Presidentes auxiliares piden más seguridad y obra pública al ayuntamiento de Tehuacán

Tehuacán. Seguridad y obra pública son las principales peticiones de los habitantes de las juntas auxiliares de Tehuacán, quienes están a la espera de que en ambos aspectos mejore la situación, explicaron Óscar Miguel González Dimas, Eliseo Ramírez Pacheco y Salvador Coyotl, presidentes de San Nicolás Tetitzintla, San Diego Chalma y San Pedro Acoquiaco, respectivamente.

Uno de los problemas principales en materia de seguridad es que desde el sexenio de Rafael Moreno Valle se canceló el derecho para que las poblaciones subalternas puedan contratar elementos para el trabajo de policía, por lo que en esa materia dependen totalmente del ayuntamiento.

A pesar de ello, en casos como el de San Nicolás Tetitzintla se aplica una coordinación con las corporaciones denominadas Policía de Barrio, que son grupos de personas que se unen para dar ese servicio a cambio de una cooperación voluntaria de los propios habitantes, lo cual en un inicio se hacía sin ningún control, pero ahora una parte de ellos trabaja apegado a las normas que marca tanto Seguridad Pública Municipal como la propia presidencia auxiliar.


Al respecto, el presidente de la población subalterna de Tehuacán, Óscar Miguel González, aseveró que son alrededor de 70 los policías de barrio que realizan rondines en esa junta auxiliar que tiene alrededor de 54 mil habitantes, por lo que reconoció que se necesitan muchos más elementos para resguardar a toda la demarcación.

En San Pedro Acoquiaco hay muy poca disponibilidad de parte de los policías de barrio para trabajar en coordinación con las autoridades, expuso el presidente auxiliar Salvador Coyotl, quien reveló que son más de 30 las personas que, supuestamente, brindan el servicio; sin embargo, apenas cuatro tienen su documentación en regla, los demás se niegan a colaborar.

Destacó que un alto porcentaje de esos policías realmente no cumple con la función que dice desempeñar, pues solo pasan una vez en toda la noche y nuevamente cuando ya amaneció, lo que considera un engaño para la población que les coopera creyendo que vigilan todo el tiempo.

Otra petición en la que los presidentes auxiliares coinciden es la necesidad de la obra pública. En el caso de San Diego Chalma fueron 20 las peticiones que el presidente auxiliar hizo este año, pero debido a los problemas en el ayuntamiento solo se autorizaron dos, expuso.

Destacó que hasta el momento solo se ha dado inicio a una de esas obras, por lo que confió en que esta semana se inicie con la segunda para que de dicho modo pueda cumplirse con el compromiso con la comunidad, mientras espera que para el próximo año les autoricen más proyectos.