Sábado, junio 15, 2024

Reaperturas y cierres: estampas y reflexiones

Probablemente ninguna plaza de toros del mundo ha vivido tantas inauguraciones o reinauguraciones como la Monumental de México. Desde la legendaria del 5 de febrero de 1946 (El Soldado, Manolete y Luis Procuna con toros de San Mateo) hasta ésta del domingo 28 de enero de 2024, que no es la segunda sino la tercera. Porque ya hubo otra, el 29 de mayo del 89 (Manolo Martínez, David Silveti y Miguel Espinosa con ganado, mire qué casualidad, de Tequisquiapan), que ponía fin a 14 meses sin toros.

Las postizas, o sea las dos posteriores a la de 1946, llegaron como consecuencia de cierres abruptos y engorrosas negociaciones para que se pudieran reabrir las puertas del coso de Insurgentes, como se le conoció por décadas, antes de que cayésemos en la cuenta de que la colonia donde está enclavado responde al conmovedor apelativo de Nochebuena.

Empresarios. Hace poco recibí atenta misiva de un cronista amigo, sevillano por más señas, donde despotricaba contra las impunes arbitrariedades de los empresarios de su Real Maestranza de Caballería, regentada desde hace casi un siglo por los descendientes del mítico Eduardo Pagés. Pero, como ejemplo de suerte adversa y gestiones nefastas, la Plaza México difícilmente tendrá rival.

Para empezar, el hombre que la construyó, el magnate yucateco-libanés Neguib Simón, imaginándola corazón y eje de su proyectada y nunca consumada ciudad de los deportes, perdió en ese empeño toda su fortuna, acosado y estafado por políticos y vivales de todos los calibres. La México pasaría después por varias manos hasta caer en las del “doctor” Alfonso Gaona, considerado por la opinión como el más atinado de sus administradores, particularmente en el primero de sus dos períodos al frente de la Monumental (el de 1948-64, pues el de 1977-88 terminó mal); bajo su férula, la tauromaquia mantuvo vivo su elevado poder de convocatoria y conoció etapas de legítimo esplendor tanto en otoño-invierno (temporadas grandes) como en el verano (temporadas chicas o d enovilladas); no dejó Gaona de tener pleitos y contratiempos –con la Unión de subalternos, con la propiedad del coso e incluso, de últimas, con el gobierno capitalino–, ni acusaciones y fama de abusos de poder, promesas incumplidas, listas negras, adeudos jamás cubiertos y caprichosas filias y fobias. Pero así y todo, fue quien mejor manejó la Plaza México.

Francamente, ya lo hubiéramos querido al frente de la misma cuando el sillón de la empresa fue ocupado lo mismo por un despistado y autoritario manager beisbolero de origen cubano que por personeros de Televisa o por la dupla Alemán-Herrerías, cuya gestión logró la difícil hazaña de vaciar unos tendidos habitualmente muy bien surtidos y poblados.

Gran entrada, penosa salida. Si la emoción colectiva había provocado una catarsis inusitada desde los prolegómenos de la corrida del 28 de enero –el retorno a calles y rostros añorados, la larga espera antes de que por fin sonara el clarín llamando a partir plaza, el alarido multitudinario que sacudió como nunca el alma a quienes corearon el inicio del paseíllo, los nervios previos a la salida del primero de la tarde… lo que vino después fue un infame desfile de mansas y tullidas moles que el ganadero debió guardarse de anunciar bajo el histórico nombre de Tequisquiapan. Porque Tequisquiapan, derivación de lo de Carlos Cuevas al cuidado de don Fernando de la Mora Madaleno, criaba toros de verdad, de casta brava, con hechuras y peso idóneos y dotados de agresivas cornamentas. No como esos pobres animales inflados y tirando a cornicortos que estropearon por completo la reapertura. Se coló por ahí un boyancón con malas ideas y, ya lo ven, el figurón del cartel no lo quiso ni ver; él, Roca Rey, andaba por aquí entrenándose para la dura campaña europea que le espera y no parece haberle dado mayor importancia a que el tal “Mar de nubes“ se le fuera vivo. Un toro vivo en la Plaza México era un baldón para la carrera de cualquier matador –figura o no—hace cuatro o cinco décadas, pero bajo el caos actual no pasa de tropezón más o menos leve, sin consecuencias que lamentar.

La elección misma de esa ganadería y de semejante encierro para la reapertura del coso mayor del mundo también sirve para confirmar que han sido los toreros y sus apoderados –ay, Pepe Chafick— los principales responsables del proceso nefasto que desembocó en el post toro de lidia mexicano. Pero los ganaderos de inocentes no tienen nada.

