Paran labores en IMSS San Bartolo; detectan un positivo de Covid–19 y siguen sin insumos para enfrentar la pandemia

Trabajadores de la Unidad Médica Familiar número 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicado en San Bartolo, al sur de la capital, pararon labores este miércoles, luego que uno de los derechohabientes que dio positivo de coronavirus la semana pasada acudió al nosocomio para ser atendido.

El personal afirmó que existe al interior de la clínica una muestra para identificar que el paciente dio positivo al Covid–19.

Por lo tanto, abandonaron la clínica y exigieron al administrador que no ingresarán a la unidad médica hasta que el Seguro Social garantice la entrega de material e insumos para evitar el contagios.


Asimismo, demandaron a la delegada del IMSS en Puebla, Aurora Treviño García, que en la Unidad 7 se designe un área específica para recibir a derechohabientes sospechosos de portar el virus, por la sintomatología que presenta.

Alrededor de las 13 horas, representantes de la delegación del Seguro Social arribó a San Bartolo para intervenir en el conflicto.

Los funcionarios federales prometieron la entrega de material e insumos a los trabajadores que laboran en esta unidad médica, a fin de que regresen a sus responsabilidades.

Hasta el momento, el personal no ha ingresado a la clínica hasta no ver la entrega de gel antibacterial, cubreboca, jabón y guantes principalmente.

Los manifestantes reclamaron que a pesar que hay un compromiso de las autoridades federales de que laboren con las herramientas necesarias para romper la cadena de contagios, lo cierto es que siguen sin el recurso.

En el inicio de semana, trabajadores de la mayoría de las clínicas y hospitales del IMSS y la Secretaría de salud del estado (Ssa) protestaron y pararon labores en demanda de insumos.

Los inconformes pidieron que los acuerdos firmados un día antes, en el caso del Seguro Social, entre el líder sindical nacional y el director Zoé Robledo, no queden en el papel y bajen el material a los estados.

En tanto, en la Secretaría de Salud la demanda central fue la misma, a la que se anexó el pago por el Concepto 30 de riesgo laboral, según el Contrato Colectivo de Trabajo, por trabajar en medio de la contingencia sanitaria.

Los inconformes de ambas dependencias coincidieron que carecen de protección básica y capacitación para enfrentar la segunda fase de la crisis sanitaria.

Las protestas se generalizaron en Atlixco, Tehuacán, Zacatlán, Teziutlán, Tepeaca, Cuetzalan, Ajalpan, Tecamachalco, Cholula, Texmelucan y por supuesto en la ciudad de Puebla, y llas movilizaciones fueron encabezadas por los líderes sindicales: Patricia Parra Maldonado, de la Ssa, y Sergio Herrera Vázquez, del IMSS.