Jueves, mayo 23, 2024

Más de 73 mil personas en Puebla no oyen o tienen mucha dificultad para hacerlo; la discriminación, uno de sus principales obstáculos

Destacamos

De acuerdo con el Inegi, en el estado de Puebla hay más de 73 mil personas que tienen mucha dificultad o no pueden oír, aun utilizando aparato auditivo.

Pero no es el único obstáculo que enfrentan, también está la discriminación de la sociedad y hasta la ejercida por su propia familia. 

Ana Isabel Puente Romero, quien dirige la Asociación Cultural, Recreativa y Educativa para Sordos, comentó a La Jornada de Oriente que las personas con discapacidad auditiva tienen dificultades para estudiar, pues muchos padres optan por llevarlos a escuelas regulares, y ahí, en la mayoría de los casos solo se limitan a copiar lo que observan.

En opinión de ella es importante que aprendan con su propio lenguaje, el de señas, y que a la par se trabaje la parte emocional.

Indicó que han tenido casos de personas sordas adultas que no pueden ponerle nombre a sus emociones porque nadie se las explicó.

“Han llegado de 25, 40 años, no conocen esta fase porque simplemente es estar en casa, obedecer lo que papá o mamá les dicen, pero ellos (los progenitores) no saben cómo decir: mira esta galleta, estas verduras…El vivir en casa como un extranjero que no sabe cómo comunicar o cómo van a comunicar sus emociones o cómo van a decir qué es lo quieren, decir lo que necesitan, es terrible. A veces a nosotros nos cuesta trabajo decir qué necesitamos, qué sentimos, entonces ellos más porque no tienen quién los apoye en ese sentido”

En la Casa del Sordo, agregó, cuentan con un convenio con el Instituto Estatal de Educación para Adultos (IEEA), por lo que quienes tienen discapacidad auditiva pueden cursar la educación básica, es decir desde preescolar hasta secundaria; además se imparten talleres de lectura.

Elizabeth Juárez, de 17 años de edad, es una de las alumnas de la Casa del Sordo, quien refiere que para ella ha sido difícil desarrollarse sin poder oír y observando la preocupación de sus padres por su futuro.

“Ser una persona sorda es difícil, no escuchar qué dicen los oyentes, qué están hablando, con quién puedo comunicarme con señas, pues no mucha gente sabe la lengua de señas, es complicado y como persona tampoco me expreso de manera verbal, yo prefiero comunicarme en señas. Sí ha sido un impedimento desde chiquita, siendo sorda no podía comunicarme con personas, el hecho de tener un aparato auxiliar, tampoco fue de ayuda, decidí no usar el aparato y empezar a comunicarme en señas”, externó.

No obstante, tiene claro que quiere ser una persona independiente y entre sus planes está conseguir un trabajo en cocina, en el estilismo o tomando fotografías.

Por su labor, en enero pasado la Casa del Sordo fue beneficiada con recursos obtenidos del redondeo de una cadena de tiendas de conveniencia, lo que permitió reactivar el comedor social con el que cuenta.

Ultimas

Por posible contaminación denuncian muerte masiva de peces en la laguna de San Bernardino en Vicente Guerrero

Pobladores del municipio de Nicolás Bravo, en la Sierra Negra de Puebla, denuncian en redes sociales la muerte masiva...
- Anuncios -
- Anuncios -