Sábado, noviembre 27, 2021

Paralelismos en epidemias y pandemias

Destacadas

A dos meses de su despenalización, Puebla sigue criminalizando el aborto con 4 carpetas de investigación

A dos meses que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puso fin a la criminalización del...

City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan atentaría contra la Reserva Estatal Sierra del Tentzo: Semarnat

El Desarrollo inmobiliario City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan del Grupo Proyecta pondría en riesgo la Reserva Estatal Sierra del Tentzo,...

No hay ninguna intención de cambiar al auditor superior del estado: Sergio Salomón

El gobierno del estado presentó al Congreso local una reforma constitucional que tiene como objetivo ampliar la regulación sobre...

A más de 350 años, resulta sorprendente que estemos enfrentando a una pandemia que está generando problemas de un carácter extremadamente grave, a nivel mundial. Aparentemente contamos con un verdadero “armamento” de tecnología y conocimientos científicos que, si bien han extendido el promedio de la existencia del ser humano desde el nacimiento hasta la muerte, definitivamente resulta desproporcionada la buena y mala calidad de vida, entre los seres que conformamos a nuestra especie. Pero lo que más sorprende es que, en un momento en el que se generan conocimientos que expanden nuestra visión del universo, los fenómenos biológicos, la percepción psicológica de los grupos sociales y en general, una extensión de nuestros sentidos sin precedentes, nos encontramos en una verdadera Edad Media Moderna, donde no solamente predomina la ignorancia sino la difusión de noticias falsas que nos conducen a conductas erróneas y, sobre todo, irracionales.

     Personalmente me siento abrumado por la cantidad de información que circula en internet, que me facilita el acceso a las noticias de toda índole, por medio de videos, ahorrándome el tiempo de leer; sin embargo, trato de mantener vigente mi sana intención de buscar reseñas o resúmenes en artículos que me orientan a la lectura de documentos con contenidos que estimulen mi forma de pensar. 

     Recientemente leí un escrito que me dejó impactado por la calidad de su contenido, sobresaliendo elementos de comparación de la epidemia de peste bubónica generada en Londres de 1665, con la actual pandemia provocada por el coronavirus Paralelismos en epidemias y pandemias y que transcribo literalmente pues no hay manera de resumirla, considerando la calidad del contenido (1)

- Anuncio -

      

  • Peste 1665: Empezó por los barrios pobres.
  • COVID-19: En Boston, los “sintecho” presentaron una prevalencia de PCR (prueba de Reacción en Cadena de Polimerasa) positiva frente al SARS-CoV-2 del 36% siendo el 87,8% de ellos asintomáticos.
  • Peste 1665: Cierre forzoso de las casas infectadas.
  • COVID-19: Aislamiento de los infectados en una habitación de su domicilio. Confinamiento de las residencias de ancianos, incluso con los cuidadores.
  • Peste 1665: Se marcaban las casas infectadas con la siguiente frase: “Dios tenga piedad de nosotros”.
  • COVID-19: Covid Prayer Study: Estudio multicéntrico, aleatorizado y doble ciego sobre el beneficio de rezar, en la Unidad de Cuidados Intensivos en el contexto de la pandemia COVID-19.
  • Peste 1665: La enfermedad es terrible y está de tal forma extendida que…
  • COVID-19: 5.808.946 infectados y 360.308 muertos a nivel mundial (29/05/2020).
  • Peste 1665: Nadie podía entrar ni salir de la casa señalada, excepto el médico cuando se encontraba uno.
  • COVID-19: El déficit global de médicos estimado es de un 2,9% para el año 2018, “ascenderá hasta el 12% según se aproxime 2030”.
  • Peste 1665: Los cadáveres mostraban con frecuencia manchas de un color oscuro.
  • COVID-19: Aparición de lesiones cutáneas, con mayor frecuencia “rash” o eritema generalizado, ocasionalmente lesiones similares a la acrocianosis.
  • Peste 1665: La notificación de la muerte no podía comprobarse.
  • COVID-19: AUTOPSIA DE COVID-19. Se recomienda no realizar por el riesgo biológico de contagio para los ejecutores de la misma y por el riesgo de propagación del virus.
  • Peste 1665: La estadística de mortalidad no se llevaba con cuidado ni mucho menos.
  • COVID-19: Baile de datos a lo largo de la epidemia. Diferente forma de registrar según comunidades. Continuas correcciones incluso en el número de fallecidos.
  • Peste 1665: La ley se burlaba con frecuencia. Muchas personas huían de los edificios infectados y propagaban la enfermedad.
  • COVID-19: España registra ya 650.000 denuncias por incumplir el confinamiento.
  • Peste 1665: Reconocieron que la infección se propagaba por el aire.
  • COVID-19: Mediante expulsión de micro gotas de Flügge (tos, estornudos e incluso hablando) en distancias menores a un metro y los aerosoles ambientales a distancias mayores a un metro.
  • Peste 1665: Se creía que los perros propagaban la infección (no se hizo guerra alguna contra las ratas).
  • COVID-19: Se ha hipotetizado sobre el intestino de los cánidos como intermediario y reservorio de los betacoronavirus, incluidos el SARS, MERS y SARS-CoV-2.
  • Peste 1665: Duró todo el verano de 1665. Empezó en junio, alcanzó una espantosa virulencia en septiembre y comenzó a declinar gradualmente hasta desaparecer durante el mes de noviembre.
  • COVID-19: Primer caso en Wuhan el 08 de diciembre 2019 desconociendo cuál sería su evolución.
  • Peste 1665: Los trabajos se paralizaron. Las calles estaban desiertas.
  • COVID-19: El Gobierno decidió que las personas pueden circular por las calles sólo para hacer ciertas actividades. Sólo las personas con discapacidad podrían ir acompañadas o por otra causa con justificación.
  • Peste 1665: Se prohibieron los funerales.
  • COVID-19: Se prohíben los velatorios. Se prohíbe cualquier actuación invasiva sobre el cadáver; se posponen los funerales religiosos o las ceremonias civiles mientras el estado de alarma siguiera vigente.
  • Peste 1665: Se contabilizaron hasta 5.000 defunciones en una semana para una población de 500.000.
  • COVID-19: El 31 de marzo de 2020 se contabilizaron en Madrid 3.419 fallecimientos nuevos.
  • Peste 1665: Durante la tercera semana fallecieron 2.297 sujetos mientras que otro autor refirió, probablemente con mayor acierto, la cifra de 12.000 fallecidos durante esa misma semana.
  • COVID-19: La afectación a nivel mundial siguió una terrorífica escalada a pesar de los grandes esfuerzos por parte de todos los países y de las restricciones impuestas.
  • Peste 1665: En el mes de diciembre las personas regresaron a la ciudad, se abrieron de nuevo las tiendas y la vida reanudó su curso normal, aunque la epidemia siguió produciendo estragos en otras ciudades durante el siguiente año.
  • COVID-19: Se autorizó y liberaron los paseos, además de permitir la apertura de comercios y bares con restricciones. Se provocaron aglomeraciones alarmantes no consentidas.
  • Peste 1665: Algunos médicos prescribieron y recetaron a los demás hasta que las manchas aparecieron sobre su piel y ellos mismos cayeron muertos, heridos por el mismo enemigo del que querían salvar a los demás.
  • COVID-19: En España, más de 51.000 afectados entre el personal sanitario y 53 fallecidos por COVID-19 a la fecha 11/05/2020.
  • Peste 1665: El médico cayó enfermo en dos ocasiones y temió haber sido contagiado por la peste. Pero un vaso de vino generoso le sirvió de infalible antídoto.
  • COVID-19: Reacciones frecuentes al COVID-19: Preocupación acerca de cómo protegerse, preocupación por la posible interrupción de los servicios comunitarios y de atención médica, sentirse socialmente aislados, culpa, mayores niveles de angustia.
  • Peste 1665: Merecedores de todo honor son realmente estos valientes médicos que se quedaron en Londres para luchar contra la peste, aunque con armas tan imperfectas.
  • COVID-19: Numerosas muestras de ámbito local, nacional e internacional, de apoyo al personal sanitario, reconociendo la falta de material y en demasiadas ocasiones, inadecuado para la autoprotección durante el desarrollo de su trabajo.

     La aparición de la actual pandemia por el SARS-CoV-2 parece haberse vivido con cierta sorpresa. Sin embargo, las epidemias o pandemias han ido acompañando a la humanidad a lo largo de su historia, por lo que más que una sorpresa, se debería hablar de un olvido de gran importancia. El hombre es el único animal que es capaz de meter el mismo pie, dos veces o más, en la misma trampa…

Fuente: Serrano-Cumplido A. et al. COVID-19. La historia se repite y seguimos tropezando con la misma piedra. Semergen. 2020 Aug; 46: 48–54.

Published online 2020 Jun 19. Spanish. doi: 10.1016/j.semerg.2020.06.008

Comentarios: [email protected]

- Anuncio -

Ultimas

Cabildo autoriza al edil Eduardo Rivera solicitar al gobierno estatal 14.8 mdp para obra pública

El Cabildo capitalino autorizó al edil Eduardo Rivera Pérez solicitar al gobierno del estado apoyo financiero de “recursos no...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -