Sábado, abril 10, 2021

Recomendamos

Convencidos de que el museo también es virtual, el Museo Amparo alista la segunda Sala de espera

-

-

- Anuncio -

Sin la pretensión de que los artistas conocen mejor la situación actual –la de la pandemia causada por el Covid-19-, sino que más bien tienen más preguntas, que tienen un plan pero que éste siempre cambia, que se sigue reaccionando a él y que saben que quieren hacer comunidad. Sobre todo, como advirtió el artista Rafael Ortega, convencidos de que la presencia en línea también hace museo, el Museo Amparo presentó la segunda temporada del proyecto Sala de espera. 

Por iniciar el próximo 26 de septiembre a las 13 horas y extendiéndose hasta el 12 de diciembre, el proyecto continúa con el que fue su origen: el presentar procesos artísticos que son formas diversas de entender y ver la realidad, que son particulares. 

- Anuncio -

Durante una videoconferencia de prensa, el artista Rafael Ortega y el director del museo Ramiro Martínez presentaron la nueva temporada de Sala de espera que se fusiona con Sala de estar, para que proyectos visuales y auditivos se encuentren en un solo espacio virtual. Para esta nueva serie de video charlas estarán presentes artistas como Silvia Gruner, Ilán Lieberman, Miriam Salado, Michael Linares, Jonathas de Andrade, Adam Wiseman y Fabiola Menchelli. 

De paso, se anunció que en breve el Museo Amparo reabrirá sus puertas luego de seis meses de permanecer cerrado como respuesta a la contingencia sanitaria provocada por el nuevo coronavirus. “Hacia el fin de semana se dará la fecha de reapertura. Hay algo técnico: se trabaja con el sistema de sanitización de los aires acondicionados, estamos en eso…, el objetivo es brindar una visita segura para el público”, dijo Ramiro Martínez. 

En el caso de Sala de espera, recordó que este proyecto se gestó como una respuesta a la contingencia que se vive, teniendo como objetivo el visibilizar el trabajo de artistas de diversas disciplinas, para hablar y estar cerca de ellos. Consideró que actualmente no se está en la misma situación de contingencia que hace seis meses, por lo que el proyecto cambia y las reflexiones de los artistas también. Lo único cierto, es que la parte digital se convierte en una segunda línea del Museo Amparo, se consolida el proyecto y es uno de los programas que forman parte de él. 

- Anuncio -

Rafael Ortega señaló que en la primera temporada se incluyó a 24 artistas de varias latitudes, siendo esa una de las características del proyecto: “Nos dimos cuenta que eso había cambiado: que podíamos tener contacto con artistas diversos, en una sala de audio y otra en lo visual. En ambas lo que se decidió es que toda la gama de experimentación que abrimos se fusione en una sola y se quede en la Sala de espera, así lo sonoro se fusiona con lo visual”. 

Dijo que algo importante, es saber “que las cosas llegaron para quedarse”, por lo que es vital tomar esta situación desde el lugar real, concibiendo al museo como el espacio, como el lugar en el que se puede probar y aprender este nuevo formato en línea y nueva forma de producir contenidos con la comunidad artística, reforzando el vínculo entre creador, museo y público. 

“Es un momento particular, pero hay algo real: que la comunidad artística reacciona. No se puede evitar. Todos tenemos una posición. El proyecto surgió de eso: de cómo seguimos haciendo lo que hacemos, y cómo invitamos a la comunidad a hacer un registro de los tiempos que pasamos desde la idea de la producción. No es un proyecto curado; no hay una curaduría sino una coordinación, hay mesas de trabajo en las que se habla sobre las posibilidades y preocupaciones. El trabajo que se elige es por ser pertinente”, refirió Ortega. 

En Sala de espera, abundó, se invita a producir a los artistas, quienes colaboran y abren el diálogo sobre cómo se produce ante lo que pasa. Afirmó que precisamente en eso gira el proyecto, en la forma en cómo los artistas producen su obra, en cómo hacen museo y cómo hacen comunidad. 

Precisó que al ser el cuestionamiento primordial sobre el contexto y la forma en que trabajan los artistas, recordó que una de las preguntas que se hicieron fue para saber qué animal sería la cuarentena: un hormiguero, una termita, una lagartija, un avispón, una aguamala, un piojo, un búho, el perro de fuego de Nietzsche, un oso, una hiena, un pescado y el mismo ser humano.  

“Hemos hecho charlas súper afortunadas, pero otras no funcionaron…surgieron momentos interesantes, sin imagen que parecían experimentaciones. Precisamente, uno de los retos de lo virtual es cómo no te conviertes en un canal de televisión y entras en la dinámica donde hay dos características: un tempo en el que suceden las cosas y el otro en donde la gente tiene expectativa de la calidad de un canal que tiene millones de dólares en equipo, cuando lo que tenemos aquí es una computadora y una cámara, que no se pueden controlar”, concluyó Ortega. 

Todas las transmisiones de Sala de espera se llevarán a cabo los sábados del 26 de septiembre  al 12 de diciembre a las 13 horas a través de Zoom con previo registro. Las inscripciones  son gratuitas y se pueden realizar a través de https://museoamparo.com/actividades/detalle/2478/sala-de-espera, permitiendo a los interesados asistir a todo el ciclo. 

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

00:30:15

Visita AMLO Puebla para conmemorar el aniversario luctuoso de Zapata en Ayoxuxtla

A una semana de haber iniciado las campañas electorales, el presidente Andrés Manuel López Obrador salió de gira este sábado por el estado de...
- Anuncio -