Miércoles, julio 24, 2024

Pantepec, tierra de injusticias

Destacamos

En los últimos días para los que vivimos cerca del Popocatépetl, las actividades y preocupaciones estuvieron centradas en la emergencia eruptiva del coloso. La caída consistente de ceniza para comunidades y ciudades de Puebla próximas al volcán implicó para muchos recuperar las experiencias vividas y conocimientos adquiridos desde 1994, para saber que debíamos hacer, desde barrer y recoger la ceniza evitando con ello que se vaya a los drenajes, proteger las vías respiratorias mediante el uso de cubrebocas o paliacates, entre otras, además de apoyar, de requerirse la evacuación de las comunidades más próximas, brindando información veraz.

Hoy jueves 25 de mayo, hasta lo que va del día, el Popo nos dio un respiro, por lo menos en Atlixco y creo importante no dejar de lado un tema que al inicio de este mes de mayo se difundió en La Jornada de Oriente sobre un conflicto agrario y territorial suscitado en Pantepec, municipio de la Sierra Norte de Puebla. Según lo relata Martín Hernández Alcántara en la edición del jueves 4 de mayo, Ardelio Vargas Fosado, el exsecretario de Seguridad Pública estatal,  en su calidad de presidente de la Unión Ganadera Regional del Norte de Puebla, introdujo desde hace aproximadamente un año, de manera discreta, pero paulatina, cabezas de ganado en zonas estratégicas de las 100 hectáreas del rancho “El Amigo”, ubicado en la comunidad de Cebadillas, en Mecapalapa, del cual fueron desalojados la semana pasada  por la fuerza pública alrededor de cincuenta campesinos que estaban en posesión del terreno desde hace aproximadamente una década. Los campesinos totonakús, explica Martín ocuparon esas tierras desde hace una década y habían solicitado a las autoridades que legalizaran su posesión, pero sin obtener respuesta. Luego del desalojo, la introducción de un hato mayor arreció en el área en disputa.

Si bien hay que profundizar la información y supuestamente habría una reunión con autoridades, estas deberían atender con prontitud lo que ahí ocurre, ya que no es de extrañar lo sucedido, porque ha sido una práctica histórica en los añejos conflictos por la tierra. Pantepec es tierra de cacicazgos ligados a la explotación ganadera, de falta de justicia en materia agraria y de violencia para mantener el control territorial ante las demandas campesinas por el reparto de tierras, más recientemente desde el presente siglo, zona sujeta también al extractivismo petrolero.

Historia y memoria

Un reparto de tierra escaso y a cuenta gotas que generó mucha violencia y que en muchos casos nunca llegó. Es de recordar la matanza del 2 de junio de 1982, cuando 37 campesinos fueron masacrados en la comunidad de Rancho Nuevo, que hoy se llama Progreso de Allende. En esa matanza participaron policías municipales de Pantepec y de Francisco Z. Mena, así como las Guardias Blancas, que eran básicamente grupos armados al servicio de los propietarios de tierras y ganaderos de la zona.

En esa zona y en los tiempos iniciales del reparto agrario para evitarlo, el territorio de lo que ahora es Pantepec, Jalpan, Venustiano Carranza y una parte de Francisco Z. Mena, que previo a la Revolución pertenecía a dos grandes haciendas, pasó de ser un gran latifundio a subdividirse en pequeñas fincas para dar la apariencia de multiplicación de propietarios, pero, en realidad, continuaban en manos de las mismas familias, bajo el cobijo gubernamental y utilizando las Asociaciones ganaderas creadas en 1938 como núcleo de respuesta para enfrentar las demandas campesinas.

Además, el otorgamiento de inafectabilidades ganaderas, concedidas desde el gobierno de Lázaro Cárdenas,  benefició a los grupos de poder de la zona ya que si bien la mayor cantidad de concesiones fueron otorgadas a explotaciones de la región norte del país, donde se localizaba la burguesía pecuaria más fuerte y la ganadería de exportación hacia Estados Unidos, en Puebla la Sierra Norte fue la favorecida, lo que implicó que por 25 años, los campesinos tuvieron que esperar para tener la posibilidad  legal de solicitar la tierra, más los casi diez años que dilató la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos en calcular el índice de agostadero  ( hectáreas necesarias para alimentar una cabeza de ganado mayor) para a partir de ello establecer las extensiones máximas de los ranchos y las posibles afectaciones.

Desde fines los sesenta la Sierra Norte de Puebla y específicamente los municipios de Pantepec, Venustiano Carranza y Francisco Z. Mena destacan entre las demás regiones estatales y municipios por el número de conflictos, su persistencia y la violencia que generó.

En un estudio titulado “Trayectoria del movimiento campesino poblano 1970-1983”, elaborado en el Centro de Investigación y Comunicación de la Escuela de Economía en 1984, con base en una cronología hemerográfica y con las limitaciones que ello plantea, se registraron en esos 14 años, 572 acciones, entendiendo por acción al conjunto de eventos que se suceden en torno a un problema durante un año calendario. De esas acciones cerca del 50 por ciento corresponden a la Sierra Norte y a los municipios mencionados y en cuanto a formas de luchas, cerca del 50 por ciento fueron invasiones de tierra.

Respecto a la trayectoria, el estudio destaca que:

  • En 1970, Puebla aparece con el mayor número de demandas por tierra en el país. Entre 1967-1972: 639 casos
  • En 1972, el estado marca un hito en el movimiento, principalmente por las invasiones.
  • En 1974 y 1975 disminuyen las invasiones y aumenta el reparto agrario en comparación con años anteriores, principalmente en aquellas zonas donde “la tranquilidad social” se vio afectada
  • En 1976 llega a su punto más alto la lucha campesina. Se habla de 60 mil campesinos que demandan tierras. Es también el año en que inicia la respuesta de los latifundistas, en desplegados, declaraciones y los desalojos a manos de guardias blancas.

La ganadería extensiva predominante en esos años y abastecedora de carne para la Ciudad y Estado de México, tenía su base estructural y condiciones de rentabilidad en la extensión prevaleciente de los ranchos destinado al libre pastoreo de los animales, por lo que la defensa de la propiedad territorial de esos cacicazgos era clave para mantener la actividad ganadera, que además no generaba mayores empleos,  frente a la demanda y necesidad  de los pueblos  de producir sus alimentos y sostener la vida.

Ultimas

Al menos cinco muertos tras explosión en fábrica tequilera de José Cuervo

la Redacción Puerto Vallarta, Jal. Cinco empleados de la empresa José Cuervo perdieron ayer la vida, y dos más resultaron...
- Anuncios -
- Anuncios -