Por segundo día consecutivo protestan trabajadores de limpia; exigen que una naranjita lidere sindicato

Por segundo día consecutivo, trabajadores del Organismo Operador del Servicio de Limpia (OOSL) protestaron frente al Ayuntamiento de Puebla para exigir nuevas elecciones para la renovación de la dirigencia sindical.

Durante la manifestación, los naranjitas –como coloquialmente se les conoce por el color del uniforme– encararon a la alcalde Claudia Rivera Vivanco, quien abandonó el palacio municipal sin lograr entablar diálogo con los inconformes.

La protesta se efectuó sobre el pasaje comercial que comunica al Archivo Municipal, debido a que desde hace una semana se encuentra cerrado el acceso principal a la presidencia debido a un plantón indefinido que mantienen trabajadores despedidos de la actual gestión.


Con pancartas en mano, los trabajadores principalmente del área de “barrido manual” lanzaron consignas en contra de Salvador Pérez Xilotl, dirigente del sindicato del organismo de limpia, a quien acusaron de malversación de las cuotas sindicales y de represión laboral.

“Fuera Salvador”, “Fuera Salvador” y “Justicia”, exclamaron los naranjitas afuera de la alcaldía de Puebla.

Con pancartas en mano, exigieron que el próximo líder sindical sea personal de limpia que vive en “carne propia” las necesidades de la base trabajadora.

Lo anterior, luego que se diera a conocer que existen intenciones de Pérez Xilotl de buscar la reelección como secretario general, con el respaldo de la alcalde de Puebla.

Entre los mensajes dedicados al líder sindical y a la presidenta municipal se pudo leer: “No más imposición”, “Queremos convocatoria”, “Claudia saca las manos del sindicato de limpia”.

Al final, pidieron que el proceso electivo sea democrático en una asamblea que cumpla los estatutos y sin la intromisión del gobierno municipal.

El próximo 26 de enero, concluye el periodo de gestión de Salvador Pérez Xilotl, al frente del Sindicato del OOSL, quien ya habría convocado de manera pública a nuevas elecciones gremiales.

A la par, en la entrada del Palacio Municipal se encuentran instaladas al menos seis casas de campaña donde han dormido en los últimos días trabajadores sindicalizados despedidos del ayuntamiento y del organismo operador de limpia, quienes reclaman su reinstalación inmediata.

Se trata del segundo campamento que instalan sindicalizados rescindidos, tras no haber avances en la mesa de trabajo con Rivera Vivanco.

A un año de su gobierno, la morenista se comprometió con los despedidos a revisar cada uno de los 27 casos de rescisión, de los cuales 20 surtieron efecto en contra de mujeres, en su mayoría madres solteras.

De las negociaciones, precisaron que la edil sólo reinstaló a tres compañeros y compañeras de trabajo, y está por definir el resto de los despidos.

La manifestación de este lunes se prolongó por al menos cuatro horas.