Martes, junio 25, 2024

Mayas y Coca Cola

Hace varios años, allá por 2011, recuerdo que en una visita de campo por Chiapas me llamó mucho la atención que, en la entrada del pueblo de Zinacantán, había un espectacular sumamente peculiar. En la imagen se mostraba el torso de una persona, varón, por el traje bordado que llevaba y, en primer plano, una mano sosteniendo una Coca- Cola en envase de vidrio. No recuerdo si tenía algún mensaje en tsotsil (la lengua de la comunidad), pero la imagen hablaba por sí misma. Los publicistas de la refresquera vinculaban la identidad de la población con el refresco al incluir algo tan importante para ellos como su vestimenta. Recordé este pasaje pues, debido a razones que no acabo de entender del todo, se empezaron a compartir en redes sociales notas de 2019 donde se daba cuenta del alto consumo de bebidas azucaradas en Chiapas -el mayor índice a nivel mundial-, concretamente de este refresco de cola y de los altos niveles de diabetes en la entidad. A su vez, la explotación desmedida de agua por parte de la refresquera que tiene en San Cristóbal de las Casas una de sus fábricas más grandes.

Varias de las notas que encontré, citan un estudio publicado en 2018 por el Centro de Investigaciones Multidisciplinarias sobre Chiapas y la Frontera Sur de la UNAM: “Vivir sufriendo de azúcar”, coordinado por Jaime Page, Enrique Eroza y Cecilia Acero. Ahí se consigna que de “entre los alimentos chatarra, los productos más destacados por su consumo desmedido son los refrescos (bebidas carbonatadas y azucaradas) con los que un porcentaje elevado de la población maya hablante suple el agua y el pozol entre comidas, además de ser incluidos como elemento cotidiano en la mesa (…) Las estadísticas de 2009 que revisan las ventas mundiales de The Coca-Cola® Company (tccc) arrojaron que mientras en la mayor parte de países del orbe, considerando el total de la población, en promedio se consumieron 100 tasas de 250 ml por persona ese año (25.0 litros), en los Estados Unidos se ingirieron 400 (100 litros) y en México 600 (150 litros) (Blanding 2010:290), lo que ubica al pueblo mexicano como el principal consumidor de esta bebida en el mundo”. Es conocido desde hace muchos años, que nuestro país es tristemente el principal consumidor de refresco a nivel mundial, según consta en una publicación de la Secretaría de Salud a cuento del día mundial contra la obesidad, con la nada honrosa cantidad de 163 litros consumidos per cápita, un 40 por ciento más que en Estados Unidos.  Sin embargo, para el caso de Chiapas, el número es todavía más alarmante pues según el estudio encabezado por Page, “en los Altos de Chiapas donde para 2010 se contabilizó una población de 928073 habitantes, se consumieron en promedio 3285 tasas de 250 ml por persona/año, lo que equivale a 821.25 litros (2.25 al día), ubi- cándose como la región en que más Coca-Cola® se bebe en el mundo”. ¡821 litros en promedio! La estadística es terriblemente escandalosa.

Te podría interesar: Ixil resiste

Pero, como suele suceder con las estadísticas, no nos permiten ver del todo la profundidad del problema. En una lectura muy superficial del asunto, se podría afirmar que los mayas de la región son responsables de lo que consumen. De hecho, es un argumento bastante normal cuando de obesidad o diabetes se habla, se suele echar la culpa al paciente de sus padecimientos pues se le ve como goloso, vicioso, incontrolable. No obstante, ¿Qué sucede cuando no tiene posibilidades de consumir otro tipo de productos, cuando no tiene agua potable, como sucede en muchas zonas de Chiapas, cuando la mayoría de los productos a los que tenemos acceso, incluso en esas zonas, se encuentran industrializados -con sustancias hasta cancerígenas- o repletos de pesticidas y abonos químicos? ¿Y cuando las compañías que elaboran productos chatarra, los atiborran de aditivos y azúcares que provocan un tipo de adicción hacia ellos? ¿Qué opciones tiene el individuo que se encuentra atrapado en semejante círculo vicioso? Y claro, por si alguien osa decir que los mayas de Chiapas consumen estos productos por “ignorantes”, bueno, analicen sus alacenas y lleven un registro de los productos que ustedes consumen y verán que, con licenciaturas o posgrados, bien inteligentes, hablantes de español y de una supuesta raza “superior”, consumimos las mismas porquerías. Lo que nos comenta el estudio es en verdad terrorífico pues, tan sólo con el consumo del refresco, la diabetes se encuentra garantizada: “«el refresco Coca-Cola® de 355 ml contiene 140 kcal»; por tanto, una porción de 500 ml, cantidad contenida en el envase de vidrio que se comercializa en las comunidades mayas de los Altos de Chiapas, tiene un aproximado de 197 kcal, entonces, el consumo diario es en promedio de 788 a 985 kcal por la vía del refresco, lo que eleva sustancialmente el aporte calórico ingerido de 3566 a 4354 kcal en el mínimo, y de 4888 a 5873 en el máximo. Eso nos da un promedio diario de 5113.5 kilocalorías, cuando lo máximo para personas entre 50 y más años con actividad física no extenuante ronda entre 950 y 1800. Lo anterior por sí solo puede explicar la elevada prevalencia de dm (diabetes melitus) en los Altos de Chiapas que, como veremos, constituye la principal causa de muerte en los municipios trabajados”.

Por otro lado, la penetración del refresco de cola en la región ha tenido vías aparentemente normales, pero que, bien vistas, tienen un carácter más bien perverso. Primero que nada, es con demasiada frecuencia que antes que llegar los servicios más básicos a las comunidades, llegan los camiones de las refresqueras, de botanas y pastelillos y de cigarros, lo que trae como consecuencia que se tome más refresco que agua. Por otro lado, las refresqueras han penetrado al otorgar concesiones a líderes comunitarios, como sucedió en Chamula, con lo que ellos se convierten en los principales promotores del consumo de las bebidas azucaradas y otros productos. Si a ello le sumamos la publicidad que, como hemos dicho, relaciona al refresco con elementos de la identidad maya o, lo que es peor, a la identidad religiosa -se ve en la portada del libro un espectacular que dice “comparte una Coca-cola con” y muestra una lata etiquetada con el nombre “Jesus”-, la empresa logra posicionarse de forma exitosa en la mente de los consumidores. Ello, que seguramente es un orgullo para las agencias publicitarias y de mercadotecnia involucradas, es en verdad una auténtica vergüenza por su descarada y criticable manipulación. Sin embargo, considero que existen dos cosas todavía más perversas, si es posible, en este esquema. Primero, la penetración del refresco en términos de los usos y costumbres de los pueblos de la región. Según nos comentan los autores del libro, iglesias cristianas han contribuido al criticar la adoración de deidades vinculadas a “Satanás” y el consumo de alcohol relacionado con rituales tradicionales de las comunidades; igualmente han hecho algunos otros miembros de las comunidades no necesariamente cristianos. “Con este cambio y los acontecidos en torno a la estructura de las deidades -nos dicen los autores- se redistribuyó la materia sagrada al incorporarse nuevos elementos. El desplazamiento del pox dio lugar a la integración del refresco como nutrimento sustituto ante las deidades celestiales, especialmente la Coca- Cola®, configurándose además como un elemento de estatus social. En la racionalidad tradicionalista, las deidades se nutren del olor que emanan las ofrendas: flores y el pom (copal), el olor dulzón del refresco y el calor de la palabra, el fuego de velas y veladoras (véase Page 2011). Derivado de lo anterior, en todos los Altos de Chiapas es siempre prestigioso ofrecer Coca-Cola® y Pepsi, pero principalmente la primera en festejos familiares, bodas, bautizos, fiestas patronales, juegos de basquetbol, eventos políticos y sociales”. Como se ve, la penetración se vuelve absoluta cuando se vincula a prácticas religiosas y sociales. Negocio redondo, sin duda.

