En 10 años, 73 mujeres procesadas por abortar y 11 con sentencias condenatorias: Cafis

De 2009 a la fecha se han registrado 73 procesos legales en contra de mujeres por interrupción del embarazo, de los cuales 11 resultaron en sentencias condenatorias, en tanto que hay 15 procesos más que están en espera de sentencia, reveló Natalia Hernández Arias, directora del Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social (Cafis).

Durante la inauguración del foro para discutir la despenalización del aborto, realizado en el Congreso del estado, la activista recordó que en marzo 2009 se legisló para criminalizar a la mujer que interrumpiera su embarazo, sin embargo en esa fecha formaron una resistencia y se manifestaron para exigir el diálogo en medio de un cerco de granaderos. 

“A diferencia de ese marzo de 2009 hoy en el Congreso se promueve un diálogo. Exigimos la despenalización del aborto. Es urgente seguir generando este tipo de espacios, atendiendo a la realidad que enfrentan las mujeres”, expuso. 


 

Agregó que Cafis ha hecho acompañamiento de mujeres que han interrumpido su embarazo por causa de violación, una de las cuales fue de una adolescente de 12 años que intentó quitarse la vida.

“En Puebla hemos acompañado a mujeres adolescentes a las que se las ha logrado la interrupción legal del embarazo producto de una violación. La adolescente tuvo un intento de suicidio por la negación de la interrupción del embarazo en un centro de salud”, expuso.

Sostuvo que el aborto es un proceso propio del cuerpo de las mujeres, ya que así como ancestralmente han parido también han abortado.

“Existen muchos abortos espontáneos cada día a los que no les colocamos esta carga culposa. Por eso cabe hacer la pregunta: ¿Por qué las mujeres deben colocar el aborto como una experiencia dolorosa y traumática?”.

Defendió la iniciativa presentada por la diputada local del PRI, Rocío García Olmedo, al destacar que la misma no está en contra de la vida, ni va por la derogación de la legislación que la protege.

Manifestó que lo que busca la propuesta de ley es compartir la protección de la vida con el ejercicio de los derecho de las mujeres a decidir sobre la interrupción del aborto.

Sin embargo, cuestionó el argumento de la reforma que penalizó el aborto que establece que “toda persona tiene derecho a decidir de manera libre y responsable el número de hijos que desea tener también lo es que el ejercicio de tales derechos culmina con la concepción, hecho a partir del cual tales derechos cesan ante la aparición del producto y el goce inmediato de su derecho a la vida”, mismo que tiene un origen religioso.

El aborto se ha estigmatizado: activistas

Durante su participación, Rebeca Ramos, del Grupo de Información en Reproducción Elegida (Gire), y Claudia Martínez del Grupo Ipas, coincidieron en señalar que el aborto es un tema estigmatizado y por lo mismo es uno de los derechos más negado a nivel mundial.

Claudia Martínez, médica de formación, sostuvo que entre los argumentos para no criminalizar a la mujer, se encuentra los de salud.

Subrayó que niñas o adolescentes que han sido víctimas de violación tienen cinco veces más probabilidades de complicaciones en el parto, por lo que el estado debería proveer la posibilidad de la interrupción del embarazo por riesgo de muerte.

Agregó que en la medida que se criminaliza la interrupción del embarazo únicamente se orilla a la mujer a servicios inseguros que traen como consecuencia mujeres perforadas, infectadas, con hemorragias o con anemias.

Manifestó que la falta de capacitación de médicos y de hospitales seguros para realizar la interrupción del embarazo son utilizados por personas “antiderechos” que utilizan esos argumentos en contra del aborto y generan confusión.

Sin embargo, sostuvo que pese a los mitos la interrupción del embarazo es un procedimiento médico que puede ser seguro.

Propuso que si en el caso de Puebla se pretende legislar para permitir la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación se debe voltear a ver la experiencia de la Ciudad de México, donde no se registra ninguna muerte de mujeres al someterse a este procedimiento.

Manifestó que la interrupción del embarazo no es algo que vaya a provocar un trastorno psicquiátrico o depresión pos aborto, otra de las organizaciones antiderechos.

Rebeca Ramos afirmó que jurídicamente la mejor apuesta para legislar sobre la interrupción del embarazo es hasta las 12 semanas de gestación, debido a que se tiene la experiencia de la Ciudad de México que en 12 años no ha habido muertes maternas.

Manifestó que hasta el momento no hay experiencias en México despenalizar en su totalidad el aborto en México.