Por pandemia cierra decena de restaurantes, bares y cafés de los portales del Centro Histórico de Puebla

Al menos una decena de restaurantes, bares y cafeterías instaladas en los portales que cercan el zócalo de la ciudad de Puebla cerraron sus puertas por el inicio oficial de la segunda fase de la contingencia sanitaria por el coronavirus.

Con las medidas restrictivas impuestas por las autoridades, se acabaron las largas tertulias en los cafés del Centro Histórico, que era un estampa cotidiana en los establecimientos donde a diario, en mesas instaladas al pie de la calle, se reunían políticos, periodistas y viajeros.

Con la pandemia, cerró hasta nuevo aviso el Salón Familiar Bar Corona, la cocina Meche, la taquería La Catedral, los restaurantes La Leyenda, Antigua Churrería, La Nogada, Cemitas La Tradicional, el Antiguo Cazador y El Mural de los Poblanos, así como los helados Nevados Don Hermilo.


Esta reportera realizó un recorrido por el primer cuadro de la ciudad alrededor de las 13:30 horas de este martes, para confirmar que los negocios de alimentos y bebidas lucen vacíos, cuando habitualmente estaban aglomerados de turistas nacionales y extranjeros, así como de trabajadores de los edificios públicos del ayuntamiento de Puebla, que se encuentran en las inmediaciones.

La baja afluencia de visitantes y comensales del primer cuadro de la ciudad ha generado la caída de 70 por ciento de las ventas en estos establecimientos, según meseros y trabajadores sondeados por esta casa editorial.

Es decir, solo tres de cada 10 personas acuden a cafés y restaurantes del centro de la capital, tras el decreto emitido por el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, que prohíbe la concentración de personas en centros comerciales, sociales y deportivos en Puebla, como una medida para romper con la cadena de transmisiones.

Sin embargo, hay que aclarar que en el caso de los restaurantes y cafés no se aplica dicho decreto, y la recomendación es que haya “sana distancia” entre una mesa y otra de metro y medio de separación.

No ocurre lo mismo en la avenida Juárez, una de las vialidades más concurridas de la capital por concretar restaurantes y bares, que este martes la mayoría de los establecimientos abrieron sus puertas.

Este es el caso de La Textilera, Chimichurri, Amalfi, Sonora Grill Prime, Wing Stop, Roof Prime, Las Pampas, Santo Agave y La Estancia Argentina, que desde temprana hora empleados limpian a conciencia mesas, sillas y pisos con químicos para sanitizarlos.

Aunque en la avenida Juárez si es notoria la poca afluencia de transeúntes en las calles e incluso cafés, como Starbucks y Perro Café, que siempre estaban repletos de gente.

En el Centro Histórico de la capital, las pocas mesas que instalaron afuera de los establecimientos se observan vacías, a pesar que en esta temporada del año, en vísperas a las vacaciones por Semana Santa, era difícil encontrar un espacio desocupado.

En la fachada de dos restaurantes del Portal Morelos, La Antigua Churrería y La Leyenda cuelgan lonas con el mensaje: “Debido a la contingencia del Covid–19 nos sumamos a suspender actividades hasta nuevo aviso. Puebla unida saldrá adelante”.

En otro aviso refiere lo siguiente: “Para nosotros lo más importante es su salud, ante esta prioridad hemos decidido suspender actividades hasta nuevo aviso”.

Mientras que las cadenas transnacionales como Burger King y McDonald’s continúan laborando de manera normal, sin que su personal use cubrebocas o guantes. Únicamente en la entrada de los establecimientos hay gel antibacterial para los visitantes.

Este mismo panorama de puertas abiertas se repite en el Hotel Royalti, los establecimientos de Italian Coffee Company, la Taquería Los Ángeles, así como los mariscos “Solo Veracruz es bello” y las franquicias de restaurantes “Mi viejo pueblito”.

También seguirán trabajando los voceadores de los kioscos del centro de la ciudad, y las seis casetas de venta de periódicos y revistas que se ubican en las esquinas de los portales Juárez, Hidalgo y Morelos.