Por si esto fuera poco, las refresqueras, pero especialmente Coca- Cola Femsa se han visto beneficiadas por el poder desde la presidencia de Zedillo, pasando por la de Fox y Calderón y hasta nuestros días. Fox en particular, benefició a esta empresa al colocar en lugares estratégicos de su gobierno a empresarios vinculados con estos productos. Quizá el nombramiento más significativo para lo que nos ocupa fue el de “Cristóbal Jaime Jáquez como Comisionado Nacional del Agua -se consigna en el libro-, quien antes de eso fuera director general de Coca-Cola® México. Durante la gestión del señor Jáquez se concesionó por 20 años, sin costo alguno para Coca-Cola®- femsa, la extracción de agua en San Cristóbal de Las Casas, libre de impuestos y otras cuotas (Blanding 2010: 167)”. En efecto, según una nota publicada en el portal de Pie de Página, en San Cristóbal, Coca- Cola extrae más de un millón de litros al día. También en otra nota periodística de La Jornada, pero de 2022, se informa que la “Comisión Nacional del Agua (Conagua) aseguró que no existen elementos para revocar la concesión de dos pozos de los cuales la empresa Coca-Cola Femsa extrae agua a profundidades de 130 y 200 metros en esta ciudad, como exigen organizaciones defensoras del medio ambiente y el síndico del ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas, Miguel Ángel de los Santos”. La 4T no ha podido o querido hacer algo en contra de semejantes monstruos empresariales. Un ejemplo de ello es la franca frustración expresada por Hugo López- Gatell, subsecretario de salud, famoso por promover el uso de sellos para dotar de mayor información a los consumidores, que dijo que, según consigna la nota antes citada, “es una gran paradoja que los habitantes de San Cristóbal padezcan falta de agua porque la embotelladora (Coca-Cola) consume una gran cantidad y en cambio tienen un producto dañino para la salud, que es el motor de las epidemias de enfermedades crónicas y además se estimula su consumo precisamente porque no hay agua”. A un nivel micro en este lugar, podemos ver la forma en que los intereses económicos y de mercado penetran colándose en los intersticios culturales, religiosos, sociales sin importarles las consecuencias en salud y medio ambiente generadas. A su vez, evidencia las argucias legales, corruptelas, contubernios públicos y privados, interpretaciones cómodas de la ley, franco temor de jueces y políticos y el privilegio de la empresa sobre los intereses de la población. Pienso que es justo ahora hablar del “Cartel de la Coca”, ni más ni menos. Y tú, ¿Cuánto refresco consumes al año?

También puedes leer: La palabra

Temas

Más noticias

Puebla, séptima entidad con menor bienestar financiero; los habitantes necesitan 12 mil 600 pesos mensuales para cubrir necesidades

El estado de Puebla es la séptima entidad con el más bajo bienestar financiero de sus habitantes. En escala de cero a 100, esta...

Cholula homenajeará a Francisco González-Hermosillo Adams, su historiador durante 4 décadas

Un investigador que hizo que la historia de Cholula sea conocida no solo en el mundo académico sino por los habitantes y poseedores de...

Últimas

Últimas

Relacionadas

Detienen a seis hombres armados durante operativo en Tila, Chiapas

Edgar H. Clemente, corresponsal Tapachula, Chis. Seis hombre que portaban armas de fuego fueron detenidos durante el operativo que el Ejército mexicano, la Guardia Nacional, Policía...

Patrullan militares y policías frontera con Guatemala por comicios

Suchiate, Chis. El Ejército Mexicano, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana patrullan la frontera con Guatemala para resguardar la...

Cocodrilos

Una de las relaciones más estrechas y duraderas que se establecieron entre las comunidades de lo que se ha denominado Mesoamérica y su entorno,...

Más noticias

Puebla, séptima entidad con menor bienestar financiero; los habitantes necesitan 12 mil 600 pesos mensuales para cubrir necesidades

El estado de Puebla es la séptima entidad con el más bajo bienestar financiero de sus habitantes. En escala de cero a 100, esta...

Cholula homenajeará a Francisco González-Hermosillo Adams, su historiador durante 4 décadas

Un investigador que hizo que la historia de Cholula sea conocida no solo en el mundo académico sino por los habitantes y poseedores de...

Fomtlax contribuye al empoderamiento de Mipymes lidereadas por mujeres

Con la finalidad de contribuir a mejorar las condiciones de desarrollo y de bienestar, con perspectiva de género, el gobierno del estado, a través...