Más de 50 artistas se alojan en el catálogo virtual Salón Puebla, editado por el IMACP

La primera exposición del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla cuenta con su catálogo. En él, se da cuenta de los más de 50 artistas y tres colectivos que participaron Salón Puebla, una muestra que “midió el pulso artístico de la ciudad e invitó a la reflexión sobre la vida cotidiana de Puebla en un diálogo entre cuatro generaciones de artistas”.

Alojado en el sitio electrónico http://imacp.gob.mx/laeditorial el catálogo convive con otras publicaciones del IMACP, mismas que están disponibles para la lectura del internauta. En él, a través de 80 páginas se da cuenta de este proyecto que giró en torno a las personas y a temas como las migraciones, el cambio climático, los medios digitales, las relaciones interpersonales y las ciudades.

En la presentación, la presidente municipal Claudia Rivera señala que “el fomento a la cultura es una vía –no exenta de riesgos y derroteros– mediante la cual es posible generar un espacio social donde seamos capaces de reconocernos y convivir como semejantes”.


Anota que su administración “confía en que mediante una política pública que descentralice las actividades, promueva la apertura de espacios, acompañe iniciativas ciudadanas y mantenga constancia en sus programas”, se pueda reducir la brecha de acceso a los bienes culturales. “Desde la Comuna de Puebla estamos comprometidos a mantener espacios abiertos para el arte, pero también para promover el arte en espacios abiertos”.

En su caso, el titular del IMACP, Miguel Ángel Andrade Torres, refiere que el salón como espacio artístico nació en Europa en el siglo XVII y si bien de inicio sirvió para difundir contenidos de la academia, luego se reorientó hacia las exposiciones independientes. “Hoy, Salón Puebla propone un periplo por las obras de distintos artistas nacidos y radicados en la ciudad alrededor de cinco temas: movilidad, violencia y paz, migración, hábitat y comunidad”.

Apunta además que con esta exhibición el IMACP apostó por “generar espacios dedicados a la libertad que den cuenta de las temáticas y búsquedas de la escena artística actual”.

De igual forma el curador Gustavo Ramírez escribe que de “1726 a la fecha se han generado alrededor del mundo diversos salones artísticos, los cuales han tenido la finalidad de exhibir la producción plástica de determinado contexto social”.

Afirma que Puebla no ha sido ajena a esa dinámica en las últimas dos décadas. Recuerda el caso del Salón de arte erótico que se gestó por un grupo de artistas, desde mediados de 1990 hasta mediados de 2000, para celebrar el erotismo y la diversidad sexual.

Asimismo, que alterno a este salón surgió el Encuentro estatal de arte contemporáneo en la Dirección de artes visuales de la entonces Secretaría de Cultura estatal. “Aunque no se trataba de un concurso anual local, que también funcionó como termómetro de la producción artística”.

Agrega que en 2006 surgió Plataforma, un proyecto gestado desde la iniciativa privada, por empresarios encabezados por Pedro Ocejo, curado por Bárbara Perea, que tuvo como resultado la exposición Laboratorio Regeneraciones.

“Estos tres eventos motivaron el nacimiento de Salón Puebla, proyecto que pretende poner nuevamente en el ojo público la producción plástica de varios sectores de artistas poblanos y avecindados en nuestro estado. No busca ser solamente una exposición donde se muestran obras de arte, sino ser un espacio de encuentro, diálogo y reflexión entre sociedad–institución y comunidad artístico en el espacio público”, expuso el curador Gustavo Ramírez.

Destaca que dicha exposición tuvo un total de 32 mil 32 visitantes en los casi cuatro meses que tuvo desde su apertura. En ella, se mostraron fotografía, pintura, instalación, dibujo, intervención, escultura, video, intervención en sitio y gráfica, entre otras técnicas.

Enmarcó además los resultados de los talleres del programa Nodo: espacio de experimentación visual, como el de Estrategias de la gráfica contemporánea, Dibujo al límite y Dibujo con modelo. Del mismo modo, se llevaron a cabo conferencias, conciertos y recorridos guiados; además la exposición participó en la cartelera de seis ediciones del programa Noches de Museos.