Los animalistas tienen razуn. La tuvieron en la que suponíamos más descabellada de sus fantasías, la retorcida suposición de que ir a los toros perturba la mente e impulsa a la violencia contra todo ser vivo, empezando por nuestros semejantes. Ahora lo sabemos cierto. Efectivamente, son las corridas de toros la causa de que ciertos energúmenos, armados de irrefrenable iracundia, la emprendieran a martillazos contra los muros de la Plaza México. Y de que las huestes que los acompañaban se deshicieran en insultos y provocaciones contra las familias que acudían al rescate de su plaza grande y de esa celebración tradicional –fiesta, rito, espectáculo, arte–  que sus queridas graderías y su mágico redondel han cobijado desde hace 78 años.

Que nadie lo dude: la tauromaquia sí posee el extraño poder de suscitar en los humanos reacciones de inaudita violencia. La prueba, presentada y representada por destacados miembros de la furibunda grey taurofóbica, es irrefutable.

Plaza llena. La última vez que vi llena la Plaza México, y quizá no tanto como el domingo, fue en el corrida pro damnificados de los sismos de septiembre de 2017. Esta vez no llegó a agotarse el boletaje, lo que sí sucedió poco antes, el 31 de enero de 2016, con la presentación de José Tomás, que por cierto anduvo mal ese día. Un hecho común a ambos casos es que el gobierno de la ciudad no movió un dedo en apoyo de la fiesta brava, como sí lo ha hecho, aportando dinero público y facilidades múltiples a los organizadores de la carrera anual de Fórmula 1 y a los encuentros que el futbol americano profesional suele traer a este país de conquista.

Y ya que mencioné aquel festejo para recaudar fondos en alivio de las penurias de quienes todo lo perdieron en los sismos, conviene recordar que la tauromaquia ha sido siempre generosa en corridas benéficas, lo que difícilmente ocurre con otros espectáculos. Una excepción sería el ya lejano concierto para Bangladesh organizado por el exbeatle George Harrison, que reunió a estrellas del rock de tiempos menos mezquinos que éstos en que para ver a un o una cantante sin mayores méritos artísticos hay que desembolsar varios miles de pesos, traducibles a millones que ya quisiéramos para resucitar a las novilladas, concepto en desuso desde que Rafael Herrerías decretó su inexistencia.

Televisiуn. Si en algún tiempo tuvo la fiesta brava aceptación y popularidad masivas –no hablo de la llamada época de oro sino de un pasado menos lejano– fue cuando los toros se transmitían por televisión abierta todos los domingos del año (1950-1969). Y en las numerosas veces que se programó temporada grande en las dos plazas que tenía a su disposición el público capitalino –la México y El Toreo–, si los carteles de ambas encerraban suficiente atractivo podía ocurrir que ambos cosos se llenaran, sin menoscabo de que la televisión abierta transmitiera en directo ambas corridas. Todo eso se acabó por culpa de un desafortunado pleito interno que enfrentó a dos grupos antagónicos, el que dominaba la fiesta en la capital y el encabezado por un empresario de provincia, Leodegario Hernández, en alianza con Manolo Martínez. Televisa buscó la manera de cubrir la grave pérdida de teleaudiencia con programas como Siempre en domingo y deportes como el futbol americano. Tardó unos años en lograrlo, pero al fin lo consiguió.

Si los actuales dueños del tinglado tuvieran algo de memoria y cien gramos de inventiva ya estarían gestionando el regreso de la televisión abierta a los toros. Imagine el lector si la pasión deportiva que se ha apoderado de la gente hubiera sido posible sin las transmisiones que la acosan a todas horas, promoviendo hasta lo más disparatado y mediocre del deporte nacional y mundial. Los taurófilos, en cambio, tenemos que refugiarnos en canales de paga, a los que solamente accede el ya aficionado, lo cual cancela cualquier posibilidad de enganchar público nuevo.

Sobre el cierre fallido. Fue jaque, pero no jaque mate, la noticia del miércoles 31 de enero acerca de una nueva suspensión de toda actividad taurina en la capital, en insólita aceptación de un nuevo amparo de la mafia o falange taurofóbica por parte de una jueza de Distrito llamada María de Jesús Zúñiga.

Dicho amparo fue promovido por una asociación hechiza autodenominada “Todas y Todos por Amor a los Toros”, nombre que mejora aquel, no menos absurdo, de “Justicia Justa”, anteriormente utilizado por los grupos taurofóbicos, evidentemente minoritarios pero muy bien untados, aceitados y aleccionados. Pero lo mismo que ya les había facilitado anteriormente otro juececito a modo, el tal Hass Herrera, tenía esta vez una pata coja, la del soberano desprecio que la jueza de marras estaba haciendo del dictamen de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al considerar legal y lícitas las corridas de toros en el país. En esa certeza se apoyó el XIII Tribunal Colegiado para enmendarle la plana y de paso exhibir la incompetencia –o complicidad—de María de Jesús Zúñiga.

