Obliga TEEP al PRI a admitir escritos de militantes con procesos de expulsión

FOTO: esimagen / Daniel Casas

El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) ordenó a la Comisión de Justicia Partidaria del PRI que admita los escritos de contestación del exdiputado local Francisco Javier Jiménez Huerta y Leobardo Soto Martínez, líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), relativos a sus procesos de expulsión.

La Comisión no admitió los escritos que ambos priistas promovieron bajo el argumento de que no existía certeza de que ellos en persona los hubieran presentado.

En la sentencia basada en la ponencia de la magistrada Norma Angélica Sandoval Sánchez sobre los expedientes TEEP–A–140/2019 y TEEP–A–141/2019 se revocó el acuerdo de la Comisión para que admitan los escritos de contestación y después puedan llevarse a cabo los procesos subsecuentes.


A través de esta sentencia se ordena una nueva fecha de pruebas y alegatos para garantizar los derechos políticos de ambos militantes.

En su participación, el magistrado, Gerardo Saravia Rivera, argumentó que acompañaba la sentencias porque en la actualidad los partidos políticos han perdido el respeto a la militancia.

Aclaró que la sentencia no implica una intervención a la vida interna de los partidos políticos o que se esté impidiendo la expulsión de los militantes, no obstante acotó que estos mecanismos se deben realizar conforme a derecho.

En agosto pasado, Lorenzo Rivera Sosa, dirigente estatal del PRI, afirmó que caminaba el proceso para expulsar de sus filas a Leobardo Soto Martínez, líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) por apoyar a Morena en la pasada elección.

Rechazó que el respaldo de Carlos Aceves del Olmo, líder nacional de la central obrera, juegue a favor del líder cetemista en Puebla y que esto sea un obstáculo para la determinación de la Comisión de Honor y Justicia.

El también exdiputado federal afirmó que de acuerdo con los datos con los que cuenta el Comité Directivo Estatal, Leobardo Soto sí alcanza expulsión pero se tendrán que dar los pasos correspondientes para que el órgano interno emita el dictamen correspondiente.

“Seremos respetuosos de lo que dictamine la Comisión. Es un proceso que no tiene fecha, hay tiempo para que se defienda el militante, el actor o el líder –en este caso Leobardo Soto. No está en manos de la dirigencia estatal”.

Sostuvo que el CDE será vigilante de que el proceso se lleve a cabo conforme a los lineamientos que marcan los estatutos de su partido, independientemente del respaldo que Soto pueda recibir de la dirigencia nacional de la CTM.