Miércoles, junio 23, 2021

Recomendamos

Los tiempos de barbarie exigen osadía

-

-

- Anuncio -

Sabrina Fernandes  entrevista a Michael Löwy pandemia.

Cuando se declaró la pandemia de coronavirus, se habló en los grandes medios sobre una «nueva normalidad», en la que las personas se sentirían más conectadas y revisarían sus posturas frente a la muerte y al sufrimiento. Pero el sistema parece adaptarse. ¿Es posible que un gran acontecimiento global catalice un cambio civilizatorio, sin una campaña ecosocialista?

- Anuncio -

No puedo prever si habrá o no acontecimientos catalizadores en el futuro. Pero no podemos esperar a una catástrofe o epidemia para luchar por un cambio civilizatorio. Necesitamos comenzar a popularizar el programa ecosocialista. Es muy importante difundir conferencias, panfletos, libros y multiplicar las iniciativas en las redes sociales para explicar nuestra propuesta, la imposibilidad de un «capitalismo verde» y la necesidad de una transición ecológica revolucionaria. No es casualidad que el interés por el ecosocialismo  crezca en Brasil y en todo el mundo. Acaba de fundarse una Red Global Ecosocialista (Global Ecosocialist Network) que propone vínculos entre los ecosocialistas del Norte y del Sur globales.

Mientras, el principal punto de partida son las luchas socioecológicas concretas que se enfrentan con la lógica del sistema: las luchas de las comunidades indígenas en el Amazonas y en otras regiones del país contra la devastación de nuestras selvas y nuestros ríos que ocasionan la megaminería, el agronegocio, la expansión de la ganadería y la soja; la lucha del MST contra los pesticidas y por una reforma agraria que favorezca la agricultura orgánica, y la lucha de la juventud de las grandes ciudades por el transporte público gratuito. Es en estas luchas que se desarrolla la conciencia anticapitalista, como también la comprensión de la necesidad de la auto organización desde abajo y la conciencia de que solo con el combate colectivo se consiguen las exigencias de los oprimidos y de los explotados.

La tarea de los ecosocialistas es participar de estas luchas, apoyarlas, ayudarlas, organizarlas e integrar en ellas la propuesta ecosocialista.

- Anuncio -

¿Qué medidas inmediatas serían útiles para unir las demandas generales y desafiar ese orden que vuelve a imponerse?

Las clases dominantes, apenas la pandemia se los permita, intentarán retomar la normalidad de los negocios, volver a lo mismo, al paraíso de los explotadores, donde una decena de multimillonarios posee el la riqueza de la mitad de la humanidad.

Elaborar un programa de reivindicaciones es una tarea colectiva. Pero un programa de este tipo, en Brasil, debería incluir, entre otros objetivos, una profunda reforma fiscal que termina con los escandalosos privilegios de una ínfima minoría de oligarcas; una reforma agraria radical, con criterios ecológicos, que favorezca la agricultura campesina y orgánica contra el agronegocio ecocida; la defensa del Amazonas y de los pueblos que ahí viven contra la saña destructora de las mineras y de los terratenientes, y la reducción de la jornada laboral, sin disminución del salario, como solución al dramático crecimiento del desempleo.

¿Es posible mantener «el pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad»? ¿Qué habría que decirle a alguien que se siente desanimado políticamente en este momento?

Las derrotas, como las victorias, forman parte de la historia del socialismo y de las luchas sociales. El pesimismo de la razón nos advierte sobre la gravedad de la situación, el peligro creciente de la catástrofe ecológica y el gran poder de nuestros adversarios, los neofascistas y los neoliberales (¡o los dos al mismo tiempo!). Pero también hay señales de esperanza: el socialismo nunca tuvo tantos partidarios y simpatizantes en EEUU y en Inglaterra como hoy. La movilización de la juventud contra el cambio climático logró el apoyo de millones de personas en todo el mundo.

Hay multiples ejemplos, incluso en Brasil. Obviamente, no hay ninguna garantía de que el ecosocialismo vencerá, ni de que la humanidad logrará escapar a la catástrofe. Esta es, como dirían Lucien Goldmann, mi maestro, y Daniel Bensaïd, mi compañero, una apuesta en la cual se nos va la vida, en términos individuales y colectivos. Si los revolucionarios solo se movilizaran cuando están seguros de la victoria, nunca habría habido una revolución. Entonces, se trata del optimismo de la voluntad: como decía Brecht, quien lucha, puede perder; quien no lucha, ya perdió.

