia que permite la producción y reproducción de las mismas. La violencia como pedagogía, construye una serie de técnicas, prácticas y narrativas que refuerzan la violencia física, sexual, psicológica, emocional, económica, patrimonial, política, etc. y elabora una serie de mecanismos para legitimar y enseñar el control de los cuerpos de las mujeres y los cuerpos feminizados, creando normas sobre lo que se espera o no de las mujeres. La violencia como control, castigo, y forma de disciplinamiento constituye una visión de lo que se espera de los cuerpos femeninos y feminizados en su forma de ser y estar en el mundo. La pedagogía de la violencia es recurso de guerra, se mantiene y perpetúa a través de la historia.

Resulta urgente no solamente identificar la violencia para desnaturalizarla, sino pensar las estrategias para desnormalizarla y desmantelar la violencia contra las mujeres.

La violencia de género es una epidemia a escala global. Es una problemática silenciada, sistémica y estructural que requiere de esfuerzos cotidianos y colaborativos para su prevención y erradicación. Los marcos legales para la equidad y para la igualdad sustantiva son importantes pero insuficientes, así como los específicos para la prevención y erradicación de la violencia de género contra las mujeres.

Desmantelar toda forma de violencia requiere de una reflexión profunda para identificar aquellos elementos materiales y simbólicos que permiten los procesos de producción y reproducción de la misma. El primer paso, es reconocer y garantizar que todas las personas que se identifican como mujeres, y las niñas y los niños, tenemos derecho a una vida libre de violencia. Esto conlleva además, estrategias para identificar la forma en que de forma objetiva material la violencia se ha perpetuado y los elementos estructurales que la legitiman: prácticas culturales, división sexual del trabajo, empobrecimiento de pueblos y comunidades afectando de forma diferenciada y más profunda a las mujeres, impacto de la crisis climática sobre la vida de las mujeres, las niñas y los niños, entre otros elementos concretos que se manifiestan a escala global, pero que toman diferentes formas en los ámbitos locales.

Asimismo, resulta imperante desmontar los discursos y elementos simbólicos que refuerzan estereotipos y violencias contra las mujeres. Las canciones y refranes sexistas con contenidos altamente violentos, la producción videográfica, los narco–corridos, la exaltación de las formas de discriminación, etc., que se convierten en apologías de la violencia de género en particular y de la violencia en general.

Es urgente integrar una mirada interseccional en las políticas públicas, que permitan desmontar las barreras, discriminaciones y violencias que viven las mujeres, partiendo de marcos por los derechos humanos, la interculturalidad, la cultura del buen trato, la justicia y equidad.

Ultimas

Por posible contaminación denuncian muerte masiva de peces en la laguna de San Bernardino en Vicente Guerrero

Pobladores del municipio de Nicolás Bravo, en la Sierra Negra de Puebla, denuncian en redes sociales la muerte masiva...
- Anuncios -
- Anuncios -