Martes, agosto 16, 2022

MANIFIESTO DEL ARTE Y LA CULTURA PARA LA VIDA

-

- Anuncio -

Quienes somos y seremos juntos

Somos los pueblos, comunidades rurales y barriales, organizaciones, colectivas, trabajadores del arte y de la cultura y estudiosos que participamos en los diálogos y encuentros internacionales del espacio movilizador y de convergencias Arte y cultura para la Vida que visibiliza a los pueblos como los protagonistas sensibles, creativos y críticos que venimos a expresar nuestro pensar, hacer y sentir para la vida.

Nos dirigimos a las y los participantes en el Foro Social Mundial-México 2022 coincidentes en la necesidad de construir desde abajo y desde ahora otro mundo posible.

- Anuncio -

Somos mujeres y hombres creadores, intérpretes, promotores, estudiosos y críticos del arte y la cultura. Somos quienes en escenarios profesionales, en las calles, los campos y las comunidades expresamos sentires y visione del mundo y de la compleja y a la vez sencilla persona, haciendo más humana a la humanidad.

  1. El significado del Arte y la Cultura para la vida, más allá del capital

La cultura tiene que ver con cultivar, con cultivo; sembrar y hacer crecer lo que nos alimenta, lo que hace posible la vida. No un adorno como quieren presentarla no un asunto suntuario para unos cuantos privilegiados, cultura es simplemente posibilidad de vida para todos. Existe tam¬bién la cultura de la violenta muerte cuyo objetivo es la destrucción propia y ajena como meta.

El arte debe resignificarse desde sus ejecutantes y espectadores, reconstruirse desde su liberación para ser transferible. Es una herramienta social para la creación de otra cultura posible. Es crítica y emancipadora para la vida digna.Por ello, es fundamental el arte comprometido para el cambio social como nos da su ejemplo los artistas en la primera línea de las luchas emancipadoras.

- Anuncio -

Con sus luchas  e iniciativas los pueblos han logrado que el arte y las culturas se incorporen al derecho humano de los pueblos. Si las leyes en muchas ocasiones no logran recuperar esa creatividad o la censuran y coartan los anhelos y expresiones, los pueblos las pueden cambiar como lo muestra la historia.

  1. Así vivimos y trabajamos en la pandemia y la crisis múltiple del capitalismo

En todo el mundo la pandemia del Covid profundizó las crisis económicas, ecológicas y sociales del capitalismo, causa estragos y provoca el fallecimiento de millones de personas y secuelas de enfermedad y pobreza en las familias de las personas contagiadas.

Al inicio de la pandemia, quedaron canceladas todas las actividades que el capital considera no esenciales. El arte y la cultura fueron tipificados como “no esenciales” en todo el mundo, pero paradójicamente fue la música, la literatura, y el cine, entre otras expresiones, las que hicieron soportables o reafirmantes los días de confinamiento. La pandemia vino a demostrar qué tan importante es el arte y la cultura en la vida espiritual y material del ser humano.

Los trabajadores de la cultura (TC) comprometidos con la lucha, mayormente autogestivos, no padecimos más allá de lo que nos es común porque nuestro trabajo cultural es luchar dignamente y nunca nos han dado nada por eso. Así que padecimos la pandemia como cualquier obrero del arte o de la construcción.

Contamos durante estos años con experiencias creativas y resolutivas del arte y la cultura. Acompañamos como vecinos a nuestras comunidades, estrechamos lazos mediante el arte. La relación de la comunidad con el arte nos enriqueció a todos. Necesitamos compartir los modos de resolver, reactivar, fortalecer con autonomía, autogestión y autodefensa colectiva y comunitaria al arte y la cultura, porque desde su marginación institucional y el esquema austero y despectivo con el cual trata el poder a la cultura, será difícil la recuperación urgente que necesita nuestro trabajo para ser herramienta creativa, crítica y herramienta para el cambio y para la revaloración del trabajo y la vida digna de los promotores, trabajadores y creadores del arte.

3.- El papel del arte y la cultura en la primera línea de las resistencias, y la construcción de la vida digna y libre

El arte y la cultura deben proceder desde el actuar, pues permiten construir desde el HACER, entendiendo que las cosas no SON así, que ESTÁN así y hay que cambiarlas.

