Rebasados el gobierno y el Ejército en Puebla por huachicoleros: regidor

El regidor del ayuntamiento de Cuautlancingo, Rafael Ramírez Hernández, señaló que la ola de violencia vinculada al robo de combustible a Petróleos Mexicanos (Pemex) en el estado no solo ha rebasado al gobierno morenovallista, sino incluso al Ejército Mexicano en Puebla.

Por tal razón pidió la creación de una comisión metropolitana de seguridad que resguarde la zona conurbada a la capital, y que trabaje coordinadamente con los grupos de vecinos vigilantes.

En rueda de prensa, aseguró que el robo de combustible a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) no se registra en el municipio de Cuautlancingo; sin embargo, reconoció que la fuga de combustible derivado de una toma clandestina en la zona del Parque Industrial Finsa, se presentó en los límites territoriales con la localidad de Coronango.


En ese sentido, acusó que las bandas de huachicoleros –oficio como se les conoce a las personas que roban hidrocarburo– operan en los municipios de Coronango y Tlaltenango, mientras que la inseguridad en la zona se debe a la cercanía con el estado de Tlaxcala.

A su juicio, descartó que Cuautlancingo sea un “foco rojo” de la delincuencia organizada, pues dijo que se trató de un “caso aislado” el levantón de 20 personas y la ejecución de dos más durante una pelea de gallos clandestina.

Incluso, aclaró que utilizaron el municipio. “No era gente de la localidad, era gente ajena. No cuidaron la seguridad en el acto y se salió de control”.

En tanto, el regidor refirió que el problema de la derrame de diésel, ocurrida la semana pasada, fue asumido por el gobierno del estado y personal de Seguridad Física de Pemex, que lograron sellar la toma clandestina después de 12 horas de la fuga. (http://www. lajornadadeoriente.com.mx/2016/07/18/evacuacionmasivaprovocadatomaclandestinaductopemex/).

Rafael Ramírez insistió que en el territorio de Cuautlancingo no se ha reportado ninguna contingencia por fuga de gasolina.

Expuso que en gran medida el robo de combustible se efectúa en franjas territoriales en disputa, como sucede entre Cuautlancingo y Coronango, porque se facilita el ilícito al no haber una certeza jurídica en cuanto a la responsabilidad de cada autoridad.

La autoridad reconoció que a pesar de esta situación el municipio de Cuautlancingo tampoco cuenta con un Atlas de Riesgo, más que de la junta auxiliar de San Lorenzo Almecatla, porque en esta localidad están asentadas por lo menos 250 fábricas y proveedoras de la planta armadora de automóviles Volkswagen.

A propósito informó que el municipio ya trabaja en la conformación de su Atlas de Riesgo, aunado –reconoció– que el ayuntamiento tiene que trabajar en la infraestructura de Protección Civil y Bomberos, en lo que tienen muchas deficiencias.

Por el problema de los ductos de Pemex y por la cantidad de empresas que tenemos, el municipio recurre continuamente a pedir auxilio a los ayuntamientos de San Andrés Cholula o Puebla, en caso de contingencia, admitió.

En el mismo tema, Ramírez Hernández descartó que haya complicidad de autoridades policiacas del municipio de Cuautlancingo, con los huachicoleros, pues señaló que son conocidos, están vigilados y conocen de su comportamiento.

El regidor de Cuautlancingo expuso que en la región limítrofe con Coronango, hay cuatro fraccionamientos que se construyeron de manera irregular sobre ductos de Pemex, por lo tanto advirtió a la ciudadanía que no compre casas en la zona, pues las inmobiliarias no les devolverán sus inversiones.

Además, recalcó que la mayoría de las licencias de construcción no se dieron en la actual gestión a cargo del panista Félix Casiano Tlahque.

Derivado de esa serie de conflictos, concluyó la necesidad de solucionar el problema de linderos con los municipios vecinos, con el apoyo de las autoridades estatales.