Ova la víbora al mundo

Ova la víbora

         Sueños de fibra

                     Rondas de mimbre


Cuentas de arena

                Zacate quemado para plantarse de pie

En el reino del aire y del desaire

                               Para ovar

Sin extinción posible

     Sin lana que ovillar

Se urden los frutos de la sequía

    El vestido de la muñequita de hojarasca

                   Hijas de las niñas Yumanas

                                     Con serpientes

                 De lenguas negras

De cascabeles cobrizos

Y colmillos               Olvidados como ojos

      En el oasis de los sueños

                Son el desierto recuperado en el rastrojo

En las varitas

         Tramadas en el milagro de la cesta

Donde flota un pato imaginado

                     Canastillo

Del resguardo

                  Ante las calamidades

                  De granitos de maíz enano

Piedrecitas que brillan en la noche

Candelillas

Collares de semillas

Conchas y caracoles de colores

            Chaquiras hilvanadas como las esperanzas

            Telas pardas de mil remiendos

Agujas del dolor del despojo

                                Y de la ortiga

Y el boleto arrugado de algún tranvía gringo

                  Como el que los llevaba de ida y vuelta

Solapados ante el acecho de la migra

             Del mal jale en la intemperie

Al tráiler del patrón

                            Donde

Se enroscaba el colectivo

En su mal dormir la pesadilla americana

                        Aaah aquella serpiente

Ova la memoria

   De un yumano migrante

Que fuma en su pipa de barro

(Del territorio Paipái, Kukapá, Kumiai o Kiliwa)

En la noche helada

              Y dibuja a la esposa que ovilla

En el jacal de su vientre  

         Al niño de ojos precoces

Que asomará su carita oval al torbellino

Crecerá con su matojo 

                    Fuera de la gorra

Agarradito de la falda roja

              Estampada de amapolas de parto

                            Gritando dónde está su padre

Y la mujer dispondrá a sus pies la canasta

Con plumas que recogió por años

           Para que desemboque el hijo

                 Suave                              

Sin golpearse

           Y persista

Entre las almas del territorio fronterizo

             Que sus ombligos pueblan

Y desbordan

                 Ova

La

                                     Sierpe

Divina

                                                Al

           Mundo.

 

Ricardo Antonio Landa, 6 de enero de 2012.

Fotos de Frida Landa de la exposición: Yumanos. Jalkutat, el mundo y la serpiente divina. Museo Nacional de Antropología, México. Enero de 2012.

Blog: https://elrojodelalengua.wordpress.com