Dentro de las formas del arte, las artes comunitarias, desarrolladas en y con la comunidad, hacen que el arte se viva, y que quien lo presencia deje el papel de espectador, transformándose en generador de acción, pasando de la indignación a la digna-acción, mediante la educa-acción. Construyendo alternativas que detengan el colapso civilizatorio ocasionado por el capitalismo y sus tentáculos, como la enajenación y el individualismo. En los movimientos sociales, podemos encontrar a los artistas y trabajadores del arte en la “primera línea” en las resistencias del mundo.

En un reconocimiento a uno de tantos compañeros que ha sido parte de la construcción de esos otros mundo posibles, desde la noble trinchera del arte popular, hemos decidido nombrar al espacio de compartición artística del FSM México 2022 “Enrique Cisneros Luján, el Llanero Solitito”, quien formó parte de los esfuerzos para llevar a cabo el FSM en esta y emisiones anteriores.

4.- Los proyectos de articulación y acción de los trabajadores del arte y la cultura que reivindicamos como nuestras raíces y ejemplos.

Históricamente las y los trabajadores del arte, han sido considerados meros animadores de los grandes espacios organizativos; sin embargo eso está alejado de la realidad. Es innegable el aporte que los artistas han hecho a través de los años a la formación de los movimientos sociales, desde sus múltiples propuestas.

Es momento de pasar la etapa de resistencia, y avanzar a la ofensiva: organizados. Por eso, hacemos un llamado a artistas y trabajadores del arte y la cultura, a plantear una agenda de acciones articuladas que nos permitan tomar acción en las luchas y resistencias de los pueblos, no solamente acompañando los procesos, sino siendo parte de, y hasta detonadores de organización-acción.

Tenemos escuela, los ejemplos vigentes de Violeta Parra, Alí Primera, Víctor Jara, Nina Simone y otros grandes que han dejado semillas a su paso por la vida; Y propuestas como APALOS (Artistas Populares a la Ofensiva Social) que planteó la articulación activa de los artistas y trabajadores del arte y la cultura, con las luchas y movimientos sociales; a partir de la “Declaración de Tláhuac” en México, en 2011.

Llamamos a la creación rebelde y organizada contra la muerte, a la organización de los sencillos trabajadores de la cultura por el bien común y natural que estén presentes ante el colapso que el capitalismo, el patriarcado, el colonialismo y el racismo apresuran contra el planeta.

Otro mundo posible sólo puede ser creado por sujetos sociales que tejen la paz,la libertad y la armonía con la naturaleza.

*Fragmentos de la propuesta de Manifiesto de la Comisión de Arte y Cultura para la Vida a debate en el Foro Social Mundial los días 3, 4 y 5 de mayo de 2022 en la Ciudad de México. Los diálogos se efectuarán para arte y cultura en el auditorio del Museo del Templo Mayor. las actividades artísticas y de asambleas solidarias internacionales serán en la Plaza de Santo Domingo.

La insoportable verdad del racismo

Óscar Ochoa

Todos los pueblos son etnocéntricos. Ese es un axioma de la antropología, descubierto a base de trabajos de campo y recolecciones cuantiosas de datos provenientes de todo el mundo. Todos los pueblos han construido a lo largo de su historia una noción de sí mismos en la cual se miran como la gente verdadera, de hecho, casi todos los nombres de estos pueblos significan eso: la gente. Pero tal visión no es negativa en sí, pues evidencia parte de la cosmovisión de estos pueblos, así como del lugar que ocupan en el mundo desde su concepción.

Pero junto con el etnocentrismo viene el problema de la otredad, muchas veces construida a partir de una visión hegemónica, en la que el otro es un bárbaro, un inculto o incluso un demonio. El otro no sólo ha sido un problema de la antropología sino de las culturas todas. Y justo de lo que trata la antropología, hija bastarda del colonialismo valga mencionarlo, es de construir actos de entendimiento entre los pueblos.

A lo largo de la historia se han observado una gran cantidad de discursos y actos de una pretendida superioridad que legitima el dominio de unos pueblos sobre otros. Pero también la evidencia antropológica, histórica y política ha demostrado, una y otra vez, que en el fondo de este racismo subyace el despojo territorial y la apropiación de bienes naturales, culturales, económicos, etc. por parte de los gobiernos y allegados a los actos de racismo en cuestión. Al preguntarnos si una sociedad en su totalidad es racista sobre otra podemos decir que no, pero el racismo como fundamento ideológico de un régimen político permea grandes capas de una sociedad, manifestándose en diferentes grados y esferas de una sociedad.

Así, cuando los afrodescendientes estadunidenses se levantaron por sus derechos en la década de los 60s del siglo pasado, muchos anglosajones que simpatizaron con este movimiento encontraron una violencia similar empezando por el adjetivo nigger lover, es decir amante de negros. El mismo efecto tendría la lucha contra el apartheid al interior de Sudáfrica donde jóvenes universitarios, intelectuales y gente promedio era golpeada y arrestada por la policía hasta 1992. El caso palestino es una muestra ruin de racismo y colonialismo genocida de los sionistas israelíes que hoy afecta al sentido humano mundo entero. Los ejemplos se extienden por todo el mundo, pero con gran presencia en los continentes y países colonizados por Occidente: África, América, el Sureste asiático, Oceanía se han visto sometidos por prácticas e instituciones que invisibilizan, denigran, agreden y violentan a la población local, emigrada o desplazada por la fuerza.

Es compleja la relación entre capital y racismo ya que el “blanqueamiento” de personajes y pequeños segmentos de grupos étnicos históricamente sometidos ha generado el simulacro de una libertad e igualdad étnica que es selectiva. Este blanqueamiento muchas de las veces se realiza mediante el ascenso de estos individuos en la escala social. Pero el racismo y la violencia estructural se mantienen latentes para actuar cuando estos privilegiados se salen del guion preestablecido.

No resulta casual que entre aquellos que pertenecen a estos grupos llamen a los alienados con sobrenombres tales como “cocos” por ser negros por fuera y blancos por dentro. Los ejemplos son infinitos, pero ahora que muchos de los luchadores sociales reconocen el entramado de clase y etnia aparece más claro para que la cooptación tiene muchos rostros y uno de ellos es la supuesta igualdad ofrecida por los gobiernos progresistas que de igual manera reprimen a los movimientos étnicos que a los trabajadores mestizos, Tal como acabamos de ver en la Ciudad de México con el desalojo, encapsulamiento y casi secuestro policiaco de la comunidad Triqui desplazada de su comunidad, Tierra Blanca, Oaxaca por paramilitares.

Es la misma respuesta que los gobiernos conservadores porque en estos tiempos, con el afán de privilegiar la acumulación, se descuidan las formas, se simula luego, y surge el capataz del patrón que todo gobierno colonialista lleva dentro.

CONSEJOS A MI PLUMA*

Escúchame: amo aquella poesía

que se escribe en las trincheras

a la luz de los fogonazos del odio;

aquella que, si primero

nace como el aullar

de lobeznos perdidos en el cosmos,

madura al convertirse en lanzallamas

de fonemas corrosivos;

Pero oye bien lo que digo: temo, repudio,

el «mucho ruido y pocas nueces»

de lo panfletario.

La poesía desfallece en el panfleto

como la luz se asfixia en la caverna,

o la música de la verdad

en la vocal desgañitada.

Amo la poesía de denuncia

-aquella que espera a los trabajadores

a la salida de la fábrica

para intercambiar saludos

y planear cataclismos,

 

Enrique González Rojo Arthur (Fragmento) en El viento me pertenece un poco

- Anuncio -
- Anuncio -

Relacionadas

CEPC invita a los ciudadanos de Tlaxcala al Simulacro Nacional 2022

Con el objetivo de conmemorar el Día Nacional de la Protección Civil y en el marco del XXXVII y V aniversarios de los sismos...

Últimas

Maseca, la empresa responsable del aumento del precio de la tortilla: Profeco

En la actualidad, el director general de Gruma y Maseca es Juan Antonio González Moreno, quien asumió el cargo en febrero de 2013, luego...
- Anuncio -

Recomendamos

-