Viernes, junio 14, 2024

A falta de permisos, logra pueblo de Tlaxcalancingo cierre definitivo de la embotelladora Junghanns

Destacamos

La resistencia social del pueblo de San Bernardino Tlaxcalancingo logró este miércoles el cierre de la planta embotelladora Junghanns Agua de Mesa que tenía previsto abrir en el mes de abril, para comercializar agua de manantial en la Ciudad de Puebla y la zona metropolitana.

Pobladores de la junta auxiliar, que pertenece al municipio de San Andrés Cholula, revelaron que días antes personal de Junghanns entró a la nave industrial donde se perforó un pozo profundo de 150 metros, para tapar los trabajos y evitar las sanciones por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Los trabajadores de la embotelladora burlaron a las autoridades e ingresaron al inmueble, a pesar que tenía colocado sellos de clausura por parte del ayuntamiento sanandreseño.

La Conagua efectuó la semana pasada una inspección al establecimiento de Junghanns, donde ya no encontró maquinaria pesada ni el pozo que se había excavado, como denunciaron los lugareños a través de redes sociales.

“Sabemos que la Conagua dijo que no había pozo ni excavación, cuando la propia gente de Desarrollo Urbano del ayuntamiento confirmó que ya se habían rascado 50 metros de profundidad”, afirmaron defensores del agua.

Asimismo, no descartaron que las autoridades municipales estén protegiendo a la empresa comercializadora de agua, para evitar multas millonarias a falta de permisos.

Alcalde interino confirma que Junghanns desistió de la inversión 

Al respecto, el presidente municipal interino Roberto Maxil Coyopotl acusó que el pueblo politizó el tema de la excavación del pozo, cuando –justificó- la empresa apenas estaba en el proceso de la exploración.

“La embotelladora desistió para evitar un conflicto social, a pesar que apenas el pozo llevaba rascado tres metros de profundidad”, declaró a medios locales.

Incluso, reveló que se tapó el pozo que llevaba una excavación de aproximadamente tres metros de profundidad.

De paso, afirmó que en el municipio de San Andrés Cholula no hay ningún otro permiso para perforar pozos profundos.

Reveló que la empresa Junghanns dijo que va a construir una cisterna y comprará mis pipas para distribuir el agua, “y ahí nosotros no podemos decirle como giro comercial un tema de servicios como es el agua para uso doméstico”.

En cuanto a la obra civil, el alcalde confirmó que sí se clausuró por falta de permisos, por lo que la empresa se comprometió a regularizarse.

Maxil Coyopotl reconoció que hay empresas que “madrugan” a las autoridades municipales. Llegan, se instalan y tienen la costumbre del “famoso moche”, en el que el ayuntamiento les permite construir y después se otorgan los permisos.

“Clausuramos los trabajos por el tema de Protección Civil y la obra de la cisterna; pero no clausuramos la perforación del pozo porque no es mi alcance jurídico, eso es un tema federal, las aguas nacionales”, argumentó.

El edil sanandreseño confirmó que sí habrá una sanción a Junghanns sin dar a conocer el monto, pues a la Conagua le compete emitir la multa.

Al final, reconoció la defensa del agua por parte de los pobladores de Tlaxcalancingo, luego de admitir que fueron ellos quienes descubrieron que Junghanns, sin autorización del ayuntamiento y del gobierno federal, efectuaba la explotación de los mantos acuíferos de la región.

Ultimas

Alemania golea a Escocia en el debut de la Euro 2024

La UEFA EURO 2024 ya está aquí, y la selección alemana se impuso por 5-1 a Escocia en el...
- Anuncios -
- Anuncios -