Domingo, julio 14, 2024

Morena y las elecciones de 2024

Destacamos

Una de las virtudes del Proyecto Alternativo de Nación, propuesto por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el proceso electoral de 2018, fue darles certeza a los mexicanos del rumbo a seguir para construir un país distinto al que construyó el neoliberalismo. 

El proyecto alternativo fue madurando desde 2006 hasta convertirse, con el liderazgo de AMLO, en un propósito colectivo: impulsar un cambio verdadero, no solo de presidente, sino de régimen político. Con ello, el pueblo de México tuvo un objetivo histórico por el cual se movilizó y emitió una votación sin precedentes en la jornada electoral del primero de julio de 2018, que le permitió a AMLO acceder al poder político formal y transformar el gobierno autoritario en un aparato democrático vinculado estrechamente a los intereses del pueblo. 

La Cuarta Transformación, iniciada al momento en el que asume AMLO la Presidencia de la República, tiene una profunda raigambre histórica en tres transformaciones antecedentes: la primera, es la lucha histórica contra el dominio colonial, los criollos crearon una nación soberana e independiente; la segunda, la Reforma juarista, logró derrotar al imperio francés y restauró la República, lo que permitió constituir y consolidar un Estado y un gobierno nacionales e impulsó el desarrollo capitalista interno al separar el poder eclesiástico del poder político; la tercera, la Revolución de 1910–17, cerró el ciclo de las revoluciones armadas e incorporó al país al desarrollo del capitalismo en su fase imperialista; hoy, la Cuarta Transformación, tiene como propósito separar el poder económico del poder político, y podría ser parte de la transición histórica que conduzca a la  democracia participativa.  

No se puede olvidar que el decidido apoyo ciudadano otorgado al Proyecto Alternativo y a los candidatos de Morena en 2018, si bien dio legitimidad democrática a las nuevas autoridades, no otorgó un cheque en blanco y si bien el presidente ha logrado mantener un amplio apoyo popular a su gestión,  en otros ámbitos ese respaldo ciudadano se puede perder si las preocupaciones son más cercanas al ejercicio del poder para resolver problemas y diferencias personales o se vuelve Morena un partido electorero.

La experiencia indica que Morena, para conservar y ampliar el apoyo popular, debe luchar frontalmente contra la corrupción, que ha sido tan difícil de erradicar en tanto la estructura gubernamental neoliberal se creó para eso, para facilitar la corrupción. Eso, y no otra cosa, es la identidad entre el poder político y el poder económico, donde el Estado sólo sirvió a los intereses de la oligarquía e impulsó la desigualdad. Por eso son tan rabiosos los ataques, incluso personales, contra AMLO quien, sin dudas, mantendrá su política de separación del poder económico del político y poner al Estado al servicio del pueblo.  

Las expectativas de la población sobre los gobiernos de Morena son muy altas y se debe llevar a los poblanos un mensaje claro de lo que se propone un gobierno morenista para seguir siendo su mejor opción política. 

Lo anterior exige la unidad de Morena, por eso a las acechanzas de los opositores naturales no deben agregarse las de “los amigos”, la ciudadanía puede pasar la factura a Morena de lo que se haga mal o si no se atienden las demandas de la ciudadanía por estar distraídos con las candidaturas. 

Por su parte, Morena debe ser un espacio democrático, donde la militancia y la ciudadanía se encuentren y sean escuchados junto con los dirigentes, construir la propuesta política que militantes, ciudadanos y candidatos impulsarán para construir el nuevo camino que México y Puebla habrán de seguir sin olvidar que “Por el bien de todos, primero los pobres.” 

Ultimas

00:01:48

Ante unos 10 mil campesinos, se despide AMLO en Puebla; “no aspiro a ser caudillo ni cacique; me voy contento”, dice

“Me voy contento. No aspiro a ser caudillo, hombre fuerte, mucho menos cacique, yo ya cumplí mi ciclo”, así...
- Anuncios -
- Anuncios -