Pero no cantemos victoria. La falange taurofóbica redoblará su asfixiante activismo contra la tauromaquia tanto por la vía jurídica como en nuevos intentos por tomar la plaza, esto es, obstaculizar organizada y violentamente al celebración de los festejos taurinos, intento que vieron frustrado el día de la reapertura porque nunca contaron con una respuesta del público taurino tan apabullante en torno a la Plaza México, llena a toda su capacidad desde mucho antes del inicio del festejo, que si acaso consiguieron retrasar.

Pero volverán a intentarlo, y si queremos salvar nuestras corridas, el único recurso serían asistencias tan multitudinarias como la del 28 de enero. Para lo cual es necesaria la conjunción de factores no sólo emocionales –como el de la reapertura—sino taurina y empresarialmente irrefutables. Es decir, carteles de gran atractivo –toros y toreros capaces de promover llenos–, publicidad adecuada e imaginativa, y precios al alcance de todas las clases sociales, pues el esplendor de la tauromaquia descansó, entre otras cosas, en su alcance popular, y su enorme penetración pública fue siempre democrática y nunca elitista.

¿Estamos pidiendo un imposible?… El tiempo lo dirá.    

Sobre este tema, recojo unas líneas donde José Carlos Arévalo, desde Madrid, sintetiza la magistralmente la ignorante arrogancia que hay detrás de esta persecución sin tregua, cuyo instrumento de ocasión es la jueza Zúñiga; lo publicó, el pasado 1 de febrero, el portal altoromexico bajo el título “La jueza que no sabe”, y entre otras cosas dice lo siguiente:

“(…) Tampoco sabe que la demografía del rancho en que (el toro bravo) habita es de 1.6 cabezas de ganado por hectárea, ni que el número de reses sacrificadas en el ruedo es el 6.7 de la carga ganadera de cada divisa. Ni que la lidia del toro es el único arte escénico protagonizado por el hombre y el animal. Ni que el aficionado no va a la plaza a divertirse con su sacrificio sino a valorar cómo la violencia de su embestida se convierte a la cadencia del arte. Ni que la gloriosa historia del toreo mexicano, con una nómina de artistas geniales a la que su decisión insulta, sufre ahora el menosprecio de su manifiesta incultura.

Y como no sabe nada de nada, la jueza también ignorará que hace exactamente 100 años, los gringos, que entonces gobernaban en Cuba, cerraron la Plaza de Toros de La Habana, en aquel tiempo la más grande del mundo. Bonita conmemoración la del presunto cierre de la que hoy es la plaza más grande del mundo.”

Temas

Más noticias

Danny Ortiz hace historia con Pericos en triunfo sobre León

Danny Ortiz disparó par de cuadrangulares, para llegar a 127 bambinazos en la historia de los Pericos de Puebla y de esta forma desplazó...

Alemania golea a Escocia en el debut de la Euro 2024

La UEFA EURO 2024 ya está aquí, y la selección alemana se impuso por 5-1 a Escocia en el primer encuentro del torneo, disputado...

Últimas

Últimas

Relacionadas

UAP Alfabetizando 2024: Las Letras a la Sierra

Esta mañana, 80 estudiantes de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), con maletas en mano, salieron de casa con un noble objetivo: enseñar a...

Presidente afirma que reforma arrebatará al crimen organizado el control del Poder Judicial

Ciudad de México. La intención de la reforma al Poder Judicial es quitarle a la delincuencia organizada y a la de cuello blanco el...

Después de seis horas de bloqueo, manifestantes reabren la Puebla-Orizaba

Tras un bloqueo de más de seis horas, pobladores de Palmar de Bravo reabrieron la circulación sobre la autopista Puebla-Orizaba, la cual  cerraron desde...

Más noticias

Danny Ortiz hace historia con Pericos en triunfo sobre León

Danny Ortiz disparó par de cuadrangulares, para llegar a 127 bambinazos en la historia de los Pericos de Puebla y de esta forma desplazó...

Alemania golea a Escocia en el debut de la Euro 2024

La UEFA EURO 2024 ya está aquí, y la selección alemana se impuso por 5-1 a Escocia en el primer encuentro del torneo, disputado...

Indaga la FGE el homicidio de uno de los presuntos plagiarios de la maestra de Huejotzingo

La Fiscalía General del Estado (FGE) investiga si uno de los implicados en la privación de la libertad de una maestra de Huejotzingo fue...