Rebasada la JLCA en su regreso a labores, solo recibieron 30% de las demandas laborales

Es Imagen/ Daniel Casas

Ante la gran cantidad de demandas y la poca capacidad de respuesta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, la cual reabrió el 5 de octubre, el Colegio de Abogados por el Verdadero Estado de Derecho exige a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) de Puebla suspender los plazos para proceder contra los empleadores.

En conferencia de prensa realizada afuera de las instalaciones de ese órgano, Jorge Sosa Pérez, presidente de la agrupación, indicó que esto debe aplicar cuando menos para los abogados que antier estuvieron en tiempo y forma, pero que no pudieron completar sus trámites.

“Estuvimos formados ayer (lunes) de 9 a 2, cerraron puertas y ya no se pudieron presentar las demandas y escritos de término, (pedimos que se) pueda ingresar esas demandas y escritos sin consecuencias de los términos fatales porque eso implicaría que estemos dentro del juicio, de lo contrario estaríamos perdiendo los juicios laborales y todo en detrimento de la clase trabajadora”, indicó


En ese sentido, la abogada laboralista Claudia Araceli Cortina Rincón indicó que el primer día de reanudación de actividades eran alrededor de 100 defensores los que esperaban presentar las demandas, pero solo pasaron alrededor de 30 personas.

Además cada despacho lleva entre 90 y 100 demandas, pero en la JLCA solo les están recibiendo 20 a cada uno, por lo que tiene que recurrir a familiares o a su personal para que también se forme.

Advirtió que la impartición de justicia para los despedidos durante la pandemia podría no llegar, ya que también hay un rezago histórico de 35 mil expedientes.

“Para nosotros, que no nos pongan el sello del día de hoy, para los trabajadores es una pena y una tristeza decirles: sabes qué, ya se perdió tu asunto porque no entró en término… Muchos que pudieron haber recibido un pago antes de que una empresa quebrara, no le pagaron”.

Ambos acusaron que esta situación se origina porque la cantidad de trabajadores en la institución es insuficiente y porque el presidente de la Junta, Mario Arturo Daza Buendía, no tomó las previsiones suficientes para el regreso.

Sosa Pérez indicó que ante el caos que impera, se debería evaluar si es pertinente mantenerlo en su puesto, ya que hasta donde tienen conocimiento, el lunes no estuvo despachando.

También refirió que desde el año pasado se acercaron con Abelardo Cuéllar Delegado, secretario del Trabajo, con quién se tomaron acuerdos para mejorar la atención en la Junta, pero estos no se han  cumplido.

Asimismo, comentó que en 2019 el gobernador Luis Miguel Barbosa autorizó la contratación de personal, por lo que se abrieron 50 vacantes en este año, las cuales no se encuentran cubiertas; incluso el mandatario había anunciado que se  asignarían dos automóviles para que los actuarios pudieran hacer emplazamientos y notificaciones.