Martes, septiembre 28, 2021

Nuevo eje geopolítico Latinoamericano

Destacadas

En uno de cada tres delitos cometidos en Puebla se utilizó arma de fuego: Envipe

Puebla es el tercer estado en donde se cometen más delitos con arma de fuego, reveló la Encuesta Nacional...

Externa nuevo patronato de la UDLAP su preocupación por la crisis en la universidad y llama a privilegiar el diálogo

El patronato legalmente constituido de la Fundación de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) externó su preocupación por...

Es Puebla la quinta entidad con más casos de trata de personas: SNSP

Con 27 casos, Puebla se colocó como la quinta entidad del país con la mayor incidencia del delito de...

En América Latina actualmente hay dos agrupaciones que marcan el desarrollo político de la región. Uno es el grupo de Lima, integrado en agosto del 2017, y el grupo Puebla, creado en julio de 2019. Ambos conciben las relaciones políticas en Latinoamérica, con dos visiones diametralmente opuestas.

Desde su creación ambos grupos han cambiado tanto en su composición como en su evolución. El grupo de Lima empezó con mucho ímpetu, que paulatinamente fue evaporándose. En cambio, el grupo de Puebla, paulatinamente se ha transformado en un eje geopolítico cada vez más sólido.

Las razones estriban en que, por un lado, el grupo de Lima fue diseñado para acabar con el gobierno de Nicolás Maduro de Venezuela, y como no lo ha logrado se diluye su razón de existir. Siempre estuvo bajo la tutela de Trump, cuyas locuras antidemocráticas nunca llegaron a ser hegemónicas en América Latina, y más aún, sin haberse podido reelegir. Este grupo nació alejado de la ciudadanía, jamás habló de políticas sociales o de iniciativas económicas, ni siquiera de enfrentarse al Covid-19. Por ello la forma neoliberal ha entrado en una crisis, sin expectativas, a tal grado que, en relación al quehacer de la democracia, no saben si respetarla o violarla (cuando no se obtiene victoria electoral). Profesaban el “fin del ciclo progresista”, les falló. Su obsesión contra el Gobierno de Venezuela les cegó. Y, para colmo, están sin su norte fundacional, ya que ahora gobierna Biden en vez de Trump.

- Anuncio -

Por el lado del grupo Puebla, avanza en dirección contraria al anterior, para empezar, nace por fuera de los gobiernos, es decir es un espacio que aglutina expresidentes, presidentes y ministros, también representantes políticos de algunos países, académicos, intelectuales y periodistas, lo que conforma su solidez muy por encima de una victoria o una derrota electoral. Es progresista, pues está diseñado con base en el disenso en matices al interior del progresismo, con base en la unidad en la diversidad, y eso le fortalece. Se dedica a múltiples tareas que son de interés público latinoamericano buscando mejorar la economía con variedad de iniciativas, demandan respuestas frente al Covid-19 (liberación de patentes), acompañan en los procesos electorales, demandan el fin a los bloqueos (como en Cuba), etc. Saben combinar qué hacer cuando se les necesita en un hecho concreto (el golpe de estado en Bolivia) y estratégicamente de que la OEA de Almagro deje de existir.

Este grupo no tiene tutor externo ni un dominador interno. Sus personajes son presidentes, Alberto Fernández, Luis Arce y Pedro Castillo; expresidentes como Zapatero, Evo Morales, Rafael Correa, Dilma Rousseff, Lula y Ernesto Samper, la presencia del gobierno de México, pero ninguno tiene más poder que otro. Hay equilibrio en la heterogeneidad.

Poco a poco, construyen cimientos y confianza. Coinciden en la necesidad de impulsar las políticas sociales, un modelo económico más justo e inclusivo, están a favor del impuesto a las grandes fortunas, más integración regional, más multilateralidad y más democracia.

- Anuncio -

Ultimas

No se aprecia remodelación del zócalo, solo fue lavado por las naranjitas, opina dirigente del CCCH

En opinión del dirigente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico (CCCH), José Juan Ayala Vázquez, el único cambio...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -