Rebelión de panistas en San Andrés Cholula, para evitar imposición de Fraile como candidato

Es Imagen

Uno de los proyectos que ha impulsado la presidente estatal del PAN, Genoveva Huerta Villegas, es que Francisco Fraile García logre la postulación de candidato a alcalde de San Andrés Cholula. Eso ha llevado al llamado “pastor” a desplegar un importante activismo en ese territorio conurbado a la capital; sin embargo, esa intención no ha caído en el agrado del grueso de la militancia panista, que se prepara para hacer una exhibición de fuerza –la próxima semana– para decirle a la dirigencia del albiazul que no quiere un abanderado ajeno al municipio y, sobre todo, se demanda que el aspirante no sea producto de una imposición.

Bajo la idea de que “el candidato sea cualquiera de nosotros, menos uno de fuera”, los principales líderes del panismo tradicional de San Andrés Cholula han recabado las firmas de los militantes del partido para suscribir un documento mediante el cual le advertirán a la dirigencia que no aceptarán un abanderado que no sea avalado por las bases del PAN.

Genoveva Huerta logró desde hace algunas semanas que Francisco Fraile, con el apoyo de destacados morenovallistas, se interesara en tantear el municipio de San Andrés Cholula para medir las posibilidades de ser candidato a edil. Como parte de ese propósito, el exdirigente panista y exsenador, a quien muchos llaman “el pastor del PAN”, ha intentado sin mucha suerte entrevistarse con los líderes de las bases albiazules para convencerlos de sumarse a su proyecto.


La intención de Huerta Villegas respecto a las aspiraciones de Fraile tiene dos propósitos:

Por un lado, quiere recuperar una los bastiones del PAN que se perdieron en la elección de 2018. San Andrés Cholula llevaba más de dos décadas continuas de ser gobernada por el albiazul hasta que hace un par de años la ola lopezobradorista le quitó al Partido Acción Nacional una de las plazas con la militancia más vigorosa y con mucha identidad regional. Sin contar es que es uno de los territorios del país con la mayor plusvalía inmobiliaria.

Y por otro lado, la presidente del PAN ha contemplado el escenario que si ella tiene que dejar la dirigencia del partido antes de los comicios de 2021, no está dispuesta a que la presidencia del blanquiazul se quede en manos de Francisco Fraile García, quien subiría ese cargo por prelación, toda vez que es el actual secretario general de dicha fuerza política.

Huerta sabe que, si Fraile accediera a la presidencia panista, el Comité Directivo Estatal del PAN sería recuperado por el “panismo tradicional” y se le quitaría uno de los últimos reductos de poder que le quedó al morenovallismo.

Por eso, la salida que ha buscado para Fraile es que se vaya de candidato a un lugar clave para los intereses del partido de la derecha, que es San Andrés Cholula.

A la par de que ha aparecido la figura de “el pastor” en territorio sanandraseño, también ha incursionado Blanca Jiménez, una exdiputada federal morenovallista, que también busca la candidatura a edil.

En esa aparición de ambos personajes, los seguidores de Fraile han difundido la idea de que será el candidato porque ya así la decidió la dirigencia estatal del PAN.

Y por su parte, Blanca Jiménez les ha dicho a propios y extraños que Marko Cortés, el presidente nacional del PAN, ye decidió que ella será la abanderada.

Ambas afirmaciones son mentira, pues no hay ninguna definición de candidaturas.

Lejos de ganar simpatías, aliados o un impacto positivo, esos dichos a favor de Fraile y Jiménez ha despertado un fuerte malestar entre los líderes y militantes del PAN, que ya venían de ser agraviados porque el extinto exgobernador Rafael Moreno Valle Rosas era también dado a ignorar a las bases albiazules de San Andrés Cholula.

Si algo caracteriza a San Andrés Cholula es que la mayor parte de los militantes del PAN son miembros de familias tradicionales que simpatizan con esta fuerza política desde hace más de dos décadas. Eso ha creado un ambiente de identidad propia, de no aceptar la intromisión de agentes externos al municipio y de reclamar las posiciones del partido para quienes siempre han vivido y han hecho política en esa demarcación.

Por esas características, las figuras de Fraile y Jiménez no han podido penetrar en el agrado, la afinidad, de los panistas sanandreseños.

Algunos líderes del PAN abierta y públicamente ya han difundido mensajes en los cuales llaman a que el partido recupere su tradición democrática e identidad política, y en ese sentido demandan que la militancia elija al candidato a presidente municipal. Pero sobre todo, exigen que se frene la actitud de “algunos actores” que mienten al decir que las dirigencias estatal y federal del albiazul ya los designaron como abanderados.

Queda claro que esos mensajes están dirigidos fundamentalmente contra Francisco Fraile y Blanca Jiménez.

Se espera que la próxima semana por lo menos 50 por ciento de los militantes firme el documento que exige que el candidato salga de entre los líderes del PAN regional.

Y desde ahora le dan la espalda a Jiménez y a Fraile.

O por lo menos, eso parece.