Lunes, mayo 10, 2021

Maillé: la fotografía de Iturbide integra imágenes inauditas de un mundo personal

Destacadas

Pese a veda, “Bulnes Arquitectos” perfora pozo profundo para dotar de agua a la lujosa torre en espiral de Vía Atlixcáyotl

A pesar de la veda que existe por parte de la Conagua, el desarrollo inmobiliario “Bulnes Arquitectos”, que construye...

Segundo atraso del IEE en aprobar listas de candidatos rezaga inicios de campaña en Morena

Por segunda ocasión en menos de una semana, el Instituto Electoral del Estado (IEE) retrasó la aprobación de la...

Ha ocurrido un intento de linchamiento cada 3 días en Puebla durante 2021

En promedio cada tres días ocurrió un intento de linchamiento en Puebla durante el primer cuatrimestre del año, eventos...

Las fotografías de Graciela Iturbide, definió el investigador Mauricio Maillé, son una puesta en escena, una intención, un encuentro con el sujeto fotografiado para crear imágenes inauditas, componiendo una fotografía fina que crea un mundo personal y la definen como autora.

Al brindar la conferencia Presagios en la obra de Graciela Iturbide, el también curador habló sobre las obras de la merecedora en 2008 del Premio Hasselblad que forman parte de la colección del Museo Amparo, mismas que años atrás se exhibieron en el proyecto Presagios, curado por Miguel Cervantes.

De inicio, Maillé refirió que Iturbide nació en una familia numerosa bien acomodada, a la par de que se casó muy joven y tuvo tres hijos, tiempo en el que comenzó su inquietud por la imagen y la llevó a estudiar en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, en donde sucede un encuentro muy importante con Manuel Álvarez Bravo, entonces profesor de fotografía fija. “Graciela ha comentado que ella llega desde este espacio escolar al encuentro con Manuel y se le abre un mundo que para ella fue significativo, que la conformará como un ser pensado a partir de las imágenes”.

- Anuncio -

La fotógrafa fue conformando un vínculo con Manuel Álvarez Bravo que fue relevante, hizo algunos viajes con él, haciendo imágenes que dejan ver aspectos que ha mantenido, como el sentido agudo de observación, el análisis del entorno, del tiempo detenido. “Identificó una aurora lumínica, relacionado a un sentido de cómo se aproxima a la creación”.

En ese sentido, Maillé consideró que parte importante del trabajo de Iturbide son sus hojas de contactos, sus tiras de negativos que se han convertido en una especie de cuaderno de trabajo que el fotógrafo revisa después de su itinerario. “Son bocetos de cómo el autor hace su búsqueda, a la vez de que describen su enfoque y son un registro de cómo se construye su imagen: si fruto de la casualidad, de leer el proceso de una toma o de su evolución”.

Como ejemplo, mencionó la fotografía Nuestra señora de las iguanas que, contenido en sus hojas de contactos, deja ver y estudiar el trabajo de la fotógrafa. Otro ejemplo, es la hoja que tiene que ver con el proceso de búsqueda en un mismo rollo de dos acontecimientos, uno de ellos, la muerte de su hija Claudia a principios de los años 70 que representó una fractura en el orden natural de las cosas, y que llevó a Graciela a enfrentar a una serie de elementos relacionados al impulso de hacerse muchas preguntas, mismas que documenta.

En cambio, en imágenes como La niña del peine refirió que Iturbide “penetra en un mundo que ella ha creado”, con claras líneas de composición que funcionan como una puesta en escena, que tienen una intención y un encuentro con el sujeto fotografiado.

“El ejercicio que hace en esta imagen de 1979 es que está buscando un lenguaje secreto, un deseo por ver, por enseñarnos a ver de otra manera, lo mismo que se ve en el retrato de una joven escondida entre los matorrales con una máscara diseñada por Toledo en 2009”.

Continuó que estas fotografías muestran una búsqueda de su autora, una deconstrucción incesante, un ojo atrevido y arriesgado que desafía los encuentros, en donde existe algo intuitivo en su acercamiento, mientras que en la calma y la tranquilidad de su estudio es en donde tiene la capacidad se revisar el resultado.

Para el investigador Mauricio Maillé, la obra de la fotógrafa Graciela Iturbide se distingue por tener recurrencia de temas, poéticas, prácticas y búsquedas que van dándole una personalidad a su trabajo algo, que se puede ver en imágenes que tienen 20 o 30 años de diferencia.

Asimismo, la artista tiene la capacidad de deconstruir el espacio y leer el entorno, además de que a lo largo del tiempo ha ido desapareciendo el sujeto, despojándose de la persona para acercarse a los espacios, las formas y el silencio.

Otro aspecto, develado en el proyecto Natura Naturans, Natura Naturata o El jardín de Graciela, es su aproximación e interés por el mundo de la naturaleza, sobre la que crea una poética. Así, realiza imágenes del jardín botánico de Oaxaca, por medio de viajes o en su propio espacio natural, lugares de los que se propia para crear su propio discurso poético.

“Graciela va encontrando detalles, tomando microrrelatos poéticos que serán fragmentos que traerán temas como los grafismos, trazos que son una cuestión formal histórica, referente al dibujo, a lo blanco y lo negro de la gráfica y la fotografía”, propuso el especialista. Agregó que estos grafismos abren un territorio muy interesante de experimentación, ya que la artista se aproxima y deconstruye la huella, la marca, el trazo, haciendo un vocabulario que encuentra en diferentes superficies.

Definió que otra línea de trabajo de Iturbide que está presente en la colección del Museo Amparo es una selección en donde el cielo toma una predominancia particular. En ella, la artista mueve su mirada hacia el cielo, a lo etéreo, algo carente de volumen, pero lleno de luz. Como ejemplo, es la imagen de una cueva en Italia.

“(La de Graciela Iturbide es una práctica fotográfica cargada de intuición, sagacidad e incertidumbre que exalta su curiosidad. Sus encuentros con las formas y los objetos se advierten en su contenido poético y evocador que flota en sus imágenes. Con ellas, nos permitió mirar lo que no habíamos visto: contextos de la vida sensible que solo el arte permite penetrar, en un vocabulario que ha logrado concretar una de las grandes protagonistas de la historia de la fotografía mundial”, concluyó Mauricio Maillé.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:12

De mediana a alta la afluencia de comensales en restaurantes del Centro Histórico por 10 de mayo

De mediana a alta es la afluencia de comensales en los restaurantes del Centro Histórico para celebrar el 10...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -