Tras presiones, destituyen a Francisco Muñoz de Gestión del Agua del ayuntamiento de Puebla

Tras presiones del movimiento social en el último año, finalmente Francisco Muñoz Pérez fue destituido este miércoles de la Dirección de Gestión del Agua del ayuntamiento de Puebla. 

En su lugar fue designado el ingeniero Agustín Arias, quien se ha desempeñado como director de organismos operadores de agua en diversos municipios del estado, además de haber laborado en el Soapap, en puestos administrativos y operativos.

Con el arribo de Arias se rompe el vínculo que formaba Francisco Muñoz con el director del Soapap, Gustavo Gaytán Alcaraz, y Héctor Durán, de la empresa Concesiones Integrales SA de CV, que obtuvo por 30 años la administración del servicio de agua, saneamiento y drenaje en la ciudad de Puebla.


Desde que se privatizó el agua en la capital y algunos municipios del área metropolitana, la Asamblea Social del Agua (ASA), el Movimiento Antirreeleccionista, el Frente de Despedidos del Soapap, y el Frente en Defensa del Derecho Humano al Agua y en contra de la Privatización, han encabezado una serie de protestas y  manifestaciones en distintos frente para exigir la desprivatización del servicio y la renuncia de Muñoz Pérez.

El vocero de los despedidos del Soapap, Manuel Bravo Bruno, dijo que la alcalde Claudia Rivera Vivanco incurrió en un proceso de dilación para frenar la destitución del director municipal del agua, a pesar de los evidentes vínculos con la empresa y servir a los intereses de Concesiones Integrales SA de CV.

Señaló que este “personaje oscuro”, como calificó a Francisco Muñoz Pérez, fue coyote en el organismo y por años estuvo ligado al morenovallismo y al servicio de la concesionaria.

A esto se suma que al término de 2019, Francisco Muñoz Pérez incurrió en subejercicio, al no ejecutar el 70 por ciento de los 7.4 millones de pesos que se le destinó como presupuesto anual.

El funcionario se “lavó la manos” de la situación y dijo que él envió las carpetas con los oficios para que se iniciaran los procesos de adjudicación a fin de realizar la compra de materiales como químicos para el tratamiento del agua.

Entre los proyectos que no concretó fue el rescate del jagüey del Parque Cerro Amalucan para reciclar el agua, y así como poner en funcionamiento la playa artificial.

Tampoco cumplió con dar mantenimiento a los caminos que fueron bloqueados, así como cauces y cunetas que servían como elementos de captación en la Reserva Cerro Amalucan.

Los antecedentes de Muñoz Pérez es que llegó al Soapap en el año 2005, a través de la empresa Ethios, la cual daba cursos de capacitación.

Al poco tiempo de haber ingresado a ese organismo, Muñoz se empezó a destacar por volverse un gestor de los usuarios que tenían elevados adeudos en el servicio de agua potable.

Con el paso de los meses, su labor se fue sofisticando y cambió de “nicho de mercado”, ya que dejó de ayudar a pequeños usuarios, para volverse gestor de empresas y negocios cuyos adeudos son más elevados. Por ende, se intuye que había un mejor beneficio económico el socorrer a esas compañías y evitar cortes en el suministro de agua potable.

A raíz de que Gustavo Gaytán llegó a la dirección del SOAPAP, se fortaleció la labor de Francisco Muñoz, quien emplea una empresa para ser la gestora a favor de grandes compañías y cadenas de restaurantes, junto con tiendas de autoservicio, para que puedan obtener reducciones o condonaciones en el pago de multas por verter aguas residuales a los ríos de Puebla.

Dicho de otra manera, es un benefactor de los grandes contaminadores de los ríos de Puebla.