Mil 800 negocios quebrados y más de 9 mil empleos perdidos reportan cámaras y agrupaciones empresariales; piden regresar el 6 de julio

Al menos mil 800 restaurantes y comercios han quebrado en Puebla debido a la pandemia de Covid-19, lo que implica la pérdida de alrededor de 9 mil 500 empleos directos.

Los organismos que representan a estos negocios  y al sector hotelero demandan el regreso para el 6 de julio y establecer una mesa de diálogo con el gobierno estatal y de la capital.

En conferencia de prensa, Olga Méndez Juárez, dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), expuso que son 9 mil unidades dedicadas a la comercialización de comida y bebidas las que están padeciendo una situación económica difícil, con caída de 90 por ciento en ventas.


perdido 6 mil puestos de trabajo; mientras que otro 40 por ciento, equivalente a 3 mil 600, permanecen cerradas. Opinó que sin una pronta reactivación, se generará más desempleo e inseguridad.

Asimismo, dijo que el personal que no ha podido retornar migró a la informalidad, lo que, desde su perspectiva, incide en un alza en la cifra de infectados de Covid.

José Juan Ayala Vázquez, presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico (CCCH), confirmó que también registran 900 establecimientos que cerraron definitivamente y esta semana se sumarían 100; esto implica que alrededor de 3 mil 500 personas han perdido su trabajo o su comercio.

No descartó que los agremiados tramiten amparos para retomar sus actividades. Asimismo, reportó que hasta ahora han sido clausurados entre 10 y 15 negocios, por la comuna y el gobierno estatal.

Marco Antonio Prosperi Calderón, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco), estimó que la recuperación económica de los negocios tomará hasta cuatro años, pero confió en que inicie a finales de 2020.

Asimismo, demandó una renión con la presidente municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, a quien ha buscado durante 15 días para hablar de la reapertura, pero a la fecha no ha tenido respuesta.

“Queremos sentarnos con ella, activar estas mesas de trabajo estatales y federales… necesitamos ponernos de acuerdo y coordinarnos, no ser burocráticos y no pedir 40, 50 protocolos, cuando hay un comercio que lo atiende el dueño y su esposa o su hija o una empleada”.

Por su parte, Manuel Domínguez Gabián, presidente de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, confirmó que 150 de estos establecimientos están abiertos, con una ocupación promedio de 4 por ciento.

Dijo que ya no tienen para pagar salarios, rentas, luz y otros gastos: “El sector privado, créanme que estamos viviendo con respirador artificial y ya se nos acabó el oxígeno”.