Miércoles, junio 19, 2024

Manuel Espinosa: hay que insistir en la poesía para que pueblos creen su propia historia

Destacamos

Hace falta insistir más en la poesía, afirma el poeta, escritor y traductor totonakú Manuel Espinosa Sainos (Ixtepec, Puebla, 4 de octubre de 1972). Insistente, dice que es necesario empezar a pensar que entre los pueblos originarios es posible crear, pues hacerlo llevaría a algo también urgente: el que escriban sus propias historias, para que otros dejen de decir quiénes o cómo son.

“Nos han hecho creer que los indios somos tontos, que los totonacos somos tontos, que los nahuas somos tontos. Eso no es cierto. Podemos hacer un libro, los niños pueden hacerlo, los adolescentes pueden escribirlo. En pocas palabras, tenemos nosotros que escribir nuestra propia historia, y no que vengan otros a decir quiénes o cómo somos, pues nosotros somos los que tenemos que decir quiénes somos”, afirmó durante una entrevista posterior a la presentación de su poemario Nada es perverso. Nitu wantú ni tlan, en el marco de la jornada de conmemoración del Día internacional de los Pueblos Originarios que organizó la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 211, ubicada al sur de la ciudad de Puebla. 

Puedes ver:Siete montajes de Puebla formarán parte del Circuito Nacional de Artes Escénicas

Convencido, el creador literario cuya formación no ha sido totalmente académica sino más bien nutrida de las lecturas y la escucha de la poesía y sus poetas, sabe que en las escuelas se debe insistir más en que es posible crear, pues apenas en las aulas se enseña una pincelada de literatura. “Las escuelas deberían ser centros de creación literaria, lo mismo en primaria, que en secundaria o bachillerato, pues debería haber una materia de creación literaria pues hay que enseñar a pensar y a crear a los niños. Hace falta más”, apunta. 

Acota que, como poeta, sabe que la poesía puede transmitir pero también puede enseñar a los niños a ser creativos. “Me encantaría que en las escuelas no solo entraran los libros en las cabezas de los niños, sino que de su cabecita, en una primera o una secundaria, saliera un libro hecho por ellos”, completa reflexivo. 

Incluso, Manuel Espinosa refiere que si bien en los nuevos libros de texto gratuito se les ha dado más importancia a los pueblos indígenas, sabe que se les debe de dar más importancia a la par de insistir en la temática de los pueblos y de lo comunitario. “Conozco a pintores que vienen sus pinturas ahí, para reflexionar y crear. Hay texto, narrativa y poesía de lenguas originarias también en esos libros, pero no basta. Han dicho que es perfectible, ojalá se insista más, ojala tengamos un libro realmente en lengua indígena, que estos libros lleguen a las escuelas, de manera total, no solo un poema o un cuento, y no tengan que pagar 200 pesos por él”, dijo el autor que fuera incluido anteriormente en un libro de lecturas de quinto grado de primaria que circuló a nivel nacional. 

Nada es perverso, un libro que retrata preocupaciones contemporáneas de los pueblos 

En Nada es perverso. Nitu wantú ni tlan, su primer libro publicado en Puebla, Manuel Espinosa Sainos presenta poemas potentes que tienen que ver con experiencias personales, sociales y de violencia, además de otros nutridos de amor y sexualidad. Bajo el sello de Alcorce ediciones, el poemario bilingüe –en español y totonakú- deja ver la voz de un poeta consolidado que, desde su lengua materna, aborda la realidad contemporánea de su pueblo y su cultura. 

En dicho volumen no queda fuera el tema de la violencia, que tristemente es de actualidad en las comunidades totonacas y nahuas en las que el poeta se desenvuelve en la Sierra Norte de Puebla. “El tema de la violencia entre los pueblos originarios es algo que siempre se ha vivido”, afirma y completa que según una investigación reciente se reportó que 80 por ciento de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia en su comunidad.

“Antes escuchábamos que en Ciudad Juárez mataban mujeres y nos indignábamos; que eso pasaba también en la Ciudad de México, nos incomodaba pero era allá; luego empezamos a escuchar que era en Puebla y eso también nos incomodaba pero era lejos de nuestras comunidades. Ahora es un tema cotidiano que está pasando también: de repente aparece una mujer asesinada en un cafetal, luego en un hotel; recientemente en una comunidad cercana a mi municipio apareció una mujer descuartizada, y a otra en Cuetzalan le contaron la cabeza. Entonces, estas cuestiones de feminicidio que pareciera que antes fuera lejos, ahora están pasando en nuestros pueblos. Es un problema pues es una violencia extrema que es padecida por más mujeres”, refiere el Premio Nacional del Cuento Totonaco 1993 y Premio Estatal para Creadores Tlaltekatzin 2000.  

Tal vez te interese:Luego de Puebla, la ópera Svadba de Túumben Paax pisará el escenario del Cenart

Por tanto, Espinosa Sainos refiere que la violencia es algo que trata de reflejar en su poesía, incluso, adelanta que aparecerá un poemario sobre la violencia doméstica, pues está convencido que los hombres no pueden ser ajenos a los problemas que viven las mujeres. Compara que lo mismo pasa con los pueblos indígenas, a quiénes se les toma en cuenta en fechas como el Día internacional de la lengua o de las Poblaciones originarias, cuando sabe que “tenemos que ser parte de la solución y no del problema”. 

De paso, añade que la preocupación de la literatura indígena contemporánea y sus autores es que hace falta que su producción llegue a la comunidad, pues al editarse bajo demanda, no puede llegar a la población en general. “No puedo llegar a una población indígena y decir que cuesta tanto. Es un problema no solo de mi libro, sino de la literatura indígena contemporánea que no llega a las comunidades indígenas, que llega a la ciudad y si bien le va a las librerías, porque si no lo tenemos que distribuir nosotros”. 

 Completó que su más reciente título Nada es perverso ha gustado entre quienes lo han leído, pues si bien hay lectores que se han sonrojado y sonreído con su mensaje, hay otros que han ido del enojo a la indignación, a sabiendas que la poesía tiene que provocar emociones. 

Por último, aplaudió que Alcorce ediciones sea la primera editorial en Puebla que abre una colección dedicada a las lenguas originarias denominada Raíces, a la par que se solidariza con los autores que publica. No obstante, hizo un llamado a que las universidades y las instancias culturales que tienen recursos públicos volteen a la creación literaria en lenguas originarias, pues Puebla carece de una colección del tema pese a la variedad de lenguas y cosmovisiones que posee. “Necesita haber un proyecto integral con centros de creación, círculos de lectura y una línea editorial en lenguas indígenas, algo que requiere dinero. Pero si al tema de cultura le invierten poco, y se limita al espectáculo, a la cultura indígena se le invierte menos”, lamenta. 

Ultimas

Cártel de Sinaloa utilizó a grupo vinculado a banca clandestina china: EU

Washington. Estados Unidos acusó este martes a grupos "vinculados a la banca clandestina china" de ayudar al Cártel de...
- Anuncios -
- Anuncios -