Viernes, agosto 19, 2022

PROYECTO PRIVATIZADOR EN PUEBLA

-

- Anuncio -

La pasada elección para presidencias municipales, particularmente la capital y los conurbados como centro político del estado, visibilizó hechos que nos marcan como sociedad al exhibir nuestra maleabilidad política y el arraigado poder del capital inmobiliario, comercial y turístico. La victoria electoral de la coalición Va por México obteniendo ventaja de 21 puntos porcentuales de la votación sobre la ex candidata de Morena, acreditó la existencia de una enorme volatilidad del voto ciudadano que sugiere, socialmente, falta de claridad en la formación política del grueso de la población. Daría la impresión que no atinamos a diferenciar entre proyectos políticos de izquierda y de derecha; que no apreciamos adecuadamente el tipo de sociedad que deseamos ser; que no valoramos correctamente el papel que debe desempeñar el Estado que, en su mínima expresión político administrativa, es el municipio; y, que tampoco estamos advirtiendo la trascendencia perjudicial, para la población, del proyecto privatizador que se ha puesto en marcha en nuestra entidad con el beneplácito y apoyo del gobierno de orientación perredista.

Una ventaja de 21 puntos en cualquier elección, es apabullante entre los contendientes; para el municipio de Puebla tal votación ha significado pasar de lo visto en las gestiones de Eduardo Rivera, José Antonio Gali y Luis Bank a la de Claudia Rivera, para volver a Eduardo Rivera. Considerando la contrastante diferencia de signos ideológicos, las elecciones representan una oscilación de la conciencia social que igual va a la derecha que a la izquierda, y de retorno; parece haber una pérdida del sentido social y olvido de la historia reciente. El sentido social se adquiere sabiendo de dónde venimos como sociedad, con la conciencia de saber hacia dónde queremos marchar como conglomerado. Saber de dónde venimos implica, por lo menos, no olvidar la historia más reciente; precisamente esa que, en 2018, hizo voltear a los poblanos hacia una administración municipal con bandera de izquierda -sin entrar en cuestiones de coherencia y consecuencia de los representantes- en una sociedad donde la memoria indica que siempre ha sido gobernada por la derecha sin distingo de siglas partidistas. Atendiendo a las cifras electorales -que no fueron impugnadas- qué circunstancias explicarían la veleidad política de los votantes: ¿intereses, conveniencias, mojigatería, costumbres, decepción, falta de claridad política, incomprensión del rumbo social, influencia de los medios de información?

Cabe recordar que durante la primera gestión de Eduardo Rivera el municipio cedió a la sociedad mercantil Concesiones Integrales S.A de C.V., el manejo y cobro de la distribución del agua potable en la ciudad; a estas alturas, los poblanos tenemos suficientes elementos de juicio para valorar si poner en manos privadas el manejo del vital líquido fue una decisión políticamente correcta, o no, considerando las afectaciones sociales que genera. Ahora, con casi cinco meses de gestión, el manejo empresarial del gobierno municipal muestra acciones concretas de las cuales es necesario analizar y valorar sus efectos sociales. El denominado Programa de Reordenamiento del Centro Histórico presentado por la administración de Eduardo Rivera, contiene su proyecto de gobierno basado en cuatro ejes:  Limpia de calles principales del comercio informal; regulación del sexo servicio para que no se realice en las avenidas; licitación del alumbrado público, e instalación de parquímetros.

- Anuncio -

Un operativo conjunto de policías estatales y municipales, ejecutado la madrugada del lunes 28 de febrero -anunciado públicamente hasta el primero de marzo- impidió que los ambulantes que comerciaban en diversas calles del Centro Histórico pudieran instalarse para hacer sus ventas. Sobre el hecho las versiones discrepan; mientras el edil dice que <<se trató de una operación con fines disuasivos, para despejar las calles donde en ocasiones es imposible el tránsito…se abrió diálogo con las organizaciones previo a tomar esta decisión para reubicar a los comerciantes>>; los afectados sostienen que <<…estaban en diálogo…sorprendió la decisión de no dejarlos instalarse…el acuerdo con la Comuna era no instalarse en la Avenida 5 de Mayo…no les ha ofrecido formalmente una reubicación…tienen miedo a represalias por parte de las fuerzas de seguridad pública…este lunes se negó al diálogo el personal del ayuntamiento después del operativo…no son delincuentes, sino familias que salen a las calles a vender productos para llevar el sustento a sus familias (sic)>>. Las organizaciones empresariales, por su parte, afirman: <<El operativo C-10 de ordenamiento del comercio informal en el Centro Histórico de la capital es oportuno y acertado, debido a que brinda orden y seguridad…mejorará considerablemente las condiciones para apoyar la permanencia y atracción del turismo en Puebla>> (CCE y Coparmex). ¿Estamos presenciando la privatización del Centro Histórico para negocio exclusivo de quienes se sienten propietarios de ese espacio?

