Martes, agosto 9, 2022

¿Quién resuelve los problemas de los pueblos?

-

- Anuncio -

La creciente desigualdad aparece en los informes anuales de la OXFAM, los estudios de Piketty y de la CEPAL y se confunde con las declaraciones de los organismos de la clase capitalista mundial (El Foro de Davos, FMI y Banco Mundial, OCDE, ONU OMS) que proclaman que la falta de reparto de ingresos y de los patrimonios genera protestas estallidos y rebeliones y un pesimismo en las clases trabajadoras del mundo ante los estados, los partidos y las empresas.

El capitalismo y sus publicistas proponen ablandar su estrategia neoliberal, ajustando las deudas de los países, alzando las tasas de interés e imponiendo austeridad a los gastos. Mientras tanto intensifica el armamentismo y la guerra consume los escasos energéticos y los alimentos que el mundo necesita. Sigue la ofensiva digital para eliminar costos de fuerza de trabajo en más sectores productivos y de servicios, así como para el control policiaco militar de las sociedades y sus formas de gobierno

Esta medicina recetada ha demostrado su incapacidad para reponer el ciclo ascendente del capital a corto plazo, y en cambio agrava la inflación y el estancamiento de la economía mundial. La clase dominante chantajea o pacta con sus gobiernos, incluso los que se autonombran “progresistas”, y hasta post neoliberales para que las oligarquías vuelvan a invertir en los espacios donde los estados ofrecen gran infraestructura.

- Anuncio -

Las reformas laborales que fragmentan a la clase trabajadora, el saqueo de las pensiones y los megaproyectos para crear zonas de acumulación intensiva, profundizan el despojo de bienes comunes, la depredación y las formas redobladas de explotación de la fuerza de trabajo,

Gobiernos que decían haber superado el neoliberalismo hacen discursos atropellados y culpan a la corrupción de funcionarios, lo que sólo es la corrupción total que representa el afán de ganancias del capital financiero y los monopolios.

Las propuestas ambientalistas son recicladas por empresas del fascismo y el progresismo verde: lo sustentable, las energías limpias y otras fórmulas se acomodan a dominar el mercado ambientalista y a controlar el agua y el subsuelo. Se oculta la conducta depredadora y negacionista de todas las potencias imperialistas y los estados al servicio del gran capital. Lo mismo pasa con las propuestas del vaticano y sus organismos financiadores de la mediatización de conflictos,

- Anuncio -

Todos proponen vías de gobernanza de las protestas y hacer repartos asistencialistas que no atenten la lógica del capital, solo que  suavicen sus efectos. Ninguna de esas fuerzas quiere confrontar al capital y todas se suman a la formación de un estado policial mundial para controlar y criminalizar los movimientos sociales.

En muchos países y en algunas regiones de México, crecen numerosos y cada vez más frecuentes, pero desarticulados movimientos de pueblos originarios, de los feminismos, de las bases trabajadoras contra sus burocracias. Qué hacer desde la educación la cultura, la salud y la seguridad social y la defensa de territorios y la lucha por la vida ante la crisis que amenazan con un colapso general, más allá de los que ocurren entre los pueblos pobres y los excluidos.

Muy pocos esfuerzos se disponen a deliberar en asambleas locales, comunitarias, de colectivos y redes para la construcción de alternativas estratégicas: organizar los elementos revolucionarios que tejan política social y culturalmente a las y los sujetos en lucha en contra y más allá del capital, del racismo, el patriarcado y la militarización y discriminación que desafían en este periodo.

La necesidad de un pensamiento crítico y propio, descolonizado, desde las raíces de los pueblos trabajadores y la compartición de métodos para des-mercantilizar la vida cotidiana; integración otras formas productivas y de consumo, construcción de soberanías alimentaria, energética, financiera y democráticas donde las comunidades barriales y rurales decidan qué y cómo comer, cómo cuidarse, cómo sanar, cómo gobernarse.

Orientar la lucha de clases y todas las demás contra la opresión para cambiar las relaciones sociales de producción y de poder es el desafío.

En México como en el continente, esa lucha pasa por  recuperar la iniciativa política y social perdidas, defendiendo territorio, el agua y la tierra, creando redes de salud, educación y cultura populares gestionadas por las comunidades.

Necesitamos de inmediato señalar y no dejar impunes a los criminales de la narco oligarquía que dentro y fuera de las instituciones fortalecen la hegemonía del imperio gringo sobre la vida de los pueblos asesinando, desapareciendo, desplazando y despojando de bienes comunes  y de derechos a la población que para vivir dignamente trabaja.

