Museo de los ferrocarriles, desierto