*Extracto de la conclusión de la entrevista Los tiempos de barbarie exigen osadía

 jacobinlat.com. Traducción: Valentín Huarte

El carácter dual de la actual crisis del capitalismo mundial*

El curso actual de la crisis económica mundial combinada con la agudización de la crisis sanitaria por el Covid-19 posee aspectos económicos, sociales y políticos que deben analizarse para constatar las formas en cómo los gobiernos y el gran capital, han pactado la vía para enfrentar los conflictos que inhiben la acumulación de capital a nivel mundial.

El carácter de la actual pandemia por el Covid-19 tiene significaciones y dimensiones diferentes con respecto a las pandemias antes vividas por la humanidad. Ello se explica primero, por la interconexión mundial, regional, y local instaurada a partir de la década de los años ochenta como requisito para la movilidad del capital a partir de la fragmentación de los procesos productivos hacia nuevos mercados; y segundo, por la gran velocidad con la que se operan los mercados mundializados e interconectados en la distribución, la circulación y el consumo de todo tipo de mercancía incluida la fuerza de trabajo.

Esto se traduce durante la pandemia por Covid-19 en un altísimo ritmo de propagación del virus a escala mundial, ningún país pudo cerrar sus fronteras para evitar la propagación pues hacerlo atentaría contra los procesos de acumulación del capital. No basta con ubicar la problemática como parte de la fase neoliberal, pese a que en esta se desmontaron y destruyeron las instituciones del Estado benefactor, es un problema de fondo, que ha descubierto al sistema capitalista y sus lógicas de reproducción que desnuda el discurso pro vida pues antepone la ganancia sobre la vida.

La tendencia en el crecimiento de la economía mundial, mismo que se ha distinguido en las últimas seis décadas por un descenso en los ritmos de acumulación de capital a escala mundial, con tasas de crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB), registradas por debajo del 5% anual.

Presentamos a través de la tasa real de crecimiento anual del PIB de 1961 al 2020, el periodo que abarca tanto la fase del Estado Benefactor como la del actual Estado neoliberal.

Desde 1976 con el agotamiento del llamado modelo de sustitución de importaciones se sostienen ritmos de crecimiento en la acumulación de capital inferiores al 5% anual, y es durante la fase neoliberal donde se ha promediado un ritmo en las tasas reales de crecimiento de 2,64%. Se observa en esta fase una mayor presencia de crisis económicas con un mayor nivel de devastación para la economía mundial; las fechas clave de dichas crisis económicas son 1982, 1987, 1994, 2000, 2008 y la que se gesta actualmente.

Hacia finales del 2019 se produce no sólo el inicio de lo que el 11 de marzo del 2020 sería declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como pandemia por el Covid-19, sino que también sería el punto de inflexión para un deteriorado proceso de acumulación de capital como consecuencia de la dominación del capital financiero sobre el capital industrial a través del proceso de financiarización.

La emergencia sanitaria ha representado el elemento que disloca el conjunto de la economía mundial profundizando los daños económicos y sociales para la clase trabajadora.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó en abril del 2020 en su informe de perspectivas de la economía mundial un pronóstico sobre el crecimiento del PIB mundial para ese año, estimando una cifra de -3.0%; que ya representaba una contracción más severa que la que observada durante la crisis financiera mundial del 2008.

El FMI estimaba regionalmente las tasas reales de crecimiento del PIB para el 2020, en el rubro de las economías imperialistas, como la Zona Euro al pronosticar un PIB de -7.50%,; en las mismas economías imperialistas, se ubica Canadá con -6.20, Estados Unidos con -5,90%.

En contraparte el mismo FMI estimó para las economías de la periferia que se encuentran integradas por las economías de Asia, con el caso de India con 1.90% y de China con 1.20% y, también en Europa con Rusia con -5.50%.

De las economías en la región de América Latina y el Caribe, el FMI proyectó una tasa de crecimiento real del PIB de -5.20%, destacando dos países que se verían con más afectaciones económicas, por un lado, México con -8.5% y, por el otro Brasil con -5.30%.

Se aprecia para México que, durante los últimos 38 años de la fase neoliberal, el proceso de acumulación capitalista tuvo una tasa real de crecimiento del PIB del 2% .

Para la región latinoamericana, la CEPAL estimó al inicio de la pandemia por el Covid-19 un crecimiento para la región del 1,3%, después de los estragos de la emergencia sanitaria rectificó el dato, estimando que el PIB caería un 1,8%,  CEPAL partía de la evaluación del comercio mundial que se reducirá espacialmente.

No era una situación nueva, ya se avizoraban  deterioros en el intercambio comercial a escala mundial desde 2019, pues el comercio mundial de bienes había caído en 0,4%, debido a las barreras comerciales aplicadas a inicios de 2018. Para 2020 la contracción del comercio mundial se profundizó cuando avanzó la pandemia por Covid-19, ocasionando que muchas empresas regresarán al sistema nearshoring, conocido como el proceso de externalización de la actividad laboral de una empresa por medio de la subcontratación con empresas de un país relativamente cercano. Dicho sistema  relocaliza el capital a partir de las cadenas de suministro y de la manufactura, por ello la confianza en los proveedores mundiales se afectó drásticamente.

En este proceso dual por la ralentización de la economía y la pandemia por el Covid-19, los grandes capitales aprovecharon esta oportunidad extraordinaria para ensayar en los mercados de trabajo mecanismos que les permitan aumentar sus ganancias; primero, a través del Estado con la implementación de métodos de represión y de control de la población trabajadora; y segundo, al configurar los ritmos futuros para definir las magnitudes de la explotación de la fuerza de trabajo, lo que es un traslado de los costos de la crisis a las clases trabajadoras, al implementar mecanismos que permitan a los grandes capitales contrarrestar la caída tendencial de la acumulación capitalista mundial, como el teletrabajo, y que se están expresando con una mayor precariedad laboral con el objetivo de disminuir los costos de la fuerza de trabajo. Esto trae para los trabajadores formales menores salarios nominales ante el incremento del desempleo, inestabilidad en las formas contratación, disminución en los niveles de consumo de los bienes salarios de la clase trabajadora, suspensión de derechos laborales como el pago de las horas extras, el reparto de utilidades, el aguinaldo, etc., elementos vitales como la protección frente a la pandemia por Covid-19 de la clase trabajadora a nivel mundial. Millones de trabajadores han tenido que lidiar en sus centros de trabajo con la posibilidad de contagiarse y/o fallecer, un claro ejemplo lo viven los trabajadores del sector salud, quienes durante un año han laborado en sus centros de trabajo para atender pacientes Covid-19 y que han denunciado las deplorables condiciones laborales..

*Extracto del apartado 1 del Reporte 134. En total precarización laboral los trabajadores de la salud enfrentan la pandemia por el Covid-19 en México.

Publicado el viernes 16 de abril de 2021 1:52 am CAM-UNAM.

Mujeres guerreras y Autodefensa

Azize Asla

El Estado Islámico (ISIS) fue fundado como organización armada en 2004 en Irak y en ese momento declaró su alianza con Al Qaeda. Como Al Qaeda, ISIS pronto se convirtió en un centro de atracción para los yihadistas salafistas y los islamistas extremistas de la región y de todo el mundo. Otro punto en común a estas dos organizaciones y aceptadas por la sociedad, es que tienen discursos políticos antiimperialistas y antimodernistas. En 2014, ISIS atacó Mosul, una ciudad iraquí, proclamó el califato y se autodeterminó como Estado Islámico de Irak y Siria. Como califato, declaró la autoridad absoluta sobre todo el mundo musulmán y comenzó las guerras y los actos de violencia extrema en diferentes países de Medio Oriente en busca de la yihad.

La yihad significa luchar por Dios y el islam y todo es legítimo en esta guerra, especialmente contra los que no son musulmanes o los que no son musulmanes suníes. Según el mito de la yihad, si un hombre (las mujeres no pueden participar en esta guerra) muere en la lucha, entra directamente en el paraíso donde Dios le da 72 hurí, 72 mujeres vírgenes que cada vez se convierten de nuevo vírgenes, mientras en este mundo son botín de guerra. Convertir a las mujeres en esclavas sexuales en este mundo o en el otro, es la gran fantasía de los hombres que encontramos en todas las guerras de dominación llevadas a cabo por los varones.

ISIS, tras atacar Mosul y arrebatarle armas y tanques al ejército iraquí, atacó Shingal, el asentamiento de los ezidíes kurdos que no son musulmanes y tienen una religión y una fe complejas, según la definición de mi madre, son los que adoran al Sol. Los musulmanes los reconocen como «kafir», es decir, los que no aceptaron el islam y que negaron la orden de Dios. ISIS en Shingal masacró a miles de hombres, capturó a miles de mujeres y las transportó a Raqqa como concubinas para venderlas y comprarlas. La asamblea de ezidîes afirma que 30 mil mujeres fueron desaparecidas.

Para ISIS, atacar a los ezidíes era muy estratégico para su propaganda y sabían que nadie iba a protegerlos porque en la historia anterior habían sido masacrados 72 veces por diferentes fuerzas. Así, los peshmerga (ejército kurdo iraquí) los dejaron masacrar y huyeron.

Sin embargo, ocurrió algo que cambió la historia. Las combatientes del PKK bajaron de las montañas para rescatar a los ezidíes. El hecho de que la mayoría de las combatientes kurdas fueran mujeres destacó como un fenómeno extraordinario en Medio Oriente, donde las estructuras patriarcales tienen un pacto de larga duración con sistemas autoritarios como los Estados-nación y las religiones institucionalizadas. Saber que las mujeres kurdas están organizadas como un ejército guerrillero femenino autónomo desde los años 90, fue algo que cambió el escenario que el ISIS quería montar. Al asombro por la aparición de mujeres guerrilleras en Shingal, le siguieron 136 días de extraordinaria resistencia de las YPJ (Unidades de Defensa de las Mujeres) en Kobanê.

La entrada/presencia de las mujeres kurdas en la escena de la guerra como «guerreras», trae reflexiones importantes:

La primera, dejó muy claro que la autodefensa de las mujeres es esencial contra el feminicidio, la violencia, la cultura y el pacto patriarcal.

El surgimiento, creación y la revolución de las mujeres en Rojava dejó otra reflexión: que la organización propia cambia las luchas revolucionarias. Cuando miramos la historia de las luchas armadas/revolucionarias, siempre encontramos la historia de los hombres. Cuántas de nosotras sabemos que las mujeres participaron en las brigadas de la Comuna de París y en la revolución cubana. Las mujeres participaron en estas luchas armadas, pero no desempeñaron un papel en la toma de decisiones tácticas y políticas. Porque los hombres no querían compartir estos cargos con sus compañeras porque eran luchas jerárquicas, sexistas y patriarcales. Como parece que las mujeres sostienen la vida de forma natural, cuando participan en las luchas armadas muchas veces las confinan en el campo de la logística, siendo su tarea central para sostener la lucha. Y cuando tienen órdenes de ir a la batalla, han sido vistas por sus compañeros como el grupo débil que hay que proteger. La historia del movimiento de mujeres en Kurdistán refleja también eso.

Las guerrilleas kurdas con la organización propia, quitaron el monopolio de “hacer guerra” de manos de los varones y autonomizándose como el ejército guerrillero femenino lograron decidir cómo y hacia qué horizonte llevar la lucha. Cambiaron las relaciones de género en los espacios de lucha. Por lo tanto, el primer eje de la lucha kurda es el anti-patriarcal. Como dijo una combatiente de Kobanê: «Antes de la revolución solo hacíamos trabajos domésticos y las armas sólo eran para varones. Pero las mujeres también somos capaces para luchar y ejercer la violencia, pero sabemos que no debemos ejercerla como los hombres, es nuestro deber defender a las mujeres y a la sociedad contra la mentalidad que quiere esclavizar a las mujeres. Por ello , no vemos al ISIS sólo como una pandilla, ISIS es una mentalidad» (Elîf Kobanê, YPJ)

La tercera reflexión es el cambio sobre el significado de la autodefensa. Según el movimiento de mujeres del Kurdistán, la autodefensa no se refiere únicamente a las armas, a la cuestión militar. La autodefensa significa la creación de mecanismos sociales y políticos.

La autodefensa se establece en primer lugar como una comprensión, como un pensamiento. La propuesta de Jineolojî (ciencia de la mujer-vida) también puede leerse como un esfuerzo por crear la filosofía de la autodefensa. Las comunas, asambleas, cooperativas, casas de mujeres (MalaJIN), unidades de defensa (YPJ y Asayish), la aldea de mujeres (Jinwar), son espacios de la autodefensa creados por el Congreso de Mujeres (Kongra-star). La organización de mujeres en los sectores como educación, salud, economía, justicia, cultura, arte, estética, etcétera, significa llevar la autodefensa hacia todos los ámbitos de vida y así crear la autonomía de mujeres que garantiza una autodefensa permanente para las mujeres en la vida social y política.

Extracto del artículo publicado en Desinformémonos, abril 2021.

www.elzenzontle.org

[email protected]

[email protected]

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Anuncia regidora de Deportes aprobación para rehabilitar la Alberca Semiolímpica y una Pista de Tartán

Tehuacán. Antes de que concluya la actual administración se espera concluir la rehabilitación de la Pista de Tartán de la Unidad Deportiva Norte, así...
- Anuncio -