Solo deliberando sobre cómo resolver los problemas del pueblo generamos movimientos de digna-acción contra todas las violencias.

SIN VERDAD COMPLETA NO HAY PAZ

Por Equipo Digital ELN

Comando Central (COCE)

Los procesos de Solución Política deben ir más allá del silenciamiento de los fusiles o ‘Paz Negativa’, para transformar las causas que originan el conflicto -‘Paz Positiva’-, garantizando los derechos plenos de las víctimas centrándose en la verdad total, la justicia, la reparación y la no repetición.

Diferentes organizaciones sociales y de Derechos Humanos (DDHH) consideran que la justicia transicional y en especial la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), son un mecanismo apropiado para conocer la verdad sobre el conflicto y reparar a las víctimas, sin embargo el funcionamiento y las modificaciones que le han hecho a esta Jurisdicción deja en evidencia que es dura solo con la parte insurgente, mientras los agentes estatales utilizan este mecanismo como lavadora de penas y evasión de la justicia.

En el Macrocaso 03 sobre ‘Falsos Positivos’ que adelanta la JEP un grupo de militares admitieron su participación directa en estos asesinatos, pero no ahondaron en quiénes daban las ordenes: “maquinamos un teatro para mostrar un supuesto combate, por la presión que había de los altos mandos, yo ejecuté a familiares de los que están acá, asesinándolos cruelmente y poniéndoles un arma para decir que eran guerrilleros (…)”.

Aunque los testimonios son valiosos en cuanto determinación de algunos detalles, varios juristas, Defensores de DDHH y las mismas víctimas sostienen que, los comparecientes no están aportando al conocimiento individual de los hechos de las víctimas, tampoco están aportando para entender quiénes originaron la política institucional y cómo transmitieron las órdenes desde el puesto más alto de la jerarquía hasta el punto más bajo.

Es más que obvio que la responsabilidad en estos Crímenes de Lesa Humanidad reposa sobre la Doctrina Militar, el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas -Presidente-, el Ministro de Defensa y los Comandantes de las Fuerzas Militares; sin embargo, estos siguen cubiertos por un manto de impunidad, y la Doctrina sigue vigente y en completa aplicación, muestra de ello es el reciente Falso Positivo de Alto Remanso, Putumayo.

Desde la perspectiva más integral de las víctimas y de una sociedad que exige el fin del Conflicto Armado removiendo sus causas, tal como se está aplicando la JEP, ésta dejó de ser un mecanismo para esclarecer la verdad plena, convirtiéndose en una lavadora de penas y culpas, que bajo el sofisma de la verdad deja en libertad a los victimarios y revictimiza al pueblo.

Gabriel Boric vuelve a militarizar región del pueblo mapuche

Dominique Galeano Fuentes: Página/12

Las fuerzas armadas de Chile volvieron a patrullar el sur del país luego de que el gobierno de Gabriel Boric decretó el estado de excepción en dos provincias de la región del Biobío y en toda la región de La Araucanía. La secretaria de Estado, Izkia Siches, defendió la medida y aseguró que el gobierno mantiene su agenda a largo plazo donde se prevé la restitución de tierras a pueblos indígenas, así como el combate a la delincuencia y el narcotráfico en zonas donde la administración dio cuenta de un incremento de la violencia.

Militarización del sur chileno

El Estado de xcepción entró en vigor este miércoles en la macrozona sur de Chile. Según el decreto firmado dos días antes, el gobierno asegura que hubo un aumento en los actos violentos en rutas “cortes extendidos de las carreteras que ponen en riesgo el libre tránsito, que alteran el orden público y obstaculizan las cadenas de suministro, aumentando el costo de la vida en las zonas más rezagadas”.

La medida tiene vigencia durante 15 días y luego Boric podrá prorrogarla por un periodo similar sin necesidad de consultar al congreso chileno. Antes de tomar la decisión, el mandatario había intentado la aprobación de un Estado de emergencia intermedio para desplegar militar sólo en algunos lugares, aunque finalmente optó por extender las medidas a las provincias de Biobío y Arauco en la región del Biobío, y en toda la región de La Araucanía.

Las fuerzas armadas de Chile podrán apoyar a la policía en controles vehiculares en las vías interrumpidas por las protestas de mapuches que exigen la restitución de tierras en el sur del país y donde denuncian que se abrieron rutas y operan ahora varias empresas forestales.

