Poblana exige castigo a su ex pareja, quien la agredió con ácido hace dos años 

A dos años de haber sido atacada con ácido por su ex pareja sentimental, de nombre Fidel, y otros tres sujetos, Esmeralda Millán exigió a la Fiscalía General del Estado (FGE) protección, así como la resolución del caso, pues sus agresores permanecen libres y no han recibido algún castigo.

Este jueves, mujeres agrupadas en diversos colectivos como “Las Vander” acompañaron a Millán a la Casa de Justicia de San Andrés Cholula, a la realización de una audiencia intermedia, en donde exigieron justicia para la víctima.

Fue en diciembre de 2018, cuando Fidel y tres personas más aventaron ácido a Millán, cuando ésta terminó su relación con él, ante las agresiones físicas de las que era objeto, situación que él no toleró y decidió atacarla.


Los hechos se suscitaron cuando Esmeralda caminaba con su madre, en el fraccionamiento Misiones de San Francisco en el municipio de Cuautlancingo, cuando fueron interceptadas por Fidel y tres personas más.

La agresión provocó en la víctima quemaduras en su rostro, cuello y pecho, además de quemaduras en una de sus corneas, que la mantuvieron en hospitalización y revisiones médicas por varios meses, incluso, aún tiene que acudir periódicamente con el médico, además de que es necesario que le practiquen varias cirugías.

Esmeralda acudió al Ministerio Público para presentar una denuncia en contra de Fidel, y se inició una carpeta de investigación mediante la que un juez formuló una imputación por el delito de tentativa de feminicidio y lesiones, por lo que el agresor fue vinculado a proceso, pues se acreditaron pruebas que acreditaron su responsabilidad.

Sin embargo, a lo largo de estos dos años, la audiencia para resolver el caso se ha pospuesto en por lo menos cuatro ocasiones, situación que ocurre porque Fidel cambia constantemente su defensa jurídica, con el fin de retrasar el desahogo del procedimiento legal, según acusó la víctima.

En ese sentido, Esmeralda, que es madre de familia, pidió a la FGE su protección, pues teme, que, al estar libres sus agresores, puedan volver a atacarla a ella o a sus hijos en cualquier momento.

Por su parte, el colectivo de mujeres que la acompañaron, exigieron a la Fiscalía que el caso no quede impune y que mientras este se resuelve, brinde las medidas necesarias para evitar que la víctima vuelva a ser agredida, pues indicaron que hasta ahora no se le ha otorgado ningún tipo de protección, pese a que los agresores gozan de plena libertad.

Acusaron que el Instituto Poblano de la Mujer no ha otorgado ningún tipo de respaldo a Esmeralda, por lo que pidieron al gobierno del estado que intervenga y apoyarla con la reparación de los daños.