Martes, junio 25, 2024

El lado oscuro del mezcal

El mezcal mata al desierto poblano en Zapotitlán, desde hace tres años hay saqueo desmedido de agave

Zapotitlán Salinas. Desde la Reserva de la Biósfera Tehuacán–Cuicatlán  se elevan voces de alerta ante lo que se puede considerar un ecocidio, tomando en cuenta que la definición de esa palabra indica que se trata de “la destrucción del medio ambiente, en especial de forma intencionada”, en este caso, en la zona correspondiente a Zapotitlán Salinas, el saqueo de agave no solo se da de manera  intencional, es además con fines lucrativos, a sabiendas de las consecuencias que ello puede tener en todo un ecosistema del que dependen distintas especies tanto de flora como de fauna, pero además esa práctica está generando una tensión social que podría derivar en conflictos intercomunitarios.

El saqueo de agave no solo se da de manera  intencional, es además con fines lucrativos

Siendo este un santuario de cactáceas, se enfrenta a una situación que podría ser realmente peligrosa, asunto sobre el cual autoridades comunales, habitantes y directivos de la Reserva de la Biósfera han alertado, pero sin lograr que las autoridades estatales atiendan ese llamado; al contrario, desde el gobierno se impulsan acciones que contribuyen al saqueo lamentaron tanto el director de esa área natural protegida, Fernando Reyes Flores, como los representantes del Comisariado Comunal presidido por Pablo Primitivo  Cortés Salas,  quienes resaltan el gran descontento comunitario ante esa problemática.

Te puede interesar: Analizan situación medioambiental en la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán

Recorrer la reserva es toda una experiencia, desde la entrada se aprecian los cactus columnares que hay por miles, se alzan majestuosamente en los cerros y entre ellos están árboles como los sotolines, también conocidos como pata de elefante; una de las especies endémicas más representativas de la región, pero a ras de suelo los agaves se hacen presentes, junto con otras plantas de menor tamaño, todas interactúan entre sí para mantenerse, los árboles dan sombra para que las más pequeñas se desarrollen y las chica protegen cortezas, es un sistema de sobrevivencia sofisticado, porque esa interacción se da también con los animales.

Recorrer la reserva es toda una experiencia, desde la entrada se aprecian los cactus columnares que hay por miles

 

Cuando los agaves alcanzan su madurez se hacen notar con el crecimiento de un quiote que puede alcanzar hasta los 10 metros de altura, eso indica que ha llegado el momento de florear, ofreciendo una imagen de ensueño, su flor surge en la punta del quiote y puede albergar hasta 300 mil semillas, lo que significa la posibilidad de alimento para los murciélagos, insectos y aves que se encargan de la polinización.

El viento esparce las semillas, son pequeñas hojuelas tan delgadas que se mueven con gran facilidad, un porcentaje importante de ellas podría caer en tierra fértil, así es como en un ambiente natural se reproduce el maguey, pero desde hace algunos años este ciclo se ha visto interrumpido por los saqueadores quienes arrancan las plantas antes de que logren florecer.

Fernando Reyes, director de la Reserva de la Biósfera, resaltó que de las 210 especies de agave que hay en el mundo, 160 tienen presencia en México y de ellas cerca de 35 crecen en la reserva de esas, 29 están catalogadas como endémicas y más de la mitad se concentran en el valle de Zapotitlán Salinas, lo que convierte a esta pequeña parte de la región en una zona de gran valía, ecológicamente hablando.

De las 210 especies de agave que hay en el mundo, 160 tienen presencia en México y de ellas cerca de 35 crecen en la reserva

 

De ahí la preocupación que existe ante el saqueo que, de magueyes, y es que en cada acción los saqueadores se llevan hasta dos toneladas de piña de agave, lo cual representa un daño severo al entorno porque cada planta tarda en alcanzar su madurez entre 8 y 10 años y solo florea una vez en su vida.

¿A dónde se va tanto maguey extraído? Si bien quienes cometen ese delito son cuidadosos para no revelar los nombres de sus compradores, para los pobladores de Zapotitlán y sus autoridades comunales, que son quienes junto con la Dirección de la Reserva combaten más esas acciones, está claro que se utiliza para la producción de mezcal. Fernando Reyes hizo saber que, de pocos años a la fecha, en zonas aledañas al municipio la presencia de palenques mezcaleros se incrementó en un 500 por ciento.

Son alrededor de 50 palenques, cada uno de ellos requiere alrededor de 300 piñas de agave, con un peso de entre 40 y 50 kilos, por lo menos, para sacar su producción que se realiza cada dos meses, esto significa que cada bimestre se dispone de 50 toneladas de agave y un alto porcentaje de ese total se obtiene de la región de manera ilícita, advirtió el director.

Pero no solo es el agave lo que se sobre explota, ya que para cocer 20 kilos de piña de maguey se requieren alrededor de 10 kilos de leña y entre 10 y 20 litros de agua, observó el director quien consideró urgente que las autoridades poblanas tomen conciencia del daño ecológico que se genera con el llamado boom del mezcal.

Hizo saber que desde la dirección a su cargo se llevan procesos de aprovechamiento sustentable del agave, labor que data de hace más de 7 años, tiempo durante el cual se inició con la producción en viveros de maguey y a la fecha la primera siembra no alcanza su madurez, siendo este el ejemplo más claro de lo que tarda en poder ser utilizada la planta, pese a lo cual las sociedades involucradas siguen firmes en su intención de continuar con ese esfuerzo, convencidas de que ese es el camino correcto a seguir.

Te puede interesar: En riesgo de extracción 20 especies de plantas de la Reserva de la Biósfera Tehuacán–Cuicatlán

Lejos de incentivar este método de trabajo, desde las propias instituciones gubernamentales se impulsa la introducción de especies de agave que no pertenecen a esta región, lo cual podría generar una alteración ambiental porque pueden haber sido ya manipuladas genéticamente para tener un crecimiento más rápido, a lo que se suma la posibilidad de contagiar de alguna enfermedad a las plantas silvestres, advirtió.

No es un asunto cualquiera, la reserva es un espacio con gran valor, se trata de un área en la que 33 por ciento de su flora y fauna es endémica, lo cual obliga a mantener un cuidado especial para la conservación y reproducción de esas especies, las cuales podrían verse afectadas si se introducen plantas no nativas, por ello la preocupación de los responsables de esa área natural protegida y de los representantes de los comuneros, quienes mantienen una lucha constante para impedir prácticas que afecten el ecosistema.

La falta de acción gubernamental para frenar la extracción ilegal ya provocó una tensión social, porque las comunidades donde existe el maguey no están de acuerdo en que se cometan esas acciones que ya fueron detectadas en, por lo menos, 35 parajes, algunos de los cuales están asignadas a comuneros que ven afectadas sus parcelas.

A todos les conviene cuidar la materia prima, hay que ir más despacio, de manera ordenada y planear un aprovechamiento adecuado con un estudio previo para tener la trazabilidad, cuantificar las plantas, así como disminuir la producción para hacer una labor de calidad y no de cantidad, cuidando así los ciclos biológicos y el patrimonio biocultural de las comunidades, porque del maguey no solo se obtiene el mezcal, sugirió, al explicar que se deben diversificar los usos y cultivos  acciones necesarias para poder resistir al cambio climático.

De acuerdo con investigaciones, el agave fue una de las primeras especies cultivadas en este territorio, lo cual inició hace alrededor de 8 mil años en esta, que es considerada la región árida y semiárida más biodiversa en el planeta donde conviven el 70 por ciento de las familias florísticas del mundo, tiene 10 tipos de vegetación, cuenta con mil plantas vasculares, 12 en la lista de endémicas y existe la representación del 60 por ciento de los suelos existentes a nivel mundial.

Mientras recorríamos la zona que ofrece todo un espectáculo, tocó la fortuna de ver una agave floreando, su flor sobresalía de entre los cactus columnares pintando de amarillo y marrón el paisaje, Fernando Flores mostró orgulloso el ejemplar, pero hizo saber que para las plantas más ocultas florear representa un gran peligro ya que los saqueadores las ubican y van por ellas porque son esos agaves los que aportan mayor calidad al mezcal.

La noche llegó y los murciélagos salieron en busca de alimento, estos mamíferos alados llegan a tirar en una sola noche hasta 42 mil semillas por hectárea y visitar un promedio de 200 flores polinizando y mezclando, sin ellos la Reserva de la Biósfera Tehuacán–Cuicatlán no tendría su riqueza y diversidad que le caracteriza. En todo el territorio de esta Área Natural Protegida (ANP) se cuenta con 49 especies, ocho de ellas se alimentan de polen y néctar, teniendo en los agaves a sus principales proveedores para subsistir.

Los murciélagos llegan a tirar en una sola noche hasta 42 mil semillas por hectárea y visitar un promedio de 200 flores polinizando y mezclando

 

Cada que cae la noche, salen de sus refugios recorriendo grandes distancias para hallar su comida, entre ellos va el Leptonycteris nivalis, conocido como el magueyero mayor, pero no solo estas ocho especies se afectan con el saqueo, puesto que en general cuando un maguey es arrancado se daña todo su entorno, por lo que hay una intensa actividad por parte del personal de la Dirección, desde el 2017 para que los habitantes conozcan todo sobre los murciélagos y los agaves, llevando pláticas a escuelas, cooperativas y sociedades productivas.

El decomiso de piñas, los saqueadores no siempre se salen con la suya

Un día después de observar la floración, debíamos encontrarnos con el presidente del Comisariado Comunal, don Primitivo Pablo Cortés y otros integrantes de su equipo, justamente a la hora en que se tenía la cita se nos informó que el punto de encuentro cambió, había que ir kilómetros adelante. Ahí, sobre la carretera lo encontramos, el saludo fue rápido, ya estaba también el director de la reserva, tenían una camioneta detenida, había policías municipales y tres hombres con machete en mano que pedían les dejaran ir.

Una hora antes, aproximadamente, Pablo Cortés se percató de que estas personas se movían sospechosamente en la camioneta, los siguió y uno de ellos le reclamó por eso, él se limitó a decirles que ninguna ley le impedía recorrer los cerros de la comunidad, pero se alejó porque sabe cómo operan los saqueadores; si ven riesgo se retiran y buscan otro momento para actuar.

Sigilosamente el líder de los comuneros mantuvo la vigilancia de la zona, fue así como se percató de que esas personas ya tenían más de dos toneladas de piñas de maguey listas para sustraerlas, seguro de ello se comunicó por radiocomunicación con sus compañeros del comisariado y dio parte a las autoridades municipales, así como al director Fernando Reyes, quienes se movilizaron para interceptar a esos hombres.

Desde la Reserva de la Biósfera Tehuacán–Cuicatlán se elevan voces de alerta ante un posible un ecocidio por el saqueo de agave.
Desde la Reserva de la Biósfera Tehuacán–Cuicatlán se elevan voces de alerta ante un posible un ecocidio por el saqueo de agave.

Hubo un intento de negociar por parte de las tres personas detenidas, uno de ellos trató de evitar que le quitaran su machete, finalmente fueron trasladados a seguridad pública de Zapotitlán Salinas, mientras los comuneros y el director de la reserva iniciaron el camino para asegurar el decomiso de las piñas, “eligen zonas alejadas donde es difícil que se les pueda sorprender” explicaron los representantes comunales.

A lo largo del recorrido había cientos de pencas de agave regadas, algunas pequeñas plantas también tiradas, esas pensaban llevárselas para venderlas también, quiotes y flores quedaron igual en el camino, el recuento de daños es difícil de realizarse cuando los saqueadores actúan, pero el panorama que dejan es desolador, “duele mucho” expresó uno de los comuneros con la rabia contenida.

A lo largo del recorrido había cientos de pencas de agave regadas

 

Había dos sitios con piñas apiladas; en el lugar los saqueadores colocaron una pequeña loza, esa la ocupan para poner su báscula, explicó Primitivo Pablo, ahí pesan la carga y luego en la carretilla se la llevan hasta las camionetas para sacar la mercancía, en esta ocasión fueron más de dos toneladas las que se pretendían llevar, logradas en una sola noche, por cada tonelada les llegan a pagar hasta 10 mil pesos.

La actitud del gobierno y su omisión indigna a comuneros

Con indignación evidente el presidente de los comuneros no tiene reparo en asegurar que en esta situación hay gran responsabilidad del gobierno del estado, ya que el gobernador es el principal impulsor del mezcal. Aseguró que los compradores más asiduos de todo lo obtenido en los saqueos son los mezcaleros más fuertes de la región, aquellos a quienes las autoridades estatales han entregado premios a nivel estado y nación, a los que se presume como ejemplo y que reciben apoyo de instituciones y dependencias para posicionar sus marcas a nivel nacional e internacional.

Reconoció que hay gente de la misma comunidad que está inmiscuida en esos ilícitos, a sabiendas del daño que provocan colaboran con los saqueadores bajo el argumento de que las plantas están en sus tierras asignadas o bien conocen los sitios donde hay más magueyes; tratándose de un territorio extenso y con caminos y veredas cerriles no siempre se logra impedir la extracción, muchas veces solo se dan cuenta que se cometieron esas acciones por todos los rastros que quedan en el monte.

Pese a lo complicado, los comuneros luchan contra corriente para cuidar el agave, cuentan con brigadas que vigilan su demarcación día y noche, en total son 35 persona las que participan, se organizan en grupos para hacer sus recorridos, todos lo hacen de manera voluntaria, incluso los cargos en la mesa directiva son honorarios “no ganamos nada, casi siempre ponemos de nuestro dinero, pero hay que hacerlo, no podemos quedarnos mirando, tampoco podemos callarnos, yo voy a seguir hablando y denunciando” manifestó Cortés Salas, ante la pila de piñas que en esa ocasión lograron decomisar.

Las cargas que se llevan los delincuentes no se van muy lejos, surten a los palenques mezcaleros ubicados en San Luis Atolotitlán, Caltepec y Acatepec, prácticamente estos son los únicos lugares, de los más de 20 municipios que forman la Reserva, donde se produce mezcal, pero en ninguno de ellos hay agave, observó el representante comunero.

Al gobernador, le dijo que el tema del mezcal se está manejando erróneamente “empezaron al revés, primero debieron sembrar su agave y después hacer el mezcal”, además le recordó que en esta región hay muchos otros proyectos que son sustentables, donde los productores están mejor organizados y que merecen contar con un compromiso fuerte de parte de las autoridades estatales y federales, como lo es el de la producción de sal o las artesanías, hacia donde los recursos y programas no llegan.

De igual manera aseveró que se está perdiendo la calidad del mezcal, eso lo dedujo a partir del precio al que se vende, señaló que ahora se encuentra hasta en 70 pesos el litro, lo que es una clara señal de que ya no se está haciendo con el proceso y los componentes adecuados, pues si se hace la elaboración de forma correcta el litro se vendería en 700 pesos.

La defensa del agave va a continuar, sentenció, ya que para los comuneros y la mayoría de los habitantes de Zapotitlán el proyecto es lograr que este municipio sea declarado como un santuario del agave, por ello aun cuando sabe que en esta lucha toca varios intereses advirtió que no se va a callar, seguirá denunciando las anomalías.

