Jueves, junio 17, 2021

Pronunciamiento público de las Asociaciones Israelíes de las Ciencias de Antropología, Sociología e Historia sobre el actual conflicto palestino-israelí

Destacadas

Mantienen plantón pobladores de Coyomeapan; exigen voto por voto en la elección municipal

Tehuacán. Desde hace 10 días, pobladores de Coyomeapan, municipio enclavado en la Sierra Negra, mantienen un plantón para exigir...

Abre la FGE una investigación por la desaparición del director de seguridad de Petlalcingo

La Fiscalía de Investigación Regional de Acatlán de Osorio (FIRAO) abrió una carpeta de investigación por la desaparición de...

Pocas disciplinas, como he insistido aquí a lo largo de los años, obligan con una ética tan decisiva como infranqueable como la profesión de antropólogos. Si por un lado no hay patrimonio cultural y arqueológico que estudiar si no lo defendemos (y que casi siempre nos enfrenta al Estado y los gobiernos que convierten la cultura y la historia de los pueblos originarios en mera mercancía), por el otro, como recordaban –entre otros– Octavio Paz, solo occidente ha producido antropólogos cuyas profesiones nacen como una suerte de expiación cuando a finales del siglo XIX la descolonización evidencia que algo terrible había descarriado a la civilización europea. Incluso para un antropólogo que mayormente se formó en bibliotecas y no en el campo como Levi Strauss “…entre una extendida e inocente parte de la humanidad (la civilización occidental) ha significado un monstruoso e incomprensible cataclismo”. ( ver, Tristes Trópicos, ediciones varias; A.Ashwell, El fútil ejercicio de Levi-Strauss y Buell Quain en la selva amazónica en Elementos, buap.mx). En este Siglo XXI estamos presenciando un giro decisivo en nuestra profesión; siempre obligados a dar voz y ser parte de los reclamos sociales de los pueblos que estudiábamos, de pronto, son ellos, apropiándose de la investigación y el conocimiento sobre la diversidad cultural y un siglo de investigaciones de campo los que ya tienen su propia voz. Y en Mexico tenemos antropólogos hñahñu o tzotzil mayas y la antropología que practican es una de resistencia. En la historia de esta profesión, sin embargo, no siempre los antropólogos hemos estado a la altura del desafío ético que impone esta disciplina; algunos han callado o incluso colaborado con políticas y gobiernos en contra de los derechos, sobre todo territoriales, de los pueblos que estudiamos. Pero en gran parte, los antropólogos con experiencia de campo hemos sabido y asumido las causas sociales y de justicia de los pueblos que nos acogieron. Hemos defendido su patrimonio arqueológico también incluso cuando los arqueólogos desenterrando templos y pirámides callaron y en esos antiguos territorios los pueblos habitan sin esa memoria.

Por eso es importante difundir ahora este pronunciamiento de colegas de profesión en Israel que se encuentran en medio de una escalada bélica y con consecuencias trágicas no solo para palestinos sino sobretodo para el pueblo que sobrevivió la Shoa ( fue publicado en inglés, hebreo y árabe; la traducción al español es mía):

“Expresamos nuestra honda preocupación sobre las deterioradas relaciones entre Judíos y Árabes dentro de Israel; así también  sobre los caminos que clausuran soluciones pacíficas del conflicto con los habitantes de zonas bajo gobierno militar Israelí.

- Anuncio -

“En nombre de nuestras respectivas disciplinas, comprometidas con lo humano y la vida en un contexto de justicia e igualdad, pedimos que cada uno de nosotros actúe apagando las flamas del odio y refuerce el sendero hacia la paz, la tolerancia y el dialogo.

“Este descenso en otra ronda de guerra y odio no va a resolverse con el llamado a “ retornar a la situación de siempre”. La violencia no es respuesta para lidiar con crisis políticas y sociales, solo la agrava. Urge reconocer que aunque habitamos un mundo de pueblos con interés en conflicto todos somos fundamentalmente iguales a pesar de nuestros diversos contextos sociales y étnicos. Estamos por ello comprometidos a conversar, por todos los medios- dentro y más allá de las aulas universitarias- ya que solo el diálogo nos puede elevar de esta miserable situación en la que nos encontramos.

“Al final todos tenemos que compartir estos suelos porque es el suelo legítimo de todos sus residentes.”

Firman:

Profesora Pnina  Motzafi-Haller. Presidente, Asociación Antropológica Israelí

Profesor Yael Hashiloni-Dolev, co presidente, Sociedad Histórica  Israelí, Filosofía y Sociología de la Ciencia

Profesor Lev Grinberg, Sociedad Sociológica Israeli ( ISS)

- Anuncio -

Ultimas

Abre la convocatoria 2021 del PECDA; repartirá más de 3.8 millones de pesos

Con una bolsa de tres millones 860 mil pesos divididos en 64 estímulos en cinco categorías, en las cuales...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -