Ya no se podrán utilizar publicaciones disfrazadas de publicidad en campañas electorales

Es Imagen

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta impulsa una reforma electoral que busca terminar con las lagunas jurídicas que han aprovechado múltiples actores políticos en Puebla para librar sanciones por la promoción de su imagen fuera de los tiempos permitidos por la ley, en la que propone prohibir la difusión de portadas de revistas o de libros, así como de anuncios de entrevistas que contenga la imagen, nombre, símbolos y siglas de cualquier aspirante a un cargo de elección popular.

La iniciativa detalla que no se podrá colocar ese tipo de publicidad en espectaculares, transporte público, pantallas electrónicas, ni en mamparas, bastidores o cualquier accesorio que se cuelgue en equipamiento urbano.

Asimismo, el proyecto establece que la propaganda tampoco podrá obstaculizar en forma alguna la visibilidad de los señalamientos que permiten a las personas transitar y orientarse dentro de los centros de población, pues de lo contrario, el Instituto Electoral del Estado (IEE) ordenará su retiro.


El mandatario local aseguró que esas correcciones al Código de Instituciones y Procesos Electorales generarán condiciones para “la igualdad en la adquisición de espacios” destinados a la propaganda electoral.

La iniciativa ingresó este día al Congreso local y, de ser aprobada por los diputados, las disposiciones aplicarían a partir del proceso comicial que iniciará en noviembre próximo para renovar las 217 presidencias municipales y las 41 diputaciones del Poder Legislativo del estado.

El caso Moreno Valle y su campaña nacional

La promoción electoral disfrazada de publicidad ha sido recurrente en cada proceso electoral en el estado y el caso más emblemático fue el del exgobernador Rafael Moreno Valle Rosas, fallecido el 24 de diciembre de 2018, quien enfrentó en vida diversas investigaciones del Instituto Nacional Electoral (INE) por la difusión que recibió su imagen en todo el país a través de ese mecanismo.

Resaltó el caso de la revista Central, la cual contrató espectaculares, vallas publicitarias y publicidad en transporte público en por lo menos 11 estados del país para promocionar una portada de julio de 2016 que tuvo como única imagen la del entonces mandatario del PAN, de acuerdo con un reportaje publicado en el portal de noticias sinembargo.mx en agosto de ese año.

Ante la cercanía de la elección presidencial de 2018, en la que Moreno Valle buscó la candidatura del PAN sin conseguirlo, el exgobernador recurrió en 2017 a la difusión de la portada de un libro de su autoría que se tituló La Fuerza del Cambio y que también llevó su imagen a diversos puntos del país.

Ante las investigaciones que se iniciaron por instrucción del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre el origen de los recursos destinados a la campaña publicitaria del libro, la cual incluyó espectaculares, spots en salas de cines y una gira nacional, Moreno Valle aseguró que fue costeada por el editor de la obra, Miguel Ángel Porrúa, versión que defendió el empresario.

El partido Morena señaló que la promoción ameritaba que el INE lo sancionara por actos anticipados de campaña y precampaña, negándole el registro como candidato a cualquier cargo de elección popular.