Una parte de la reserva fue declarada por la Unesco como Patrimonio Mundial Mixto, nombramiento que podría perderse si se llega a provocar un daño significativo al ecosistema, pero para Primitivo Pablo la pérdida de ese reconocimiento es lo menos grave, lo realmente preocupante es que se pierda este ecosistema, que el agave ya no exista, que los murciélagos se mueran o migren, que las futuras generaciones no tengan toda la riqueza natural para heredarla a sus descendientes y que pasen a la historia como aquellos que nunca supieron cuidar ni defender lo que de manera inmerecida les ofreció la naturaleza y sus antepasados.

Los hombres y mujeres brigadistas en apariencia se ven rudos, algunos intimidan con la sola mirada, se enojan seriamente cuando descubren un saqueo, defienden el agave con uñas y dientes, pero toda su lucha la hacen con total sensibilidad, eso lo dejó muy claro Ignacio Serrano Hernández al expresar que los quiotes de maguey tras ser cortados tardan hasta tres meses en secarse “si pudiera hablar yo creo que chilla uno de sentimiento porque sigue creciendo así solito para arriba, da tristeza, a mí me da mucha tristeza porque tengo sentimientos”.

Los proyectos que dan esperanza al agave a a la reserva

Desde hace más de 10 años se han impulsado proyectos sustentables para aprovechar el maguey de forma adecuada, el director de la reserva presumió el trabajo que hacen con diversos grupos, entre los que está el de La Joya, que a su vez pertenece a una asociación mayor denominada Sauane katchu, nombre ngiwa que se traduce como “sembradores de maguey”. Actualmente su presidente es Manuel Guadalupe Castillo Guevara, quien recordó que en total son 60 integrantes de esa agrupación quienes se dedican a la producción del agave, para ello recolectan la semilla, la escogen, la hacen germinar y una vez conseguidas las plántulas las mantienen en crecimiento hasta que se encuentran listas para la siembra fuera del vivero, dicho así parece fácil, pero esto implica un trabajo en equipo de mucho compromiso. Todos los lunes van para realizar la faena, consistente en revisar el crecimiento de las semillas, limpiar el área sembrada, asegurarse de que no haya plagas, seleccionar el abono, porque todo es totalmente libre de químicos, esa labor se complementa con los dos días de riego, también semanalmente.

Quienes forman parte de la sociedad sueñan con tener un día su palenque, por eso se han preparado desde hace tiempo, su objetivo lo ven cada vez más cerca porque sus primeras plantas ya crecieron, cuentan con sus parcelas donde tienen su propio agave, pero hasta a ellos les ha tocado ser víctimas de saqueos, pues  los delincuentes ya no solo se llevan las plantas silvestres ahora entran a los predios de los productores para robar sus siembras que por mucho tiempo los propietarios han cuidado, causando pérdidas económicas y retrasando sus proyectos.

En esta organización la idea no es solo producir mezcal, su principal preocupación es ahora que el maguey no se acabe, eso les mueve a mantenerse unidos, cada uno de ellos tiene su propio trabajo para obtener el sustento propio y familiar, pese a ello la mayoría cumple con sus faenas y reuniones, están preocupados porque, si bien en cuanto a producción de plantas son muy eficientes, al grado de haber conseguido poner en campo más de 80 mil ejemplares, saben que quienes se roban el agave no les dan tregua.

Ana María Salas Huerta detalló emocionada que el maguey tiene muchas propiedades y se puede aprovechar no solo para el mezcal, por eso junto con varios de sus compañeros está trabajando en la elaboración de pomadas, jarabes, jabones y champú, todo ello con derivados del agave, todavía no tienen su marca, están ese proceso.

Juan de Dios Barragán Martínez se llenó de orgullo al mostrar su parcela de siembra, porque pese a la escasa lluvia en Zapotitlán, cuyo clima es semidesértico, la tradición agrícola se mantiene, aunque no siempre llegan a cosechar, por ello decidieron entrar a la propuesta de la dirección de la reserva y desde hace un año se trabaja en 30 hectáreas, los 60 socios de La Joya producen en media hectárea maguey, cactus frutales, árboles y maíz o frijol.