Según el portal de noticias El Mostrador, Boric designó a dos jefes de Defensa Nacional; el contralmirante de la Armada Jorge Parga para las provincias de Biobío y Arauco, y al general de brigada del Ejército Edward Slater para la región de La Araucanía.

«No es un deja vu de Piñera»

La aplicación del Estado de emergencia en esas regiones fue una medida que el mismo Boric criticó durante la gestión de su antecesor Sebastián Piñera, quien extendió la militarización del sur chileno durante meses. Por su parte, el ex coordinador de Asuntos Indígenas del ministerio de Interior, Salvador Millaleo, rechazó la decisión de aplicar el estado de excepción en rutas estratégicas.

“Luchamos por una solución política y ahora tendremos de nuevo un estado de excepción constitucional: necesitamos otra forma de ver y hacer las cosas. Construir la plurinacionalidad requiere de mayor convicción”, reclamó Millaleo, que además recordó que estas medidas también las tomó Piñera. “Fiscal con dedicación exclusiva y estado de excepción en Wallmapu. No es un deja vu de Piñera, es el gobierno del presidente, Gabriel Boric, el mismo que alguna vez dijo ‘no podemos esperar resultados distintos haciendo siempre lo mismo’. Presidente, está haciendo lo mismo”, escribió el ex funcionario en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con medios locales, Millaleo dejó su cargo en abril debido a diferencias con el equipo del ministerio de Interior que dirige Izkia Siches sobre cómo manejar la situación en el sur del país. Poco antes, una visita de Siches a Temucuicui había terminado con disparos y cortes en la ruta.

Siches: «nadie lo puede ver como una real solución»

La ministra de Interior defendió el estado de excepción en una entrevista televisiva en la que aseguró que “nadie lo puede ver como una real solución a los problemas de fondo”. “Por ello no hemos desdibujado nuestra agenda a largo plazo de trabajar en medidas de fondo para la restitución territorial, demandas indígenas como perseguir la delincuencia, el narcotráfico, robo de madera y delitos que ocurren en el territorio”, precisó.

“Jamás esperamos que las Fuerzas Armadas ingresen a las comunidades. Ni que se hagan cargo de ninguno de los problemas de fondo que hay en La Araucanía y Biobío. No son para ello y ellos tampoco esperan tener enfrentamientos con civiles”, añadió citada por el portal The Clinic.

En el estado de excepción que había decretado Piñera y que rigió hasta el 26 de marzo las fuerzas armadas podían desplegar unidades aéreas, terrestres y marítimas para la vigilancia y apoyo a procedimientos de la policía. En cambio, según el decreto aprobado esta semana, ahora sólo pueden prestar protección en las rutas de las regiones declaradas en emergencia.

En paralelo al despliegue militar los líderes indígenas llamaron a apoyar a los presos políticos de su comunidad que están en el Centro Penitenciario de Temuco acusados por delitos en su mayoría relacionados a ataques incendiarios. Cien mapuches asistieron y aguardaban junto a fogatas fuera de la cárcel. «La resistencia no es terrorismo. Libertad a los presos políticos mapuches», decía un cartel afuera de la penitenciaría.

Revolución, tiendo la mano

 

Revolución, tiendo la mano

y a veces me la muerdes.

Soy individualista,

pero el mundo no es bello.

Sólo el idiota, el loco y el canalla

piensan que el mundo es un jardín

donde florece una esmeralda

con sabor a durazno.

Mira, yo estoy contigo en serio.

¿Cómo han de herirte a ti,

piedra del siglo,

unas palabras mías?

Ni los tiranos más abyectos han caído,

jamás, por la literatura.

Escucha: come un poco, tranquila,

de mi mano.

No es veneno esta pobre palabra deprimente,

de zorra enferma,

que te doy.

Eduardo Lizalde, de su libro La zorra enferma

www.elzenzontle.org

[email protected]

[email protected]

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

00:00:00

Aquí vamos – lunes 8 de agosto de 2022

El programa de La Jornada de Oriente para sus redes sociales

Últimas

Bloquean en Oaxaca a avícolas y porcícolas poblanas, empresarios temen pérdidas millonarias

Tehuacán. Avicultores y porcicultores de Puebla que tienen granjas en Oaxaca pidieron la intervención del gobernador de esa entidad, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, para resolver...
- Anuncio -

Recomendamos

-