Una de las actividades humanas que revela el talante moral de una sociedad y tendrían que convencerla de que está profundamente enferma, es la prostitución, cuya causa es la falta de puestos de trabajo productivo que el modelo de organización social capitalista no ofrece como medio y modo de subsistencia. La reflexión acerca de las posibles formas de solución a este lacerante problema puede contribuir a identificar nuestro sentido social, es decir, saber de dónde venimos y hacia dónde queremos ir. La premisa que se fije como punto de partida, determina hacia dónde se pretende caminar: <<…la prostitución se ha vuelto necesaria porque es una alternativa de trabajo en medio de las condiciones económicas que se viven en México…>> estableció el dirigente de la Asociación de Hoteles y Moteles. Corresponde a la sociedad calificar la sensatez o insensatez de esta premisa. En la lógica del dirigente, lo demás viene por añadidura:<<…los empresarios del sector necesitan tener certeza jurídica… Necesitamos legislar para que la prostitución esté en un sitio seguro, que la gente lo ejerza de una manera segura y que no tengan problemas…>>. La sensatez de la premisa viene de analizar si está planteada con buen juicio y moderación, si es la única opción posible, y a qué sector de la población se afecta. La decisión del gobierno de derecha es convertir el problema social en negocio; convertir hoteles, moteles, y casas de citas en lugares de su ejercicio “legalizado”; con lo cual se afectan intereses colectivos, al soslayar la relación que este fenómeno pueda tener con los diversos de desaparición y trata de personas; y, que es el proletariado, el sector social más afectado por provenir de su seno el grueso de las personas que ejercen el llamado oficio más antiguo del mundo. Una propuesta de izquierda se basaría en ofrecer alternativas de trabajo productivo, en empresas del Estado, con la mira puesta en la desaparición del problema. La diferencia, como se ve, está en el modelo de sociedad que cada gobierno, con su respectiva orientación política, aspira a construir.

La privatización del servicio de alumbrado público, el cobro del derecho de alumbrado público (DAP), y la instalación de parquímetros en las calles representan otras modalidades de APP, una asociación público privada entre el ayuntamiento y los particulares que se beneficien con las concesiones, creada para la participación de ciertas élites en negocios privados con servicios públicos, donde el grueso de la población queda convertido en cliente cautivo. En todos los casos se sacrifican el sentido social y las disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuyo artículo 115 fija las atribuciones y obligaciones de los municipios; sin que entre ellas se encuentren las que configuran este programa de reordenamiento que parece reducir el gobierno municipal a los límites del Centro Histórico. Con estas acciones, en el diminuto ámbito municipal, el Estado, representado por un gobernante emanado de las filas de la derecha, se niega a sí mismo y manifiesta expresamente su incapacidad de ser promotor de “el desarrollo”, dejándolo en manos del capital, pero quedándose con las funciones de protector de la propiedad privada y vigilante de la ejecución de los contratos que de esta manera otorga. Así se define el rumbo social de una sociedad. ¿Hacia dónde queremos ir?

- Anuncio -

Heroica Puebla de Zaragoza, a 08 de marzo de 2022.

JOSÉ SAMUEL PORRAS RUGERIO

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

Queda en manos del grupo barbosista la estructura directiva de Morena

Con el aval del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena, el grupo político que lidera el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta arrasó en la...

Últimas

Queda en manos del grupo barbosista la estructura directiva de Morena

Con el aval del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena, el grupo político que lidera el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta arrasó en la...
- Anuncio -

Recomendamos

-