De manera alterna en un solo surco la parcela tiene un árbol de guaje o manteco, un agave y un pitayo, se deja un surco libre y se repite la siembra, esto es para que entre ellos se pueda producir el maíz o el frijol, de ese modo la tierra les dará productos diversos mientras esperan a que el agave se pueda aprovechar; “esto sí está funcionando, desde hace un año ya sacamos pitaya” expuso entusiasmado.

Antelmo Barragán Reyes y Fermín Carmelo Mendoza Barragán son también parte de la sociedad e integrantes de la mesa directiva, ambos están seguros de que van por el camino correcto, su sueño es que más personas se sumen, pero sobre todo que los hombres del poder y la toma de decisiones se les unan para impedir que el mezcal acabe con la naturaleza pues dejan claro, al igual que los comuneros y el director de la reserva, que no están en contra de la producción mezcalera, siempre y cuando se haga sin afectar este ecosistema, ya que si siguen en esa línea pronto no habrá agave para nadie.

Para ambos el tema no es complicado, es cuestión de voluntad, basta con poner vigilancia en puntos estratégicos para detectar a los saqueadores cuando se llevan la carga, a ello se debe sumar la honestidad de los policías, puntualizaron, al tiempo de advertir que el robo de maguey en las parcelas puede llevar a que los productores afectados decidan dar un escarmiento a los delincuentes, algo que se quiere evitar.

El robo de maguey en las parcelas puede llevar a que los productores afectados decidan dar un escarmiento a los delincuentes, algo que se quiere evitar

 

 

Temas

Más noticias

La salud universal y gratuita está prácticamente llegando a lograrse, asevera gobernadora

Al entregar simbólicamente más de 462 credenciales IMSS- Bienestar a igual número de beneficiarios, la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros remarcó que todavía este nuevo...

En 2023 crecieron 23% los conflictos de trabajo en el estado de Puebla, fueron más de 2 mil 600

Los conflictos de trabajo registrados el año pasado en el estado de Puebla se elevaron 23 por ciento, de acuerdo a cifras del Instituto...

Últimas

Últimas

Relacionadas

Inmobiliaria Tlamtini busca construir una plaza en Área Natural Protegida del río Necaxa

La inmobiliaria Tlamatini pretende construir una plaza comercial de cuatro niveles en el Área Natural Protegida (ANP) del río de Necaxa, en el municipio...

TURBIO MEZCAL

Hoy presentamos un reportaje: “El lado oscuro del mezcal”, elaborado por Elizabeth Rodríguez Lezama, donde se recuperan voces de alerta que denuncian el saqueo...
00:30:13

Turbio mezcal

El consumo del mezcal ha cobrado un auge meteórico en los años recientes, lo que ha alentado la siembra del llamado "maguey mezcalero" más allá de Oaxaca, la tierra que dio origen al destilado. En Puebla, las autoridades han impulsado la industria del mezcal como una alternativa de punta para la producción agrícola, pero el descontrol en la explotación del agave verde está provocando una crisis ecológica que podría poner en riesgo de extinción a la planta y su ecosistema.

Más noticias

La salud universal y gratuita está prácticamente llegando a lograrse, asevera gobernadora

Al entregar simbólicamente más de 462 credenciales IMSS- Bienestar a igual número de beneficiarios, la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros remarcó que todavía este nuevo...

En 2023 crecieron 23% los conflictos de trabajo en el estado de Puebla, fueron más de 2 mil 600

Los conflictos de trabajo registrados el año pasado en el estado de Puebla se elevaron 23 por ciento, de acuerdo a cifras del Instituto...

Graduó UATx a estudiantes de Enfermería y Obstetricia

Cumpliendo el compromiso de entregar profesionistas capacitados para brindar servicios de calidad a su comunidad, la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), a través de...